Activistas celebran boda junto al muro fronterizo en Tijuana

María Florinda Mercado y José Francisco apoyan a madres y veteranos deportados
Gracias a la boda el muro dejó de representar un lugar de tristeza y separación para convertirse en un espacio de amor y unión
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El muro fronterizo que divide a Tijuana de San Diego fue el escenario de la boda entre María Florinda Mercado y José Francisco López, migrantes deportados que apoyan a sus paisanos a través de las organizaciones Dreamers Moms y Deported Veterans Support House, respectivamente.

De acuerdo con el capellán Dermot Rodgers, miembro de la Misión Católica de San Pedro de Roma en San Diego, el muro dejó de representar un lugar de tristeza y separación para convertirse en un espacio de amor, unión y establecimiento de la nueva familia.

Tal vez te interese:  Humanizando la Deportación recupera el testimonio de Héctor Barajas y más deportados

José Francisco López es el primer veterano deportado que se casa en el muro; para él la boda significa otro comienzo después de haber sido deportado en 2003.

Francisco fue reclutado para ir a la Guerra de Vietnam, en lugar de huir a México decidió luchar por su país adoptivo.

Finalmente tuvo problemas con la ley, esto terminó en su deportación; durante más de 10 años Francisco no tuvo ningún beneficio de Seguridad Social y tuvo que pasar por momentos muy difíciles, pues debido a su edad no encontraba trabajo.

Después de mucho trabajo los miembros de Deported Veterans Support House consiguieron que Francisco obtuviera sus beneficios de pensión y una compensación.

Por su parte, Florinda Mercado, representante de Dreamers Moms en Ciudad Juárez, ella recibe a mamás y dreamers que van a tramitar su residencia y arreglos migratorios.


Con información de Zeta Tijuana