Migrantes se alistan para cruzar la selva más peligrosa del mundo

Esta son las playas de Necoclí, uno de los 11 municipios que conforman la región del Golfo de Uraba en Antioquia, Colombia, paso obligatorio de miles de migrantes de diferentes nacionalidades que buscan llegar a EE. UU., cruzando el Tapón del Darién | Foto: Voz de América
El Tapón del Darién, ubicado en la frontera entre Panamá y Colombia, es conocida como la selva más peligrosa del mundo | Fotos tomadas David Hernández el 20 y 21 de junio de 2021
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Cientos de migrantes atraviesan diariamente el Tapón del Darién, conocida como la selva más peligrosa del mundo. Para comenzar la dura travesía, migrantes de diversas nacionalidades, haitianos, cubanos y africanos en su mayoría, parten de las playas de Necoclí, en Antioquia, Colombia.

Tal vez te interese:  USA donará dinero para atención a migrantes en México y Centroamérica
En el puerto de Necoclí, cientos de migrantes se congregan para buscar una embarcación y así cruzar el mar Caribe. Su objetivo es llegar a Capurganá, la puerta a la selva del Darién. | Foto: Voz de América
Un grupo de migrantes africanos empacan sus pertenencias en bolsas de basura para iniciar la travesía que los llevará a cruzar el mar abierto y enfrentarse a los peligros del Tapón del Darién. | Foto: Voz de América
La desolación y angustia se apodera de los migrantes al enfrentarse con las duras condiciones para llegar a Necoclí, paso obligatorio para llegar a Centroamérica.
La desolación y angustia se apodera de los migrantes al enfrentarse con las duras condiciones para llegar a Necoclí, paso obligatorio para llegar a Centroamérica. | Foto: Voz de América.
Tal vez te interese:  USA ampliará recomendaciones de “no viajar” a más países por Covid-19
Los migrantes esperan su turno para poder abordar el transporte marítimo que los llevará a la frontera con Panamá, otro punto de la travesía.
La población migrante no sigue medidas de prevención del Covid-19: no usan cubrebocas y no mantienen el distanciamiento social.
A su corta edad, cientos de niños migrantes se enfrentan a las precarias condiciones que conlleva emprender una travesía a mar abierto.

 

Mujeres embarazadas, madres lactantes y niños de brazos son pasajeros frecuentes de las embarcaciones que cruzan el Golfo de Urabá, con el fin de llegar a la selva del Darién.
Los migrantes enfrentan un viaje de cerca de 2 horas a mar hacia Capurganá, donde se reportan olas de hasta 10 metros de altura.