24 de junio de 2024
DOLAR: $18.24
Search
Close this search box.
24 de junio de 2024 | Dolar:$18.24

Mujeres denuncian tratos inhumanos en centros de detención de la CBP

Bajo celdas con un frío inaguantable, sucias y comida en mal estado, las mujeres acusaron a la Patrulla Fronteriza ante un Juez Federal de distrito
Bajo celdas con un frío inaguantable, sucias y comida en mal estado, las mujeres acusaron a la Patrulla Fronteriza ante un Juez Federal de distrito

Dos mujeres no identificadas, testificaron los tratos inhumanos que sufrieron mientras estaban bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza en el sector Tucson.

Bajo celdas con un frío inaguantable, sucias y comida en mal estado, las mujeres acusaron a la CBP ante el Juez Federal de distrito David S. Bury, quien lleva el caso.

Durante todo un día de testimonios, las mujeres identificadas como “testigo A” y “testigo B“, junto con dos expertos, una ex jefa del sistema penitenciario del estado de Washington y otra médica, describieron cómo la Patrulla Fronteriza trata a niños, mujeres y hombres en el sector.

Los testimonios de las mujeres es la culminación de un juicio que empezó el el 2015, cuando defensores de migrantes acusaron a la agencia de violar los derechos constitucionales de los extranjeros.

La demanda deja ver a la luz los tratos inhumanos que la agencia ejerce en Arizona, tanto que los agentes y detenidos los llaman a las celdas “hieleras”.

Cabe destacar, que en el año fiscal pasado, casi 82 mil migrantes los detuvieron, entre ellos menores no acompañados o separados de sus padres. Sólo el en sector Tucson, 63 mil 500 personas fueron detenidas por la Patrulla Fronteriza.

Las mujeres y sus testimonios

En el 2015, tres personas demandaron al gobierno federal por los tratos de los migrantes detenidos, entre ellos, mujeres, niños y hombres.

La demanda se hizo con la ayuda de del bufete de abogados de California Morrison & Foerster LLP, y con el apoyo del Consejo Estadounidense de Inmigración, el Centro Nacional de Leyes de Inmigración, la ACLU de Arizona y el Comité de Abogados para los Derechos Civiles del Área de la Bahía de San Francisco.

En el 2016, Bury ordenó a la agencia que cumpliera con una orden judicial preliminar, pero el testimonio de la segunda mujer, que estuvo detenida en abril de 2019, puede mostrar que la agencia sigue con malos tratos hacia migrantes.

El “testigo A” dijo que ella era de El Salvador y que llegó a Estados Unidos a principios de junio de 2015 cerca de Sasabe, Arizona, con un grupo de personas.

Mientras descansaban, agentes de la Patrulla Fronteriza, rodearon al grupo y los arrestaron. El grupo fue llevado a una estación cerca de Casa Grande y los retuvieron durante dos días.

De igual manera dijo que los agentes le dieron de comer un burrito el cual ya había vencido su fecha. 

Era verde y olía mal. sólo sobreviví  con una galleta y una caja de jugo”, testificó. 

Tal vez te interese:  Migrantes enfermos por la comida de centros de detención

“Me trataron prácticamente como a un animal. Tenía miedo de congelarme y morir”

Por su parte, el “Testigo B”, dijo que cruzó hacia el país vecino el 30 de abril del 2019 con su novio y su hermano. La mujer dijo que tenía un embarazo de alto riesgo y cuando los agentes la llevaron al centro de detención estaba vomitando. Sin embargo, no le proporcionaron un médico para atenderla, a pesar de que ella lo pidió al momento de llegar. 

“Estaba preocupada porque quería ver a un médico, temía por la salud de mi bebé“, testificó. 

Demanda en contra de la Patrulla Fronteriza

Ante ante algunos videos mostrados donde las personas en las celdas no tenían ni en donde dormir, Bury ordenó a la agencia que proporcionara colchonetas a los detenidos, y les ordenó que les dieran acceso a las duchas cuando estuvieran disponibles.

Por su parte, Eldon Vail, el exjefe del sistema penitenciario del estado de Washington, dijo a la corte que “la situación” en las estaciones de la Patrulla Fronteriza es “mucho más grave que cualquier cosa que haya visto en una cárcel”. Argumentó que el uso de mantas de mylar, era inusual. 

También argumentó que la agencia saturaba las habitaciones, tanto que mujeres dormían en los baños. 

“Nunca he visto ninguna situación, bajo ninguna autoridad, donde las personas tengan que terminar durmiendo en el baño”, dijo Vail.

Con información de AZ Mirror

Notas relacionadas