23 de mayo de 2024
DOLAR: $16.72
Search
Close this search box.
23 de mayo de 2024 | Dolar:$16.72

¿Cómo manejar seguro en la nieve y qué hacer si te atascas?

En caso de quedar atascado al manejar en la nieve, es importante contactar con los servicios de emergencia locales y con la compañía aseguradora | Foto: Factchequeado
Al manejar en la nieve es importante tener el tanque de combustible lleno y la presión de los neumáticos a punto para evitar incidentes.

El 24% de los accidentes automovilísticos relacionados con las condiciones climáticas ocurren por manejar en la nieve, sobre pavimento nevado o helado, y el 15% acontece durante nevadas.

De acuerdo con la Administración Federal de Carreteras (FHA), dependencia del Departamento de Transporte, alrededor de 900 personas fallecen al año, y 76 mil resultan heridas como consecuencia de accidentes de automóvil durante nevadas o heladas

Dado que, según información del Departamento de Transporte, el 70% de las carreteras estadounidenses se encuentran en regiones en las que nieva, en Factchequeado te explicamos qué hacer antes de tomar el auto durante la temporada de invierno, y cómo actuar, una vez en la carretera, con estas condiciones climáticas.

¿Qué hacer antes de manejar en la nieve?

La Asociación Americana del Automóvil (AAA), una organización sin fines de lucro que opera en Estados Unidos y Canadá, recomienda que en estas condiciones climáticas intentes quedarte en casa. Dice claramente que lo más seguro es “no salir de casa si no es necesario”.

Tal vez te interese:  Por qué no es aconsejable calentar el automóvil antes de conducir cuando hace frío

Por su parte, la Administración Nacional de Seguridad en Carreteras (NHTSA, del inglés National Highway Traffic Safety Administration) recomienda, como primer punto, portar en el auto algunas herramientas y utensilios:

  • Pala para nieve, escoba y raspador para hielo.
  • Arena (en caso de que el vehículo se quede atascado en la nieve).
  • Cables para pasar corriente, linterna y triángulos de emergencia.
  • Mantas para el frío.
  • Teléfono celular/móvil con cargador, comida y medicinas básicas.

En caso de que sea un motor de combustión interna (gasolina o diésel), la NHTSA recomienda tener el tanque lo más lleno posible antes de emprender el viaje.

¿Qué pasa con los autos eléctricos en las nevadas?

En el caso de los vehículos eléctricos, la recomendación es reducir todo lo posible el gasto energético. Estos automóviles utilizan el mismo motor eléctrico no solo para desplazarse, sino para mantenerse a temperatura, así que lo ideal es no dejarlos a la intemperie ni en sitios fríos cuando no se estén usando.

Tal vez te interese:  La ola de frío en Estados Unidos y Canadá y la posible influencia de la crisis climática

Además, la NHTSA recomienda cargar las baterías del automóvil durante la noche, que es cuando se exponen a temperaturas más bajas.  También destaca la importancia de conocer la ruta de antemano.

Todo esto es de especial importancia en esta época, dado que el mapa de proyecciones de la Administración Oceánica y Atmosférica Nacional marca precipitaciones en forma de nieve, aguanieve y lluvia gélida sobre varias regiones del país para el 31 de enero y la primera semana de febrero de 2023, además de temperaturas que podrían llegar a ser incluso 20° centígrados más bajas que de costumbre en sitios como Montana, Minnesota o San Luis.

Estoy ya en carretera, ¿Qué debo tomar en cuenta antes de manejar en la nieve?

La NHTSA recuerda que los neumáticos pierden presión al estar a bajas temperaturas, con lo cual, si el vehículo no se ha movido en las últimas 3 horas, hay que revisarlos.

A pesar del frío, el motor corre el riesgo de sobrecalentarse, debido al esfuerzo adicional que supone para un auto desplazarse a través de la nieve. De ahí que recomienden estar seguros de que el contenedor del líquido refrigerante está lleno.

Tener lleno el tanque del limpiaparabrisas también entra en las recomendaciones oficiales.

La Asociación Americana del Automóvil enumera también una serie de consideraciones para el camino.

  • Conducir despacio para mantener la tracción de los neumáticos.
  • Hacer los cambios de velocidad, sean aceleraciones o desaceleraciones, de forma paulatina.
  • Alargar el margen respecto a los vehículos que vayan por delante. Frenar es más complicado cuando el suelo está húmedo, nevado o helado, por lo que una mayor distancia facilita parar a tiempo en caso de que sea necesario.
  • No detenerse si no es necesario.
  • No acelerar de más en las cuestas, en cambio, aprovechar la inercia de bajadas previas. Esto es para evitar que las ruedas patinen y que el motor se sobrecaliente.

Jaime Gabaldoni, periodista de la cadena Univisión especializado en automóviles, explica que la “dinámica básica para conducir sobre nieve o hielo es mantener una aceleración constante; ni frenar ni acelerar de forma brusca”. La inercia, con la falta de tracción en los neumáticos por el estado del suelo, provoca derrapes o pérdidas de control al momento de intentar maniobras como esa. También sugiere, en este tutorial, evitar cambios de dirección del volante de manera brusca y, si se observa un accidente vial, tratar de no mirar el sitio del siniestro sino la dirección a donde se quiere ir .

Me quedé atascado en la nieve, ¿Qué debo hacer?

La NHTSA destaca la necesidad de portar triángulos de emergencia o algún otro dispositivo de alerta porque, en caso de atasco, es importante hacerse ver y avisar a otros conductores del percance.

Lo siguiente es entrar en contacto con los servicios de emergencia del estado en el que se transita. En este enlace, la Universidad de Oklahoma recopila los números de todo el país.

La AAA recomienda también entrar en contacto con la compañía aseguradora a la que está afiliado.

Dentro del auto, Gabaldoni indica que lo primero que hay que hacer es desactivar el control electrónico de tracción, en caso de que el vehículo cuente con ello. En este video explica que esto es “porque las ruedas deben poder moverse con libertad”.

Acto seguido, según el periodista especializado, hay que “mecer el auto”; pequeños movimientos hacia adelante y hacia atrás para apelmazar la nieve que está debajo del vehículo y apartar la que le rodea.

Si no es posible avanzar y retroceder, otra forma de hacerlo es girar el volante hacia ambos lados.

Al intentar avanzar hacia afuera del punto de atasco, procede la misma indicación que en carretera: una aceleración constante, sin acelerar a sobremanera.

Si las condiciones exteriores no representan un peligro, la recomendación de la NHTSA de portar una pala es para, precisamente, remover la nieve que pudiera haberse acumulado alrededor del vehículo.

Factchequeado es un medio de verificación que construye una comunidad hispanohablante para contrarrestar la desinformación en Estados Unidos. ¿Quieres ser parte? Súmate y verifica los contenidos que recibes enviándolos a nuestro WhatsApp +16468736087 o a factchequeado.com/whatsapp.

 

Notas relacionadas

Notas
Relacionadas

Más Noticias