Unicef alerta por la alta cifra de niños que cruzan la selva del Darién

Miles de niños han cruzado la selva del Darién arriesgando su salud y su vida. | Foto: VOA.
Cerca de 19 mil niños han cruzado la selva del Darién y al menos 5 han muerto en el intento. Se enfrentan a muchos peligros en la búsqueda de llegar a USA.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Entre enero y septiembre de 2021, el número de niños que arriesgaron su vida cruzando la selva del Darién llego a casi 19 mil. De acuerdo con la Unicef, es la cifra más grande que se ha registrado en este cruce entre Colombia y Panamá.

Adultos y niños, algunos con apenas unos meses de nacidos, realizan el trayecto que lleva cerca de una semana y se enfrentan a las dificultades de la selva:

  • Insectos
  • Animales salvajes
  • Falta de agua potable
  • Ríos con crecientes súbitas
  • Grupos ilegales, y
  • Delincuentes

Al menos uno de cada cinco migrantes que cruzan la selva, también conocida como Tapón del Darién, tienen menos de 5 años, afirmó la Unicef en un comunicado. Por otro lado, varias mujeres embazadas, en su mayoría haitianas, cruzan todos los días el Darién en Necoclí, una pequeña localidad costera colombiana.

La Unicef reportó que en el 2021 se han encontrado a 5 niños sin vida, mientras que otros 150, algunos recién nacidos, llegaron a Panamá sin sus padres.

Tal vez te interese:  Migrantes se alistan para cruzar la selva más peligrosa del mundo

Selva del Darién se ha convertido en una frontera muy usada

Más de 67 mil personas, en su mayoría haitianas, cruzaron el Darién entre enero y agosto de este año, según el Servicio Nacional de Migración de Panamá. El gran número de migrantes se debe a las crisis económicas en América Latina y las consecuencias de la pandemia de Covid-19.

La mayoría de los migrantes haitianos viene de Chile y Brasil, donde se refugiaron después del terremoto de 2010 que devastó Haití.  Quieren llegar a Estados Unidos, a pesar de que miles de migrantes fueron deportados por el gobierno de Joe Biden en las últimas semanas.

El total de niños migrantes prácticamente triplica la suma de los últimos cinco años, aunque el aumento es progresivo. El año pasado hubo una desaceleración de la migración debido a las restricciones puestas para combatir la pandemia de Covid-19.

La Unicef también advirtió que las niñas y adolescentes son especialmente vulnerables a la violencia sexual en la selva del Darién. Entre enero y septiembre de este año, se registraron 29 denuncias de abuso sexual durante el viaje.

“En lo profundo de la jungla, el robo, la violación y la trata de personas son tan peligrosos como los animales salvajes, los insectos y la falta de agua potable”, afirmó Jean Gough, director de UNICEF para América Latina y el Caribe.

Los niños que llegan a Panamá, por lo general lo hacen con enfermedades gastrointestinales o con padecimientos respiratorios. En la frontera panameña, organizaciones como Unicef les brindan servicios de salud y apoyo psicosocial.

A pesar de las dificultades para llegar a Estados Unidos, cerca de 20 mil migrantes esperan su turno en Necoclí para cruzar el Darién. Algunos esperan en hoteles o en las casas de los residentes del lugar, pero muchos pasan la noche bajo carpas instaladas en la playa.

Tal vez te interese:  Aumenta en Panamá el número de migrantes que viajan por Centroamérica y que buscan llegar a USA