54° F

Los Angeles,
California
Tipo de cambio
Dolar:$20.14
Euro:€19.6
LOS ANGELES, CA  [simple-weather location="Los Angeles, Usa" days="2" night="yes" units="imperial" text_align="right" display="block" style="large-icons"]
29 de septiembre de 2022
CONTACTO: +52 55 5211 5814
REDES

Agricultura sustentable: Familia hispana cultiva con sabor a herencia

Gloria Romano Barrera y su esposo Josué Barrera iniciaron este emprendimiento con la intención de cultivar verduras y frutas para su propio consumo y, con el tiempo, notaron que era más saludable para su familia.

Todos los días, la familia Barrera, que vive de la agricultura en Accokeek, Maryland, sale a revisar su cultivo.

Hacienda Barrera, como se llama su negocio, y el cual alberga Glory Fields, cosecha una variedad de hortalizas, flores, verduras y miel.

Gloria Romano Barrera y su esposo Josué Barrera iniciaron en la agricultura de manera natural, con la intención, al principio, de cultivar verduras y frutas para su propio consumo.

Con el tiempo, notaron que era más saludable para su familia consumir alimentos que crecían en su granja y no alguna comida procesada que compraban en el supermercado.

“Nuestro hijo mayor llegó un día de la escuela y su profesora nos dijo que, al parecer, tenía una alergia al tomate; eso nos pareció muy raro, ya que él consumía tomate de nuestra huerta sin ningún problema”.

Es ahí cuando Gloria Romano y su esposo se dieron cuenta que lo que provocaba la reacción alérgica en su hijo no fue el tomate en sí, sino los pesticidas y otros químicos que llevaba ese tomate.

Tal vez te interese:  #HistoriasDeMigrantes: Salvador Moya, un taquero… con todo

Iniciar sin experiencia

Poco después, se dieron a la tarea de indagar un poco más sobre la tierra, la zona en donde viven, qué puede crecer y qué no, sobre todo, con el propósito de proveer una mejor alimentación a su familia y amigos.

“No teníamos experiencia, ni yo, ni mi esposo tampoco. El único recuerdo que tengo de la agricultura es cuando visitábamos México con mi abuela y mi abuelito. Él trabajaba en los campos de alfalfa y mi abuela tenía animales. Lo recuerdo usando la hoz y no usaban ninguna maquinaria”, dice Gloria.

A pesar de tener un recuerdo de cómo cosechar la tierra, Gloria no sabía por dónde empezar y sobre todo de cómo hacerlo de una manera que no perturbara la tierra ni el medio ambiente.

Su esposo Josué Barrera y ella aprendieron con el tiempo, estudiando y ensayando.

Empezaron con algunas frutas y verduras, como arándanos, fresas, tomates y lechuga y, después, se atrevieron a crecer tomatillos, calabaza, cilantro y chiles, entre otros.

Su más reciente aventura ha sido la miel.

“Me encanta cosechar miel, es realmente divertido, es emocionante porque las abejas están a tu alrededor y la miel sabe como a seda. Es increíble la forma en que sale de las colmenas”, Josué.

Josué Barrera y su esposa empezaron con algunas frutas y verduras en su granja Glory Fields; este año emprendieron en la producción de miel. | Foto: VOA

Agricultura sustentable sin maquinaria pesada

Barrera asegura que, aunque su familia más cercana al principio no creyó mucho en su iniciativa o el propósito, el mismo desafío les incentivó a seguir adelante, a pesar de algunos tragos amargos.

Parte de la motivación de la familia Barrera es promover el cultivo orgánico y cuidado de la tierra, por eso no utilizan maquinaria pesada, fertilizantes u otros productos que disturben la tierra en la que siembran.

No queremos perturbar la tierra y somos conscientes de la erosión. Somos conscientes de los gusanos debajo del suelo. Parte del trabajo lo hacemos con las manos, con los pies y usamos el rastrillo”, dice Gloria a la Voz de América.

Josué y Gloria Barrera buscan utilizar esas enseñanzas y técnicas ancestrales para sembrar y cuidar el medio ambiente, enseñar eso a sus hijos y también mandarle un mensaje a la comunidad hispana de que sean propietarios de sus propias haciendas, de sus propias tierras y puedan fomentar un cultivo sostenible que promueva la alimentación saludable.

Tal vez te interese:  #HistoriasDeMigrantes: José y su troca con cabeza de buey