Trabajadores migrantes son liberados de red de “esclavitud moderna” en USA

Muchos trabajadores migrantes experimentan abusos por parte de sus empleadores. | Foto: Pixabay.
Muchas veces los migrantes se muestran recios a hablar por temor a sus empleadores y su acceso a la justicia es prácticamente imposible. | Con información de La Opinión.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Cerca de 25 personas en Georgia fueron acusadas el mes pasado de tráfico ilícito de inmigrantes. Aproximadamente 100 migrantes mexicanos y centroamericanos fueron obligados a vivir en campamentos y trabajar en granjas en un empresa ilegal. Las autoridades calificaron esto como una forma de esclavitud moderna.

Tal vez te interese:  Personas con visas de visitantes son víctimas de trata y explotación laboral en EU
Tal vez te interese:  Reclutadores de trabajadores con visas H-2A: ¿cómo contactarlos y qué hacer para evitar fraudes?

La investigación para detener a esta banda criminal, llamada “Operación Cebolla Floreciente”, comenzó hace un año. Con el apoyo de varias agencias federales se investigo a la organización criminal internacional que se dedicaba, entre otros, a los siguientes delitos y que logró recaudar más de 200 millones de dólares:

  • Trata de personas.
  • Fraude de visas.
  • Trabajo forzoso.
  • Fraude postal.
  • Lavado de dinero.

¿Cómo engañaban a los migrantes?

Los miembros de la organización criminal se aprovechaban del programa federal de visas para trabajadores agrícolas migrantes, conocido cono H-2A. Estafaron a trabajadores inmigrantes de México, Guatemala, Honduras y otros países. Los acusados enfrentan cargos que pueden llevar hasta cadena perpetua.

La red criminal operaba en Georgia, Florida, Texas, México, Guatemala y Honduras. Los acusados amenazaron a las víctimas con violencia, una posible deportación y retenían sus documentos de viaje e identificación para obligarlos a trabajar. Además, les cobraban mucho por el transporte, la vivienda y la comida, tanto que los migrantes no podían pagar.

De acuerdo con los documentos judiciales, los migrantes fueron obligados a trabajar a punta de pistola y algunos fueron vendidos a granjas de otros estados. Los migrantes ganaban solo 20 centavos por cada balde de cebollas que desenterraban con sus propias manos.

Esta operación es la primera que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) persigue bajo un nuevo modelo de explotación laboral. La nueva estrategia tiene como objetivo castigar a los empleadores y no a los inmigrantes indocumentados afectados.

Los trabajadores liberados están recibiendo asistencia por parte un equipo de servicios para víctimas de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales. Sin embargo, su futuro aún es incierto.

Explotación laboral no es algo nuevo

El año pasado, una investigación de NBC News, encontró que a medida que el programa federal de visas H-2A se expande, más trabajadores se encuentran en una situación de vulnerabilidad ante posibles abusos.

Las leyes federales deberían garantizar condiciones de trabajo decentes, salarios justos y viviendas seguras para los trabajadores migrantes. Sin embargo, esto no siempre sucede y los migrantes muchas veces se muestran recios a hablar por temor a sus empleadores. Además, la mayoría de los trabajadores migrantes se encuentran usualmente en áreas rurales remotas y no hablan inglés.

Daniel Costa, director de investigación de políticas y leyes de inmigración del Instituto de Política Económica, afirmó que el acceso a la justicia es prácticamente imposible para muchos trabajadores migrantes.

Mientras, las autoridades siguen buscando más víctimas. Barry Paschal, portavoz de la oficina del Fiscal de Estados Unidos para el Distrito Sur de Georgia urgió a cualquier persona que tenga información sobre el caso a comunicarse a la Línea Directa Nacional contra la Trata de Personas.

Con información de La Opinión.