Tadeo Nieves desapareció en el desierto de Ojinaga después de que el coyote lo abandonara

Ficha de búsqueda de Tadeo Nieves de la Fiscalía de Chihuahua. | Foto: Comisión Estatal de Búsqueda del estado de Chihuahua.
Muchos migrantes han desaparecido en la zona de Ojinaga, en Chihuahua, donde se sospecha que el crimen organizado controla y opera la zona.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Las noticias de coyotes que abandonan a los migrantes en medio del desierto porque no pueden continuar con el viaje o se les acaban sus reservas de comida o agua no son raras. Con frecuencia llegan relatos de personas que buscan familiares migrantes desaparecidos en los desiertos ubicados en la frontera de México y Estados Unidos.

Tal vez te interese:  Los 10 peligros que enfrentan los migrantes al cruzar la frontera de USA

Tal es el caso de Zaira Nieves, quien el pasado 4 de noviembre de 2021 recibió una llamada del coyote que su hermano, Tadeo Salvador Nieves Muñoz, había contratado para que lo cruzara a Estados Unidos por el paso Ojinaga, en Chihuahua.

El coyote le dijo a Zaria que había dejado a su hermano en el cerro porque no había aguantado la caminata. Después de llamarla, se lavó las manos.

La historia de Tadeo

Tadeo Nieves de 24 años nació en San Miguel Octopan, una pequeña localidad de 14 mil habitantes en el municipio de Celaya, Guanajuato. Trabajaba de forma esporádica cargando y descargando camiones y pintando inmuebles hasta que un día decidió probar suerte al otro lado de la frontera.

El pasado 30 de octubre, salió de su pueblo vistiendo pantalones de mezclilla, tenis Air Force negros, una camiseta tipo militar y una mochila con un poco de ropa.

Ese mismo día llegó a la capital de Chihuahua y le habló a su madre para decirle que estaba bien y pedirle su bendición antes de cruzar la frontera. Al día siguiente, Tadeo Nieves partió junto a un grupo de migrantes hacia Ojinaga. Aunque todo marchaba bien, Tadeo pronto agotó sus reservas de agua y comida y ya no aguantó más el camino.

El coyote llamó tres días más tarde a la su hermana para comunicarle que el joven estaba solo en mitad de la nada. Solo envió las coordenadas del punto donde había dejado a Tadeo para que mandaran a alguien a buscarlo.

Zaira le avisó a su padre, que vive en Arlington, Texas, quien se puso en camino y llegó hasta el lugar un día más tarde. Pero no encontró ningún rastro de su hijo.

El 6 de noviembre, el joven migrante pudo comunicarse por teléfono. Tadeo Nieves le contó a su familia que llevaba cuatro días sin comer ni beber agua y les suplicó que fueran a buscarlo.

De acuerdo con su hermana Zaira, Tadeo no fue abandonado porque estuviera cansado sino porque se quedó sin agua ni comida. Pidió a gritos que le dieran agua para poder continuar el viaje, pero nadie lo ayudó y lo abandonaron.

Después de la llamada del 6 de noviembre, Tadeo mandó su ubicación por teléfono y su padre viajó al lugar, en otra zona de cerros en mitad del desierto. Sin embargo, tampoco lo encontró ahí a pesar de que peinó la zona por varios días.

Desde entonces, Tadeo Nieves dejó de contestar llamadas y no ha vuelto a dar señales de vida.

Crimen organizado y migrantes desaparecidos

El caso del hermano de Zaira es muy similar al de Omar Reyes López, un joven migrante de 20 años originario de Hidalgo que desapareció el 2 de noviembre en Ojinaga, Chihuahua. Solamente un par de días antes que Tadeo.

En ninguno de los casos, la familia tiene alguna pista sobre lo que les pudo haber pasado. Sin embargo, el contexto de violencia que vive la zona del paso Aldama-Ojinaga-Guadalupe les hace temer lo peor.

En esa zona, poco antes de la desaparición de Tadeo y de Omar, el 25 de septiembre de 2021 desapareció un grupo de 13 migrantes mexicanos. Este grupo fue interceptado por integrantes del crimen organizado que se los llevó en camionetas. Así lo declaró a la Fiscalía de Chihuahua un migrante menor de edad que logró escapar.

A pesar de que el Gobierno de Chihuahua ha respondido y brindado ayuda para tratar de localizar a los migrantes desaparecidos no hay resultados. Los esfuerzos se quedan cortos ante la situación que enfrenta esa zona fronteriza.

Por eso, familiares de Omar, Tadeo y de los otros 13 migrantes desaparecidos, pidieron al Gobierno Federal que “ponga atención” a la zona de Ojinaga y del Valle de Guadalupe. Los familiares aseguran que grupos del crimen organizado operan y controlan esa zona.

Además, demandaron seguir buscando a los migrantes desaparecidos y no dar por terminadas las búsquedas.