#HistoriaDeDeportados | José Delgado, el migrante deportado que murió por no tener una identificación #HistoriaDeDeportados | José Delgado, el migrante deportado que murió por no tener una identificación
  Los Angeles CA  
  
 
contacto: +52 55 5211 5814
REDES
#HistoriaDeDeportados | José Delgado, el migrante deportado que murió por no tener una identificación
Conexión Migrante | 28 junio, 2019
José Delgado migrante fallecido

Foto: ODA

José Delgado murió tan solo tres meses después de regresar a su país de origen; ni las autoridades de Estados Unidos ni las de México tuvieron en cuenta al migrante, ni sus necesidades

José Delgado Jaimes era un migrante originario de Michoacán que tras ser deportado de Estados Unidos enfrentó múltiples problemas en México, tales como la falta de un documento de identidad, de inclusión a la salud pública o de un albergue equipado para atenderlo de forma digna; motivos por los cuales murió el pasado 26 de junio.

El paisano murió tan solo tres meses después de haber regresado al país que lo vio nacer, todo como consecuencia de una enfermedad crónica renal.

La deportación de José no fue fácil, debido a su condición intentó acudir al Seguro Popular por tratamiento, pero no pudo ser atendido por no tener una identificación oficial.

Esto lo hizo intentar tramitar su credencial de elector con el personal del Instituto Nacional Electoral (INE), sin embargo, estos se negaron a entregarle la identificación porque, según ellos, su certificado de nacimiento era falso y no podía probar que era un ciudadano mexicano.

La organización Otros Dreamers en Acción (ODA) grabó en video la experiencia de José después de ser deportado.

Incapaz de pagar el costo de la diálisis ambulatoria (alrededor de 3 mil pesos (158 dólares) por tratamiento) José sufrió complicaciones que requirieron múltiples visitas al hospital. En última instancia, contrajo una infección y murió en el hospital el 25 de junio de 2019.

Tras su muerte, organizaciones civiles comenzaron una colecta en GoFundMe para ayudar a la familia de José Delgado, puedes cooperar dando clic en este enlace.

“Mi padre era un padre cariñoso. Siempre se aseguró de que sus hijos fueran lo primero, enseñaba lo correcto y lo incorrecto. A pesar de que luchamos mucho, siempre nos dio un techo sobre nuestras cabezas y comida. en la mesa. Para mí, él era un padre único”, esas fueron las palabras de José Manuel, hijo del señor Delgado.

Deportado a la muerte

A través de un comunicado, La Resistencia detalló que la falta de una identificación le impidió al hombre acceder a los servicios de salud ofrecidos por el Seguro Popular; al momento de ser detenido por la migra él necesitaba dializarse tres veces por semana y estaba a la espera de un trasplante de riñón.

Tal vez te interese:  #HistoriasDeDeportados | La batalla de Juan Carlos para recuperar a su familia desde México

El señor Delgado tenía 54 años y era residente legal, vivió en Estados Unidos por 35 años, tenía cinco hijos y todos ellos eran ciudadanos estadounidenses.

José fue detenido en el Northwest Detention Center (NWDC) en Tacoma, Washington, el 12 de marzo de  2018 y fue deportado hasta abril de 2019.

Mientras que estuvo detenido, José sufrió un tratamiento horrendo y negligencia de cuidado por los guardias y empleados de GEO, la corporación con fines de lucro que opera la instalación NWDC.

En NWDC, el describió condiciones sucias y estrechas, guardias insensibles, y poca preocupación por su estado de fatiga después de sus tratamientos médicos.

El habló sobre ocasiones donde fue restringido tortuosamente solo por recibir la diálisis tres veces a la semana, en las cuales fue colocado en celdas de retención mugrosas y antihigiénicas por varias horas después de su diálisis en lugar de ser permitido a regresar a su propia celda, y también hablo de ser privado de sus medicamentos los cuales le fueron anteriormente recetados.

José tuvo que presentar numerosas quejas contra ICE y GEO porque no recibía dieta médica adecuada que le fue recetada para gestionar su enfermedad renal crónica.

Aun así, José luchó contra su deportación porque sabía que el ser deportado sin recibir un trasplante de riñón también sería una sentencia de muerte inmediata.

Sin embargo, ICE aceleró la deportación de José en vez de darle el cuidado necesario, sin responder por el maltrato médico y físico que recibía en NWDC.

Comentarios

comentarios