Dudas en El Salvador y Centroamérica por adopción del bitcoin como moneda corriente

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, en junio en conferencia sobre la Ley Bitcoin. | Foto: Facebook Presidencia de la República de El Salvador.
El Salvador se convierte en el laboratorio del mundo al ser el primer país en adoptar el bitcoin como moneda corriente pero hay riesgos.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El bitcoin será la moneda corriente en El Salvador a partir del viernes 7 de septiembre de 2021. Guatemala y Honduras, países vecinos, esperan que no represente una amenaza para el comercio entre los países.

No es la primera vez que El Salvador cambia su moneda. En el 2001, el país abandonó el colón para adoptar el dólar estadounidense. Para los países centroamericanos es importante seguir de cerca los cambios económicos en El Salvador pues su comercio con el país es una parte fundamental de su economía.

Tal vez te interese:  México alerta sobre el uso de las criptomonedas por "coyotes" del Triángulo Norte de Centroamérica
Tal vez te interese:  El Salvador y la Ley Bitcoin: Publican normas de regulación para su aplicación

De acuerdo con los registros comerciales, Guatemala es el segundo país que más exporta al Salvador, después de Estados Unidos. Se exporta: medicinas, cosméticos, plásticos, textiles, bebidas alcohólicas, gas propano, detergentes, entre otros. Según el Banco de Guatemala, en el año 2019 las exportaciones de este país a El Salvador alcanzaron los mil 224 millones de dólares.

Para José Guillén, director de la Asociación Centroamericana de Usuarios de Criptomonedas, el cambio a las criptomonedas no representa una amenaza porque piensa que todavía se pueden convertir a dólares o quetzales. Además afirmó que el cambio puede hacer que las plataformas tecnológicas potencien y faciliten las oportunidades de desarrollo económico.

Sin embargo, para otros la estabilidad del dólar genera más confianza y la población salvadoreña aún no esta dispuesta a renunciar a este tipo de cambio. Aún así, deberán aprender a convivir con la criptomoneda por si deciden sacar de circulación al dólar.

Según los exportadores guatemaltecos, si se llegara a adoptar la criptomoneda, ellos seguirán cerrando negocios con la moneda mas cómoda. Asimismo, el presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada de El Salvador (ANEP), Javier Simán, opina que una moneda virtual tan fluctuante traerá dificultades e impactara en las transacciones comerciales.

No hay reglas claras

En El Salvador hay incertidumbre debido a la falta de claridad sobre el funcionamiento del bitcoin, es especial en el campo de la contabilidad. No hay regulaciones en cuanto al registro de ganancias en estados financieros y otros aspectos esenciales para los negocios.

Los lineamientos para la consulta popular puestos por el gobierno de Nayib Bukele no despejan las dudas. Los responsables del área económica del gobierno salvadoreño han rechazado discutir con economistas esas partes del proyecto.

Un ejemplo es el tema de las remesas. El presidente salvadoreño ha utilizado este tema para convencer a la población. Según él, este cambio traerá beneficios al eliminar los intermediarios y por consiguiente las comisiones por envío.

Sin embargo, el adoptar el bitcoin puede traer una grave falta de divisas pues los dólares con los que se comprarían las criptomonedas seguirían estando en Estados Unidos. Además, se debe sumar el valor inestable del bitcoin, el cual puede llegar a cambiar su valor rápidamente.

El mayor riesgo es que hasta el momento solamente se ha utilizado el bitcoin para especular, es decir, no se ha empleado para comprar y pagar bienes y/o servicios. El profesor Steve H. Hanke, de la  Universidad Johns Hopkings,  dice que puede pronosticar un “caos monetario y hasta un colapso de la economía salvadoreña”.

Además asegura que será casi imposible para El Salvador satisfacer las regulaciones del GAFI (Grupo de Acción Financiera Internacional) para prevenir el lavado de activos.

Salvadoreños no están felices con bitcoin

Sólo un lugar en El Salvador está familiarizado con la criptomoneda: el pueblo costero de El Zonte. Un donante anónimo de Estados Unidos deposita mensualmente a muchas familias bitcoins con la condición de no cambiarlo a dólares y usarlo para comprar y vender.

Sin embargo, en otras partes del país no apoyan la nueva moneda y piden que se eche atrás la medida. En ciudades como Santa Tecla y Antiguo Cuscatlán hay muchas dudas y poco entusiasmo.

Para combatir los receles el gobierno salvadoreño se ha comprometido a aportar 30 dólares por persona para engancharse en la billetera “Chivo”.

Cuando El Salvador dolarizó su economía en 2001, el gobierno dijo que el colón seguiría en circularía al lado del dólar. No obstante, el colón fue desplazado totalmente.

Dado el rechazo popular al bitcoin el presidente Bukele ha asegurado que se respetará la doble moneda: el dólar seguirá siendo moneda corriente y el bitcoin será una opción para quien quera utilizarla.

Es difícil que las personas quieran cambiar el dólar por que es confiable. Otro punto a tener en cuenta es que la gente más pobre es la población que más rechaza el bitcoin debido a que no se tiene smartphone, internet y se desconoce el tema.

El costo de la Ley Bitcoin

La implementación del bitcoin inicia con un costo de 205 millones de dólares para los contribuyentes salvadoreños. A esto se le suma los gastos en campañas publicitarias para convencer a la población de las ventajas de la criptomoneda.

Además habrá un fideicomiso de 150 millones de dólares que servirá para que el estado asuma los costos de las fluctuaciones del bitcoin. Otros 30 millones servirán para el bono que entregarán a la población que decida apuntarse a la billetera digital del gobierno.

El resto servirá para instalar quioscos y cajeros en las ciudades y pueblos de todo el país, que serán operados por entidades privadas. Otro costo inmediato es el riesgo de hacer más cara la deuda externa, que ya sobrepasa el 90% del Producto Interno Bruto (PIB).

De este modo, El Salvador se convierte en el primer país en adoptar el bitcoin como moneda legal. Será el laboratorio del mundo para observar el comportamiento y la utilidad de las criptomonedas con un gran riesgo para la población del país.