Daniel Ortega sale victorioso de la “farsa electoral” que fueron las elecciones en Nicaragua

Propagada de campaña de Daniel Ortega, en el parece junto a su esposa, la vicepresidenta, Rosario Murillo. | Foto: VOA.
Con esta última "victoria", Daniel Ortega gobernará el país un total de 20 años. Sus contrincantes para la presidencia están en la cárcel.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Expertos aseguran que los resultados de las elecciones presidenciales en Nicaraguano serán reconocidos internacionalmente. De acuerdo con los resultados preliminares, el ganador es el presidente Daniel Ortega.

Tal vez te interese:  6 claves para entender qué está pasando en Nicaragua

Elecciones en Nicaragua son una “farsa electoral”

José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch, aseguró que las elecciones en Nicaragua son una farsa. Afirmó que desde finales de mayo, el régimen de Daniel Ortega ha detenido y procesado arbitrariamente a 39 críticos del gobierno, incluidos 7 candidatos presidenciales. Fueron encarcelados por “traición a la patria”.

Además, insistió en que Ortega ejerce el control de todos los poderes del gobierno:

  • La Asamblea Nacional.
  • Los tribunales.
  • El Consejo Supremo Electoral.

Y que las las instituciones del estado son utilizadas para reprimir y castigar a cualquier persona que sea percibida como crítico.

“Ortega asume su cuarto mandato consecutivo a fuerza de represión, censura y miedo”, denunció Vivanco.

Gobierno de Daniel Ortega no será reconocido internacionalmente

El presidente de Diálogo Interamericano, Michael Shifter, considera que la mayoría de los gobiernos no reconocerán el resultado de las elecciones. También cree que Daniel Ortega está determinado a mantener el control y a no permitir ningún desafío. Shifter no cree que Ortega se modere o sea menos dictatorial, pues es algo que le ha funcionado hasta ahora.

Por su parte, Enrique Sáenz, un analista político nicaragüense exiliado, afirmó que otros 5 años de gobierno por parte de Ortega pueden agravar la situación de los nicaragüenses. Con la extensión de su mandato solamente creará una crisis política y económica para los ciudadanos.

El director de la Oficina de Asuntos Centroamericanos del Departamento de Estado, Patrick Ventrell, afirmó que en Nicaragua hay una dictadura. Además, advirtió que Ortega está decidido a mantenerse en el poder, incluso si eso lo obliga a aferrarse a las fuerzas militarse para sostener su gobierno.

Aumento de sanciones y migraciones

Shifter, de Diálogo Interamericano, aseguró que Estados Unidos va a imponer sanciones económicas y diplomáticas al gobierno de Ortega. Además, también afirmó que se revisará la membresía de Nicaragua en el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y Estados Unidos (CAFTA).

La Ley de Reforzamiento de la Adherencia de Nicaragua a las Condiciones para la Reforma Electora, conocida como ley Renacer, que se aprobó en el Congreso de Estados Unidos y sólo espera la firma del presidente Joe Biden, debe servir para presionar a Daniel Ortega. Con esta ley se podrá alinear la estrategia diplomática con las sanciones económicas.

Pero con el aumento de sanciones al país viene el aumento de la migración. Si se imponen más sanciones económicas, la situación económica de los nicaragüenses se va a agravar. Ahora, 6 de cada 10 nicaragüenses se trasladan a la frontera sur de Estados Unidos.

Más de 100 mil nicaragüenses han salido del país desde abril de 2018, cuando estallaron protestas sociales y se intensificó la represión por parte del gobierno.

Es un círculo que no termina, el aumento de sanciones hace que la situación en Nicaragua sea más difícil, con lo que las personas deciden migrar. Este aumento de migración significa más presión sobre las políticas migratorias de Estados Unidos y más presión sobre los planes con la región del Triángulo Norte.

Shifter considera que no se deberían imponer más sanciones si van a empobrecer a la población, que es lo que ha pasado en Venezuela y Cuba. Además afirmó que las sanciones no contribuyen a la democratización en este continente.