Remesas en el Triángulo Norte aumentaron como nunca este 2021; ¿a qué se debe?

El insólito aumento de envío de remesas al Triángulo Norte de Centroamérica ha sorprendido a los expertos por el aumento exponencial de las cifras. En la imagen, trabajadores en una casa de envío de remesas en Maryland al principio de la pandemia. | Foto: Voz de América.
El envío de remesas no sólo ha aumentado en México: los migrantes del Triángulo Norte están enviando hasta $7 mil dólares mensuales a sus familias.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Este 2021, los tres países que conforman el Triángulo Norte reportaron un aumento en el envío de remesas desde Estados Unidos. Este aumento fue histórico a pesar de la pandemia de coronavirus, pero, ¿a qué se debe?

En los primeros cuatro meses de 2021, El Salvador recibió $2 mil 350 millones de dólares en remesas. Guatemala recibió $4 mil 367 millones y Honduras $1,512 millones.

Para El Salvador, esto representó un crecimiento exponencial del 47%. El incremento fue del 42% para Guatemala y del 30% para Honduras si se compara con los datos del mismo periodo del año pasado.

Tal vez te interese:  Cómo conseguir el mejor precio para tus envíos de dinero a México

¿Por qué aumentó el envío de remesas en 2021?

Las remesas en el Triángulo Norte han registrado un crecimiento sostenido desde la década de 1990. En ese año se empezó a sistematizar el ingreso de esos fondos en las economías de los países.

Sin embargo, la subida registrada en los primeros cuatro meses de 2021 es insólita. Al menos así lo reportan los bancos centrales de los tres países y de otras naciones que también reciben remesas.

Esto llama la atención de los expertos porque superan con creces el crecimiento sostenido que han experimentado en años anteriores. De ahí que se llega a comparar los primeros cuatro meses de este año con los de 2020, cuando comenzaba a influir el impacto de la pandemia.

Algunos se preguntan si se trata de un excedente de ingresos de los inmigrantes centroamericanos en Estados Unidos. Otros, si las familias en el Triángulo Norte están requiriendo más dinero, provocando un sacrificio adicional para sus familiares en USA.

También hay quienes se preguntan si el mercado laboral en la economía de Estados Unidos se ha robustecido con las inyecciones de liquidez  y los planes de contingencia puestos en marcha por la administración de Joe Biden.

Manuel Orozco, experto en remesas y desarrollo y director del Centro de Migración y Estabilización Económica de Creative Internacional, en Washington, habló con Voz de América.

Y desde El Salvador, el economista Carlos Acevedo, expresidente del Banco Central de Reserva (BCR) respondió a las preguntas del medio para poner en perspectiva el tema.

¿Es una tendencia general la subida en las remesas?

Manuel Orozco afirma que el crecimiento registrado este año de arriba del 20% abarca ocho países de América Latina y el Caribe. Estos países captan el 75% del volumen total incluyendo México, Colombia y los países centroamericanos.

Sin embargo, agrega que en el Triángulo Norte es donde se observa una subida vertiginosa, lo que hace a Orozco preguntarse “si esto es una tendencia que seguirá en esa dirección o si es un fenómeno específico del primer trimestre”.

¿Cuánto están enviando los inmigrantes y por qué?

Manuel Orozco ha realizado estudios al respecto con su organización, trazando datos de los bancos centrales y de encuestas por países que desarrollan para ver el comportamiento.

Estos estudios indican que los migrantes están enviando en promedio un  9% más que el año pasado. Sin embargo, un 20% de los inmigrantes supera con creces ese 9% llegando a enviar mensualmente hasta $7 mil dólares.

¿Qué factores explican el insólito aumento?

El economista Carlos Acevedo, ex presidente del BCR en El Salvador y experto del Banco Mundial, cree que el principal indicador del crecimiento de las remesas en Centroamérica y otros países se debe a la política monetaria de Estados Unidos para hacer frente a la pandemia.

Esto ha puesto a disposición una ingesta cantidad de recursos que están drenando hacia todos los ámbitos de la economía. Por añadidura, las remesas, indicador del mercado de trabajo para inmigrantes, han experimentado  ese crecimiento rápido.

También pone como ejemplo el efecto contrario en países que reciben remesas de Europa como Bolivia y Ecuador. Ahí, las restricciones sanitarias impuestas en la Unión Europea han ralentizado las economías de la zona euro. Por ende, ha habido un impacto negativo en esos países andinos.

¿En qué se gastan el dinero proveniente de las remesas?

De acuerdo con Carlos Acevedo, se puede deducir que en el Triángulo Norte las remesas están destinadas mayoritariamente al consumo, como forma de ingreso en los hogares. Esto permite a las familias mantenerse a flote.

“En el caso de El Salvador sabemos bien por las Encuestas de Hogares que más del 90% de las remesas se destinan para el consumo… Las exportaciones y las remesas son nuestra principal fuente de divisas. En Guatemala y Honduras será similar un alto porcentaje de las remesas va al consumo y les permite sobrellevar la crisis”, explica Acevedo.

¿La recepción de remesas tiene relación con las acciones de un gobierno?

Manuel Orozco dice que cualquier insinuación que indique que un crecimiento en las remesas obedece a sus gestiones está fuera de la realidad. Sin embargo, lo que está claro para los expertos es que las condiciones políticas de un país inciden directamente en la decisión de migrar.

“La propensión a migrar resulta de una combinación de factores. Entre ellos, un sentido de frustración de que las cosas no están bien y que no van para mejor. Entonces la gente realiza una especie de cálculo racional del riesgo de quedarse y del riesgo de irse y concluyen que es mejor irse”, puntualiza Orozco.

Además, a medida aumenta la cantidad de migrantes centroamericanos que deciden buscar trabajo en Estados Unidos, las remesas también se disparan. Los tres países del Triángulo Norte dan muestra de ese efecto.

Guatemala por ejemplo, lleva pormenorizados los ingresos mensuales por remesas. Por eso es fácil comparar los datos de cada año y los meses donde se experimentan picos. Así lo muestra la siguiente gráfica, que deja ver el insólito aumento en los primeros cuatro meses de 2021.