Congresistas republicanos se oponen al plan de inmigración de Biden

Joe Biden Reuters firma de orden
El proyecto de ley de inmigración de Joe Biden ya encontró sus primeros obstáculos. Tanto demócratas como republicanos creen que es difícil que se apruebe. Con información de Telemundo.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Después de su toma de posesión, Joe Biden presentó un proyecto de ley de inmigración. Entre otras cosas, el plan promete un camino a la ciudadanía para millones de migrantes indocumentados. Sin embargo, los senadores republicanos ya manifestaron su rechazo hacia esta reforma migratoria.

Dos de los senadores que se oponen al plan de Biden son Marco Rubio y Lindsey Graham. Rubio es senador por el estado de Florida y Graham representa a Carolina del Sur.

El primero de ellos, Marco Rubio, opina que la reforma migratoria del nuevo presidente no tiene posibilidades de éxito. Ha dicho que dar la ciudadanía a todos los inmigrantes no es posible:

“Hay muchas cuestiones que creo que podemos trabajar en cooperación con el presidente electo Biden, pero una amnistía general para las personas que están aquí ilegalmente no va a ser una de ellas”

Por su parte, Lindsey Graham dijo que será difícil llegar a un acuerdo al respecto cuando el Congreso está dividido 50-50 entre demócratas y republicanos. Agregó que lo más probable es que sólo haya acuerdos en temas “menores” como DACA.

En general, tanto los demócratas como los republicanos presienten que es muy difícil que la reforma migratoria se apruebe. El plan de Biden necesita necesita 60 votos en la Cámara Alta para pasar el bloqueo del Senado. Esto significa que debe haber, por lo menos, 10 votos de aprobación de los republicanos.

Tal vez te interese:  Acciones migratorias de Biden: Las 7 cosas que debes saber

La historia de una reforma migratoria fallida

Tanto Marco Rubio como Lindsey Graham forman parte de un grupo de republicanos que presentó un proyecto de ley de inmigración en 2013.

Este proyecto se presentó después de la reelección de Barack Obama. En él también se proponía la ciudadanía para millones de inmigrantes, además de una mayor vigilancia en la frontera. Aunque el Senado aprobó la propuesta, la Cámara de Representantes (controlada por republicanos) frenó su avance y no pudo aprobarse.

Ahora, parece que la historia puede repetirse. Incluso si 50 demócratas dicen “sí” al plan de Biden, conseguir a al menos 10 republicanos que estén a favor del plan es una tarea difícil.

El jueves, Mitch McConnell, líder de la minoría del Senado, criticó el plan migratorio del nuevo presidente. Dijo que dar la ciudadanía a todos los inmigrantes “atentaría contra la aplicación de las leyes estadounidenses”. Además, agregó que esto incentivaría a más personas a migrar a Estados Unidos de forma irregular.

Mientras tanto, Josh Hawley, senador republicano por Missouri, está retrasando una votación en el Senado para aprobar a Alejandro Mayorkas como secretario de Seguridad Nacional. Dice que Mayorkas debería explicar cómo piensa aplicar las leyes de la nueva reforma migratoria antes de aprobarla.

Tal vez te interese:  ICE dejará de ir contra todos los indocumentados; Biden anula orden de Trump

¿Qué pasará si los republicanos se oponen?

Cada proyecto de ley que pasa por el Senado necesita 60 votos a favor para poder aprobarse. En caso de que no alcance esos 60 votos, tiene que pasar por un proceso llamado filibuster. El filibuster es un procedimiento usado por el Senado para bloquear las leyes con las que la minoría no está de acuerdo.

En caso de que los republicanos no voten a favor de la reforma migratoria de Biden, se podría abrir un debate sobre el filibuster y los 60 votos. En esta discusión, los demócratas intentarían abolir o reconfigurar la forma en la que se aprueban las leyes en USA.

Con información de Telemundo.