América Latina desde la mirada política de EEUU: ¿Qué ofrecen Trump y Biden a la región?

Los portavoces de las campañas de Trump y Biden hablaron con VOA sobre las opiniones de ambos candidatos respecto a las relaciones de EEUU con América Latina. Foto: Voz de América
En aspectos como la migración de América Latina hacia EEUU, Donald Trump y Joe Biden tienen opiniones y propuestas completamente diferentes.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

A cuatro meses de las elecciones en Estados Unidos, las campañas de republicanos y demócratas no han dejado fuera las políticas referentes a América Latina. Ambos partidos se debaten entre quién es más eficiente y capaz para liderar los intereses estadounidenses en esta región.

El presidente republicano Donald Trump busca asegurar un segundo mandato y expandir su estrategia. Por su parte, el ex vicepresidente demócrata Joe Biden intenta regresar a la Casa Blanca con algunas de las políticas de Barack Obama como bandera.

Voz de América conversó con los voceros de las campañas de ambos candidatos. Los consultó para saber cuáles son las visiones de Trump y de Biden sobre la política exterior en América Latina.

Venezuela, “una prioridad”

Tanto Trump como Biden creen que el pueblo venezolano “debe recuperar su democracia” y que Estados Unidos debe liderar esa lucha. Concuerdan en que el presidente en disputa, Nicolás Maduro, es un “dictador”. Ambos apoyan ampliamente a Juan Guaidó como presidente encargado.

Los dos opinan que Estados Unidos debe utilizar todas las herramientas diplomáticas para presionar la salida de Maduro. Piensan que se debe conducir al país hacia unas elecciones libres y justas. La diferencia entre ambas propuestas está en cómo lograrlo.

Trump sostiene su política de “máxima presión” contra Maduro. Biden apuesta por un “balance” entre sanciones y “empoderamiento” de los venezolanos.

La campaña demócrata explica su estrategia tomando como ejemplo la política de Obama y Biden sobre Cuba.

Según Luisana Pérez, vocera del partido demócrata, las sanciones fuertes y el embargo no fueron medidas efectivas. Asegura que el “empoderamiento del pueblo cubano” fue el camino correcto para encontrar la vía democrática.

En 2014, la administración Obama puso en marcha la reapertura diplomática y económica con Cuba (algo deshecho por Trump en 2017). Los republicanos consideran que lo mismo podría ocurrir con Venezuela bajo un mandato demócrata.

Ambos candidatos concuerdan en que es indispensable una coalición regional para generar un cambio en el país sudamericano.

John Pence, portavoz del partido republicano, comentó que, a través del liderazgo de Trump, se creó una coalición para apoyar a Guaidó como presidente interino de Venezuela. Agregó que esto se ha hecho para presionar a Nicolás Maduro.

Tal vez te interese:  Rusia interfirió a favor de Trump en 2016: Senado

Por su parte, los demócratas notan “inconsistente” la estrategia de Trump. Al respecto, Luisana Pérez señaló: “Su pelea con algunos de los aliados le ha dado incertidumbre a la región sobre el tema venezolano”.

Apoyo económico para Venezuela

El vocero republicano resaltó el apoyo financiero de la administración Trump a países en Sudamérica. Destacó que este apoyo ha servido para atender las necesidades de millones de migrantes y refugiados venezolanos.

Su contraparte demócrata aseguró que esa también sería una tarea de Biden. Agregó que él estaría en disposición de otorgar el Estado de Protección Temporal (TPS por siglas en inglés) a los venezolanos en Estados Unidos:

Biden se comprometió que una vez esté en la oficina, él va a firmar el TPS para los venezolanos.

Pence considera que la administración Trump está trabajando por una solución basada en “la capacidad de los venezolanos de regresar a una Venezuela libre”. Dijo que prefiere no “desestimar lo que está pensando” la Casa Blanca sobre ese tema.

Centroamérica y la migración

Donald Trump se otorga el crédito por disminuir la migración procedente del “Triángulo del Norte” (Guatemala, Honduras y El Salvador). Dice que lo ha logrado a través de acuerdos con esos países para frenar la salida de inmigrantes, y con la ampliación del muro fronterizo.

Contrario a esto, Biden piensa “humanizar” el proceso migratorio. Planea hacerlo a través de la defensa del “derecho legal a solicitar asilo“.

Respecto a las solicitudes de asilo, Trump puso en marcha el Protocolo de Protección de Inmigrantes, mejor conocido como “Quédate en México“. Este protocolo permanece en marcha. Por medio de él, se permite que los migrantes esperen en el país vecino mientras se procesan sus casos de asilo.

Tal vez te interese:  Pueblo Sin Fronteras desmiente que el INM haya iniciado trámites en la Estación Migratoria Siglo XXI

Biden promete revertir esa política que considera “desastrosa”. La vocera demócrata dijo que el candidato “quiere encargarse de que el proceso de asilo continúe”. El objetivo es que las personas puedan obtener ese estatus en EEUU “si presentan pruebas de que están siendo perseguidos en sus países”.

Pence aseguró que la visión de Trump es la seguridad de las comunidades a través de la aplicación de la ley y el resguardo fronterizo.

Bajo la frase “los estadounidenses primero”, Trump apuesta por una reforma migratoria que priorice a los estadounidenses sobre los extranjeros. Para él, la transición migratoria debe estar basada en méritos.

Por su parte, Biden apuesta por un sistema en el que se considere a los inmigrantes como parte “clave” de la economía del país. Desea que sean “bienvenidos en las comunidades”.

Acuerdos económicos en América Latina

Trump resalta como un logro de su administración la negociación y firma del Acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá como reemplazo de NAFTA. También presume de la creación del programa “América Crece“, el cual busca “catalizar la inversión en el sector privado y la infraestructura en América Latina y el Caribe“.

Por su parte, Biden promete una estrategia integral de cuatro años para la región. Ésta incluye destinar 4 mil millones de dólares para abordar los factores que impulsan la migración y para promover la inversión privada.

Biden considera que los fondos de ayuda internacional que ofrece Estados Unidos son “insuficientes”.

En 2019, Trump suspendió y reactivó los fondos a los países centroamericanos. La causa fue una disputa sobre la responsabilidad de los gobiernos latinoamericanos de detener a sus ciudadanos que migran hacia EEUU.

Sin embargo, recientemente el Departamento de Estado anunció el aporte de 252 millones de asistencia adicional a El Salvador, Guatemala y Honduras. Estos fondos deberán contribuir a reducir las causas de la inmigración ilegal al país.