Consulados mexicanos, en aprietos por fallecimientos de Covid-19

Los consulados mexicanos están trabajando en la repatriación de cenizas de connacionales muertos por Covid-19.
Los consulados mexicanos no se dan abasto entre las solicitudes de trámites y el conteo y la repatriación de connacionales muertos en Estados Unidos.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Ya suman más de 2 mil mexicanos muertos por Covid-19 en Estados Unidos. Esto ha generado presión en los consulados, quienes están lidiando con el aumento de solicitudes de certificados de defunción y repatriación de los restos.

Según la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), la cifra oficial de mexicanos muertos en EEUU es de 2 mil 45. Sin embargo, muchos funcionarios opinan que esta cifra es mucho mayor.

La embajadora Martha Bárcena declaró que las cifras actuales se compilan sólo a través de solicitudes de certificados de defunción consulares. Por lo tanto, no contempla a aquellas personas que no acuden a la red consular.

De las más de 2 mil muertes, 764 ocurrieron en Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut.

Mexicanos, la mayoría de los migrantes en EEUU

Según datos del Migration Policy Institute, de los casi 45 millones de inmigrantes en Estados Unidos, aproximadamente una cuarta parte son mexicanos. Y aproximadamente la mitad de todos los inmigrantes sin estatus legal también son de México.

Eso hace que la comunidad migrante mexicana en Estados Unidos sea el grupo migratorio de una sola nación más grande a nivel mundial.

Para esta comunidad, los consulados mexicanos son la única fuente de servicios y apoyo gubernamental de su país de origen.

Durante la pandemia, esta red consular ha estado ofreciendo asistencia financiera para la cremación y repatriación de cenizas.

Sin embargo, Martha Bárcena reconoce que este apoyo no ha sido suficiente:

Los consulados se han quedado cortos en sus presupuestos porque los precios de los funerales se dispararon.

Cada consulado establece un monto de $500 dólares para asistencia funeraria por cada solicitud. No obstante, esos precios han estado variando según la región y se ajustan de acuerdo a la situación financiera de los deudos.

El desastre en Nueva York

En el apogeo de la pandemia en Nueva York, los funcionarios consulares mexicanos y otros funcionarios locales estaban luchando por obtener un recuento de los fallecidos y tramitar certificados de defunción para las familias.

Ese proceso implicó navegar por el laberinto de morgues improvisados ​​de la ciudad, con la esperanza de identificar a los mexicanos fallecidos.

“Nueva York estaba en un momento de crisis”, dice Bárcena. “No se podía avanzar en el papeleo y no sabíamos dónde estaban los cadáveres”.

Una vez que se identificaron los cuerpos, se envió un avión de carga de la Fuerza Aérea Mexicana a Nueva York para repatriar los restos de 245 ciudadanos mexicanos.

A pesar de este avance, los consulados todavía están luchando por ponerse al día.

Los consulados no se dan abasto con los trámites

El consulado mexicano de Chicago es uno de los más grandes. Para poder ofrecer atención a los connacionales, ha tenido que extender sus horario.

Al inicio de la pandemia, la mayoría de los consulados tuvieron que cerrar debido a las medidas sanitarias locales por el coronavirus.

Cuando por fin reabrieron, tuvieron que lidiar con una acumulación de solicitudes para renovar pasaportes o tramitar matrículas, entre otros trámites.

Pero incluso esas solicitudes, que de otro modo serían rutinarias, se convirtieron rápidamente en asuntos urgentes debido al coronavirus.

Y es que para los inmigrantes mexicanos sin estatus legal que pagan impuestos estadounidenses utilizando un ITIN, su única forma de identificación oficial suele ser un pasaporte mexicano.

Cuando el IRS cambió su fecha de presentación de impuestos del 15 de abril al 15 de julio, los titulares de ITIN con un pasaporte vencido no tenían a dónde acudir para renovarlo.

Tal vez te interese:  El 20 de enero asumirá el poder una nueva administración: Trump

Por ello, cuando se anunció la reapertura de las oficinas consulares, se creó un cuello de botella gracias a todos los que querían solicitar un trámite.

Una alternativa de solución

Para ayudar a aliviar esa tensión, la embajada mexicana ha estado trabajando con organizaciones hispanas nacionales como UnidosUS, la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos y la Asociación Nacional de Oficiales Latinos Electos.

Su objetivo es llegar a las víctimas de Covid-19 que aún no se han comunicado con un consulado.

Estas organizaciones se han centrado en áreas donde se sabe que los mexicanos trabajan de manera desproporcionada, tales como las procesadoras de carne y los campos de agricultura.

Ahí, los mexicanos realizan trabajos esenciales. Pero también ahí se encuentran muchos focos de contagio de coronavirus.

“No ha sido fácil hacer el seguimiento que nos gustaría por las restricciones de la pandemia”, dice Bárcena. “Tampoco es fácil acceder a las plantas procesadoras”.

Los consulados han tenido experiencias similares al lidiar con otros focos de brotes: cárceles, prisiones y centros de detención de inmigrantes.

Respecto a estos últimos, Bárcena dijo que estuvo en contacto con Matthew Albence, director interino del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), quien se retiró mes pasado.

Esas conversaciones “no fueron fáciles, pero hubo apertura para hablar, lo cual es importante”, dijo Bárcena.

La situación en los centros de detención

ICE dijo que, hasta este lunes, 22 mil 580 detenidos habían sido examinados. Mil 84 de ellos resultaron positivos a la prueba de Covid-19.

En total, 4 mil 444 detenidos han dado positivo a la prueba desde que comenzó la pandemia. Según ICE, sólo 4 de estos enfermos han fallecido.

Varios informes han encontrado que las pruebas y el tratamiento en los centros de detención son insuficientes, a pesar de que los detenidos infectados se ponen en cuarentena automáticamente.

Los diplomáticos mexicanos han tenido diferentes experiencias al tratar con las oficinas de ICE en todo el país. Esto ha dependido, principalmente, de las relaciones personales entre los agentes y los funcionarios consulares.

Según Bárcena, en su mayor parte, los funcionarios mexicanos han sido informados con prontitud sobre el paradero y las condiciones de los connacionales detenidos:

Existe una estrecha relación en cuanto a comunicación e intercambio de información sobre las medidas [sanitarias] adecuadas.

Agregó: “No siempre funciona al 100%. Depende mucho de la personalidad de los cónsules y de los funcionarios del ICE en cada región”.

Los consulados ponen su fe en las pruebas

Un aspecto positivo para los migrantes en EEUU, incluidos los que no tienen estatus legal, ha sido la voluntad de los funcionarios locales de todo el país de proporcionar pruebas de Covid-19 gratuitas.

Los paquetes de alivio del coronavirus aprobados por el Congreso dejaron fuera a los inmigrantes indocumentados. Por lo tanto, se quedaron sin acceso a Medicaid federal y a pruebas y tratamientos gratuitos.

Pero la red consular mexicana ha descubierto que la mayoría de los centros de pruebas ofrecen pruebas gratuitas, independientemente del estado de ciudadanía.

“La información que hemos recibido de casi todos los consulados es que las pruebas son gratuitas en casi todas partes, aunque el tratamiento no lo es”, dijo Bárcena.

Con información de The Hill.