ICE cobraría 8 dólares a padres separados de sus hijos para poder llamarlos

150 legisladores demócratas acusaron a ICE de cobrar a los padres detenidos tarifas de hasta 8 dólares por minuto para hablar por teléfono con sus hijos.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Un grupo de 150 legisladores demócratas acusó al al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de cobrar a los padres detenidos tarifas “exorbitantes” para hablar por teléfono con sus hijos, de los cuales fueron separados por el gobierno federal.

En medio de las críticas realizadas por la separación de familias migrantes en la frontera de EU y México, BuzzFeed News reportó que la migra cobraría hasta 8 dólares a los padres por comunicarse con sus hijos.

A través de una carta, los legisladores enviaron este lunes una carta a ICE para cesar de inmediato esta práctica.

En el documento, los demócratas calificaron la política como “desvergonzada” y “moralmente reprensible”, además, argumentaron que la tarifa viola los estándares nacionales de inmigración de ICE, según el informe de noticias.

“Escribimos para instarlo a implementar cambios inmediatos a nivel nacional que permitan a las personas que han sido separadas de sus hijos hacer llamadas telefónicas regularmente y sin costo para ellos”, declararon los legisladores.

“Nadie, ni los centros de detención privados, ni el Gobierno Federal, debería enriquecerse en modo alguno con padres detenidos que intentan hablar con sus hijos”, agregaron.

Tal vez te interese:  Las 12 prioridades de deportación para la migra este 2018

Bajo los estándares de acceso telefónico de ICE, los inmigrantes detenidos pueden llamar gratis a abogados específicos y líneas de ayuda del gobierno.

Además, las mismas normas establecen que los centros de detención deben permitir llamadas directas o gratuitas a “familiares directos”.

Al respecto, The Texas Tribune y NPR revelaron que los detenidos pagaban de 25 centavos a 8 dólares por minuto para hablar con sus hijos.

Esta carta fue respaldada por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), el Centro Nacional de Justicia Inmigrante, el Consejo Nacional de Mujeres Judías, la Liga Antidifamación, entre otras organizaciones.

Con información de The Hill