La inflación en Centroamérica hace que el precio de alimentos siga aumentando

Los precios de los alimentos en países de Centroamérica siguen subiendo en los últimos meses. | Foto: VOA/Karla Arévalo.
Hasta marzo de este año había 7.3 millones de personas en Guatemala, Honduras y El Salvador, en emergencia alimentaria. 
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

En Centroamérica, los precios de los alimentos básicos continúan aumentando, mientras que los ingresos de las familias siguen estancados. La única solución para las personas es reducir la cantidad de productos que compran.

Tal vez te interese:  Hiperinflación en Venezuela afecta las remesas que reciben las familias
Tal vez te interese:  Dudas en El Salvador y Centroamérica por adopción del bitcoin como moneda corriente

Los países que pertenecen al Triángulo Norte de Centroamérica, Guatemala, Honduras y El Salvador, no son ajenos al aumento de precios de alimentos y servicios. Sin embargo, en esta región la inflación preocupa más porque pone en peligro a muchas personas que sufren inseguridad alimentaria. Los efectos de la inflación se agravan debido a la pobreza, la inseguridad y los efectos del cambio climático.

Miguel Corleto, especialista del Programa Regional de Seguridad Alimentaria y Nutrición de Centroamérica, asegura que el aumento de precios es el mayor de la última década. A Corleto le preocupa la situación de la región debido a los datos que se han recabado de los países.

El especialista advirtió que en 2021 hay una clara inflación generalizada en los precios de alimentos. Por ejemplo, el aceite subió 73%, el azúcar 40% y las carnes y cereales 22%.

Corleto también destacó que los países que conforman el Triángulo Norte de Centroamérica registran precios que varían de uno a otro. Una señal de la inestabilidad del mercado en el último año.

Preocupa la situación en El Salvador

En El Salvador, la inflación sube de manera vertiginosa, pero no debería de ser así debido a que el país tiene una economía dolarizada. Esta característica debería hacer que el país tuviera más estabilidad y resistir la fluctuación de precios.

El director del Centro para la Defensa del Consumidor (CDC) en El Salvador, Danilo Pérez Montiel, dijo que la razón principal de que los salvadoreños estén expuestos a la subida de precios de los alimentos es la falta de una matriz productiva en el país.

De acuerdo con el Ministerio de Agricultura y Ganadería de El Salvador, el 63% de los alimentos, como frutas, verduras y lácteos, son importados de otros países de Centroamérica. Esta situación hace que el país carezca de seguridad alimentaria.

Para sobrellevar el aumento de precios las familias dependen de las remesas que envían sus familiares en el exterior. Al mismo tiempo que sube el costo de vida en los países de Centroamérica, las remesas también aumentan.

De enero a septiembre de este año, El Salvador recibió 5 millones 481 mil dólares en remesas, un aumento del 31% con respecto al año pasado. Con esto el país espera superar el récord de recepción de remesas del 2020.

Tendencia al alza se mantiene en Centroamérica

En el Triángulo Norte de Centroamérica, la tendencia al alza en los alimentos y otros productos básicos se ha mantenido desde el año pasado debido a la pandemia. Sin embargo, la región ha visto cómo sigue subiendo desde mayo de este año.

Los vendedores cuentan que los consumidores se molestan ante el aumento de precios, pero dicen que ellos deben subir los precios porque los productos escasean.

Muchos ven el aumento de salarios como una solución para reducir la brecha en los precios de los alimentos. Sin embargo, en países donde el trabajo es escaso es difícil conseguir aumentos salariales. La situación es incluso más complicada para los adultos mayores debido a que no hay trabajo disponible para las personas de la tercera edad.

De acuerdo con el Sistema de Integración Centroamericana, hasta marzo de este año había 7.3 millones de personas en Guatemala, Honduras y El Salvador, en emergencia alimentaria.