68° F

Los Angeles,
California
Tipo de cambio
Dolar:$19.12
Euro:€20.12
LOS ANGELES, CA  [simple-weather location="Los Angeles, Usa" days="2" night="yes" units="imperial" text_align="right" display="block" style="large-icons"]
04 de diciembre de 2022
CONTACTO: +52 55 5211 5814
REDES

Decir adiós EU o perder a sus hijos; la nueva táctica de ICE contra los migrantes

Reunirse con sus hijos y regresar a su país de origen, abandonando cualquier reclamo de asilo, o volver a su país dejando a sus niños en Estados Unidos, esta es la nueva iniciativa de la administración encabezada por Donald Trump para combatir la inmigración.

A dos semanas de que la presión nacional e internacional hiciera al presidente Trump firmar una orden ejecutiva para terminar con la separación familiar y la detención de menores migrantes, la oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) presentó a las familias detenidas una nueva forma.

 

Tal vez te interese:  "Fue la Noche Vieja más triste de mi vida": Yolanda, deportada y hoy activista en Dreamers Moms

De acuerdo con el abogado migratorio Emilio García,  la nueva táctica empleada por el gobierno para inhibir la migración es una forma de decir te vas o te vas, chantaje en su estado más puro.

Este documento se entrega a los padres con órdenes de expulsión que han sido separados de sus hijos y cuyos procesos de sus hijos están pendientes.

El Formulario de Deportación para Padres Separados (Separated Parent’s Removal Form) sería elaborado con base en la orden emitida por un juez federal de California el pasado 26 de junio.

Tal vez te interese:  Niños migrantes tienen que comparecer en cortes sin abogados

El fallo obligaba al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) reunificar a los padres con sus hijos menores de cinco años en un plazo de 14 días (hasta el 10 de julio); mientras que los mayores de 5 años tienen un plazo de 30 días.

Sin embargo, defensores de los derechos de los migrantes expresaron sus preocupaciones; pues en algunos casos a las autoridades presionarían a los padres a aceptar la deportación con tal de reunirse con sus hijos, aunque los padres no tengan una orden final de deportación.