La dignidad de los migrantes en México ha sido cambiada por “un plato de lentejas”

Conferencia del Episcopado Mexicano defiende los derechos de los migrantes y enumera las principales preocupaciones
La Conferencia del Episcopado Mexicano expresó su preocupación por la falta de acogida humanitaria de los migrantes y sobre la protección de los derechos humanos por igual.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

La Conferencia del Episcopado Mexicano reafirmó su preocupación por la falta de acogida humanitaria hacia los migrantes, cuya dignidad ha sido vulnerada y cambiada por “un plato de lentejas”.

A través de un comunicado del 23 de julio, la institución rechazó la falta de políticas migratorias en México y que, como consecuencia, se haya sometido a las políticas e imposiciones de Estados Unidos, “aceptando la incoherencia de unir negocios con el derecho y la necesidad de migrar, buscando la oportunidad de una vida mejor”.

“Hemos externado nuestra preocupación por la falta de acogida verdaderamente humanitaria a nuestros hermanos migrantes, que refleje nuestras convicciones en materia de reconocimiento y protección de los derechos de todos los seres humanos por igual”, mencionó CEM en el comunicado.

“Tristemente constatamos que esta dignidad como personas e hijos de Dios está siendo vulnerada, pues ha sido ‘cambiada por un plato de lentejas’”, lamentó.

La preocupación principal de la Iglesia, señaló CEM es por:

  • La defensa de la dignidad y de los derechos humanos de todos los migrantes;
  • Las redadas en EU con detenciones masivas de migrantes, el trato inhumano y el peligro de la separación de las familias;
  • La constante amenaza de las deportaciones masivas a México desde diversas ciudades de los Estados Unidos y la política de terror psicológico en la que viven migrantes;
  • El cambio en la política migratoria del gobierno mexicano, pasando de una actitud de bienvenida, a otra de contención y deportación;
  • Y la insistencia por parte de diferentes dependencias como: la Policía Federal Preventiva (PFP), Instituto NAcional de MIgración (INM), Secretaría de Gobernación (SEGOB) de solicitar la información que los albergues manejan de manera interna, para salvaguardar la vida de las personas en tránsito.

CEM dijo que Gobierno Mexicano no cuenta con una política migratoria efectiva, y consideró que se ha sometido a “los criterios e imposiciones del gobierno norteamericano aceptando la incoherencia de unir negocios con el derecho y la necesidad de migrar, buscando la oportunidad de una vida mejor”.

Lo anterior luego de que Estados Unidos y México evaluaran un acuerdo migratorio de 45 días para reducir el flujo de migrantes centroamericanos que cruzan a la Unión Americana. Dicho acuerdo contempló que la Guardia Nacional cubriría las fronteras norte y sur de México.

“Los muros no solo se construyen con piedras y ladrillos sino también con actitudes negativas como el despliegue de miles de efectivos de la Guardia Nacional en nuestras fronteras como una solución fallida para frenar la migración; un muro no atiende a la raíz y a las verdaderas causas del fenómeno migratorio”, mencionó CEM.

Así como el Papa Francisco exhortó a la humanidad tener actitudes concretas con los migrantes, CEM también lo hizo, pues recordó algunas de las cosas que deben suceder, tales como el acoger, proteger, promover e integrar a los migrantes en la sociedad.

“Su intención (del Papa Francisco) es no dejarnos llevar por el miedo a encontrarnos con el otro; ni querer protegernos levantando muros en nuestro entorno; un muro no solo protege, sino aísla del encuentro con el otro; levantarlos es dejarnos llevar por el temor y la incertidumbre”, añadió CEM.

México y Centroamérica

CEM consideró que el combate a la pobreza y la desigualdad en México como en Centroamérica “pareciera quedar quedar sustituido por el temor ante el otro, que es nuestro hermano”.

El Salvador, Honduras, Guatemala y México comparten rasgos similares, pues son países donde las familias dejan sus entornos y sus comunidades para emprender una travesía riesgosa hacia la Unión Americana, empujados por la pobreza, la violencia y la desigualdad.

“La dignidad y la soberanía de nuestra nación, así como la dignidad y los derechos humanos de los migrantes están muy por encima de cualquier negociación, la Iglesia y la sociedad civil han defendido siempre la ´no criminalización de las personas migrantes y de los defensores de derechos humanos´ que luchan a favor de la dignidad, a contracorriente y con riesgos importantes para su propia seguridad e incluso su vida” dijo CEM.

Como Dimensión Episcopal de Pastoral de Movilidad Humana, CEM es cociente de la legitimidad y la necesidad de tomar decisiones para evitar la imposición de aranceles a los productos mexicanos. Esto, luego de que el presidente Donald Trump amenazará con imponer los aranceles a México de no frenar la migración.

Sin embargo, CEM consideró que ante esa problemática se debe de mantener el respeto a los derechos humanos de los migrantes, la solidaridad entre los pueblos y el trabajo por el bien común de los países necesitados de apoyo y desarrollo.

Tal vez te interese:  El Papa Francisco presidirá una Misa por los migrantes y refugiados

La migración tiene como principio alejarse del hambre y la violencia

La migración tiene como principio alejarse del hambre, la pobreza, la violencia, y la falta de oportunidades que reclama la creación de fuentes de empleo y reconstrucción del tejido social.

“La Iglesia está convencida de que es necesaria y urgente una justa política migratoria que, por un lado, garantice un ordenado, responsable y regulado libre transito de personas, y que vele por los intereses legítimos de nuestra nación”, dijo CEM.

Miles de migrantes huyen de la violencia y la miseria en sus países de origen, mientras otros tantos son detenidos y son deportados a México, bajo el programa “Permanecer en México”,  el cual tiene por objetivo retornar a México a miles de centroamericanos, mientras esperaran una resolución de su situación migratoria, colocándoles un brazalete electrónico y restringiéndoles su movimiento a un lugar especifico.

Los migrantes están expuestos a graves riesgos en las ciudades fronterizas y “como miembros de la familia humana no podemos ser indiferentes al dolor que muchos de ellos viven y que reclama nuestra ayuda humanitaria y el respeto irrestricto a sus derechos humanos”.

CEM finalizó su comunicado solicitando al Espíritu Santo iluminar a las autoridades civiles de las naciones para que tomen las decisiones más sabias, dignas, coherentes y benéficas para los pueblos. Así como velar por la soberanía de México, anteponiendo el bien común del hombre como “signo de desarrollo humano”, madurez e inteligencia.

“Que Santa María de Guadalupe, Emperatriz de las Américas, interceda por todos nosotros”, Concluyó CEM.

Con información de ACI Prensa