13 de junio de 2024
DOLAR: $18.44
Search
Close this search box.
13 de junio de 2024 | Dolar:$18.44

Agentes de migración mexicanos deportan y discriminan a joven indígena brasileño en CDMX

discriminan a joven indígena brasileño en CDMX
Agentes de migración mexicanos discriminan a joven indígena brasileño en CDMX para luego deportarlo, de acuerdo con la red Slow Food Brasil

Agentes de migración en México discriminan a joven indígena brasileño en CDMX para luego deportarlo a Brasil, denuncia la red Slow Food Brasil y la Asociación Slow Food de Brasil.

Muri Juruna, como se llama el afectado, venía al evento Terra Madre Indígena 2024 – Povos de Abya Yala

Autoridades migratorias en México discriminan a joven indígena brasileño en CDMX

Fue a través de un comunicado que se dio a conocer la situación por la que las autoridades discriminan a joven indígena brasileño:

“La red Slow Food Brasil y la Asociación Slow Food de Brasil desean manifestar su repudio e indignación por la agresión moral y el trato ofensivo dispensados a Muri Juruna por agentes de inmigración del gobierno mexicano, que culminaron con su deportación a Brasil desde México, en el 5 de marzo.”

De acurdo con la narración de la red, Muri fue humillado por los agentes migratorios

Él iba a participar del evento Terra Madre Indígena 2024 – Povos de Abya Yala, que se celebra en Ciudad de México entre el 6 y el 10 de marzo y reúne a unos 80 representantes indígenas de México, Bolivia, Chile, Colombia y Ecuador, por lo que en un acto xénofobo las autoridades discriminan a joven indígena brasileño en CDMX

“Sin Muri, el pueblo Juruna y Brasil ya no estarán representados en este evento internacional de Slow Food. Muri también estaría asistiendo al último módulo del programa de formación Protección y promoción del patrimonio alimentario en Abya Yala, para jóvenes líderes indígenas”

Cabe destacar que mostraron repudió por el accionar de las autoridades mexicanas:

“Repudiamos las violaciones a los derechos humanos que causan enormes daños difíciles de reparar, como el daño moral perpetrado por las autoridades aeroportuarias mexicanas”

Muri tenía todos los papeles en regla y a pesar de que se intentó contactar con la Embajada de Brasil, nada se pudo hacer para evitar que los derechos del joven fueran violentados.

“La red Slow Food Brasil y la Asociación Slow Food do Brasil, parte de un movimiento internacional que lucha por salvaguardar la cultura y las formas de vida de los pueblos originarios, las comunidades tradicionales y los agricultores familiares, reitera su expresión de repudio e indignación. Ninguna falta de respeto debe ser tolerada, especialmente cuando se trata de personas que salen y llegan a territorios extranjeros, lejos de su tierra natal.”

Tal vez te interese:  Ya no hay, se agotan las visas de trabajo para personas sin estudios universitarios

Entre burlas y atropellos, discriminan a joven indígena brasileño en CDMX

También en el escrito, se podían leer las propias palabras de Muri que explicaba quien era, así como una crónica de los hechos de como las autoridades discriminan a joven indígena brasileño sin dar más explicaciones:

“Salí de mi territorio el día 3 de marzo con la seguridad de que todo iría de maravilla hasta el evento. Cuando llegué a Ciudad de México el día 5 de marzo de 2024 a las 6: 30 (hora local) fui a los protocolos de inmigración en cuanto presenté mi pasaporte me preguntaron si realmente era yo la de la foto dije que sí y que me había pintado la cara porque era indígena.”

Describió que fue llevado a un cuarto en donde le retiraron el pasaporte y el celular, para después interrogarlo:

“Me preguntaron qué iba a hacer en la Ciudad de México y les dije que iba al evento Terra Madre Indígena. Me preguntaron cuántos pesos mexicanos tenía para gastar los días del evento y les dije que no tenía porque no había visto Slow Food y ya habían asegurado todo para el evento, así que me dijeron que me iría con hambre y se rieron de la situaciónç”

Después de esto le dijeron que no podía entrar a CDMX y se le solicitó que se retirara los zapatos en otro cuarto junto a un policía donde ya habían otras 30 personas.

No le dejaban llamar a la red ya que su argumento era que solo era permitido a un familiar:

“Entonces, 5 horas y media después , me informaron de que mi vuelo de vuelta a Brasil estaba bien, así que seguí por el aeropuerto sin poder acceder a mi teléfono móvil, mi pasaporte o los cordones de mis zapatillas.“

Notas relacionadas