Los disturbios se suscitaron cuando cientos de migrantes pretendían avanzar hacia la aduana mexicana.
Los disturbios se suscitaron cuando cientos de migrantes pretendían avanzar hacia la aduana mexicana.

Un migrante hondureño falleció este domingo, durante los enfrentamientos con la policía en la localidad guatemalteca de Tecún Umán, luego de que la segunda caravana de migrantes intentara un nuevo portazo en la frontera entre Guatemala y México.

El hombre identificado como Henry Adalid Díaz Reyes, un migrante hondureño de 26 años, fue auxiliado en el puente que separa el país centroamericano de México, tras resultar herido con una bala de goma en la cabeza, pero al llegar al hospital falleció.

Tal vez te interese:  "Las Fuerzas Armadas los están esperando": Trump a migrantes

Los disturbios se suscitaron cuando cientos de migrantes pretendían avanzar hacia la aduana mexicana para ingresar en Ciudad Hidalgo, en el estado de Chiapas. El grupo enardecido intentó por varios minutos derribar la valla metálica, hasta que lo logró.

La Policía Nacional Civil de Guatemala lanzó bombas lacrimógenas contra los migrantes que intentaban a toda costa cruzar, pero la multitud respondió con palos y piedra. Pese a los incidentes, el grupo conformado por  al menos mil 500 centroamericanos logró cruzar entre exclamaciones de emoción y gritos.

Por su parte, el secretario de Gobernación de México, Alfonso Navarrete Prida, dijo en conferencia de prensa el domingo por la noche que la policía federal mexicana y los agentes de inmigración fueron agredidos con piedras y botellas de vidrio cuando los migrantes derribaron la valla metálica.

Todo esto sin que ninguno de los agentes mexicanos estuvieran armados con pistolas, ni siquiera un arma que disparara balas de goma, informó Navarrete Prida.

Tal vez te interese:  Autoridades mexicanas bloquearon avance de caravana migrante

“En México no se criminaliza la inmigración no documentada”, afirmó el funcionario, quien aseguró que algunos de los atacantes también portaban armas de fuego y bombas incendiarias.

Un helicóptero militar mexicano sobrevoló durante más de una hora el puente donde se encontraban los migrantes. Varios medios locales reportaron que desde éste se esparcía gas lacrimógeno contra los migrantes. Navarrete no se pronunció sobre la acción de la aeronave.

Mientras que el Ministerio de Gobernación de Guatemala emitió un boletín de prensa en que condenó que los migrantes “hayan decidido irrumpir de forma violenta destruyendo la propiedad del Estado de forma vandálica, hiriendo a varios agentes de la Policía Nacional Civil”.

Las autoridades no se pronunciaron sobre el fallecimiento del migrante, ni sobre los responsables de su muerte.

Con información de agencias.

Comentarios

comentarios

- Publicidad -