21 de abril de 2024
DOLAR: $17.06
Search
Close this search box.
21 de abril de 2024 | Dolar:$17.06

Pareja da visibilidad a los deportados a través del arte

Javier y Jhoana son una pareja que mediante el arte han encontrado la forma de dar visibilidad a los deportados que carecen de apoyo.  

Javier y Jhoana son una pareja que mediante el arte han encontrado la forma de dar visibilidad a los deportados que carecen de apoyo.  

Deported Artist” el nombre artístico de Javier quien encontró en la pintura la terapia para procesar lo ocurrido tras su deportación. 

En tanto su esposa, Jhoana con el proyecto “Hijas del Maíz” encontró la forma de contactar con otras familias que fueron separadas tras una deportación.  

Nueve años de separación familiar 

Javier Salazar Rojas es un hombre que hace nueve años fue deportado a Tijuana, su ciudad natal siendo separado de su esposa e hijos.  

Tras vivir en depresión, ansiedad y un proceso de adaptación complicado, optó por tomar el arte como medio de expresión.  

Conexión Migrante
Javier Salazar Rojas es Deported Artist. Foto: Janette De Los Reyes.

“Uso el arte para darnos una voz y visibilidad a los deportados en Tijuana, cuando nos deportan ya no contamos y se olvidan de nosotros”.  

Actualmente no hay un programa integral que brinde atención y herramientas a las personas repatriadas lo cual complica su llegada a tierras mexicanas. 

Empezar desde cero  

Luego de cumplir una condena en prisión por robo, “Deported Artis” fue expulsado de Estados Unidos llegado a Tijuana sin tener noción de como continuar.  

La situación lo obligó a empezar una nueva vida en una ciudad que no conocía pese a haber nacido en ella.  

“Toda mi familia está en Estados Unidos, regresando a Tijuana llegué solo, tuve que empezar desde cero” 

Como paso casi obligado, Javier llegó a trabajar en los centros de atención telefónica, comúnmente llamados call center. Una práctica común entre los repatriados.  

Mientras, Jhoana y sus hijos cruzaban la frontera para visitar a Javier, sin embargo, las jornadas excesivas de trabajo complicaban el contacto.  

Tras la deportación, la familia también sufre  

California es el estado con mayor cantidad de mexicanos en todo Estados Unidos, pese a eso, aún es difícil hablar de la deportación. 

Jhoana García Salazar es la esposa de Javier y con su proyecto “Hijas del Maíz” complementa la labor de “Deported Artis”.  

Con tres hijos, rechazo familiar y el estigma de la criminalización alrededor de una deportación, encontró la forma de salir adelante apoyando a otras familias. 

“Allá no debes de hablar de eso, mi hija nunca habló del tema, cuando empezó a hablarlo supo que otras personas también tienen familiares deportados”.

Conexión Migrante
Jhoana García Salazar, brinda apoyo a personas que también tienen familiares deportados. Foto: Janette De Los Reyes.

Comentó que no ha sido fácil que sus hijos se pierdan eventos sociales por diez años al tener que cruzar para estar con su padre. 

“Afortunadamente nosotros podemos venir, hay muchas familias que no se pueden conectar, algunos me dicen que su familiar está deportado y no saben dónde está”.  

Jhoana reiteró que es importante resaltar que las personas no son deportadas por cometer algún crimen. Si eso sucede, primero cumplen una condena. 

Tal vez te interese:  17 alimentos que tienes que comprar cuando están de oferta

Hay poca ayuda mutua 

Con todo lo que ha pasado en la última década, la pareja ha vivido el rechazo de familiares por exhibir el tema.  

“Me abro mucho en redes sociales, entonces así la gente se empieza a comunicar, si exhibiendo a mi familia ayudo a otros, voy a seguir” 

La señora García comentó que no entiende por qué nadie los apoya, pero aun así ellos siguen dando una mano a quien lo necesite.  

Cinco años dando visibilidad a los deportados 

“Deported Artist” dejó los call center hace cinco años para dedicarse de lleno a la pintura y ayudar a otros deportados. 

Además de participar en murales en Tijuana tiene a la venta postales, playeras y artículos donde estampa lo que pinta.  

Sus imágenes muestran la binacionalidad de la región, situaciones alusivas a la migración, el desierto, animales, deidades mesoamericanas y símbolos mexicanos, todo con el toque “chicano”.  

Jhoana también produce artículos referentes a la cultura mexicana y se encarga de comercializar las creaciones de ambos al otro lado de la frontera.  

Conexión Migrante
Los diseños de sus productos hacen alusión a situaciones por las que atraviesan las personas deportadas.  Foto: Janette De Los Reyes.

Y con el motivo de las ventas, más personas se acercan a ellos para buscar orientación sobre como continuar después de una expulsión.  

Actualmente, Javier participa en un círculo de apoyo para personas deportadas que se reúne un jueves al mes, en él comparten sus vivencias y consejos. 

Para conocer más del trabajo y la labor que realiza Javier Salazar Rojas lo puede seguir en sus redes como @DeportedArtist.  

A Jhoana García la encuentras en redes sociales como @HijasdelMaiz, ambos están en facebook, instagram y tik tok.  

Notas relacionadas