Activistas exigen alto a la violencia contra caravana migrante e investigación de asesinatos

La caravana migrante que salió de Tapachula el 23 de octubre de 2021 sigue avanzando hacia el centro de México. | Foto: Reuters / VOA.
Tres muertes y varios detenidos: este es el saldo de las agresiones de las autoridades contra la caravana migrante hasta ahora.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El día de ayer, jueves 4 de noviembre, la caravana migrante que avanza al sur de México tuvo un fuerte enfrentamiento con la Guardia Nacional; además, las autoridades detuvieron a cerca de 50 personas antes de la agresión. Debido a esto, un grupo de 20 organizaciones se unió para exigir un alto a la violencia. También, la investigación de tres asesinatos de miembros de la caravana migrante.

De acuerdo con un comunicado de estas organizaciones, las personas detenidas son, en su mayoría, mujeres, niñas y niños migrantes. Después de detenerlos, la Guardia Nacional (GN) intentó realizar otro operativo que desencadenó en un violento enfrentamiento con los miembros de la caravana.

Tal vez te interese:  Caravana migrante evalúa cambiar de ruta por miedo a operativos

Además de este enfrentamiento, el Colectivo de Observación y Monitoreo de Derechos Humanos en el Sureste Mexicano (COMDHSEM) ha documentado el feminicidio de una mujer haitiana. También, el asesinato de dos personas luego de que la GN disparara contra un vehículo en el que viajaban 13 migrantes.

Además, la GN y el Instituto Nacional de Migración (INM) intentaron detener al Padre Heyman Vázquez, en Huixtla, por trasladar a migrantes a un hospital.

Ante todas estas situaciones, organizaciones como el COMDHSEM, Mujeres Organizadas y el Servicio Jesuita a Migrantes exigen justicia. Deben investigarse los casos de abuso y asesinatos, pero también debe haber un alto a la violencia en general contra la caravana migrante.

Respeto y justicia para la caravana migrante

En la caravana migrante viajan personas vulnerables como niños, mujeres embarazadas, miembros de la comunidad LGBTIQ+ y hasta personas en silla de ruedas. Desde que salieron de Tapachula, Chiapas, el 23 de octubre, han avanzado bajo el asedio de la GN, el Instituto Nacional de Migración (INM) y de las autoridades locales.

Estas autoridades han detenido y retornado a varias personas migrantes a Tapachula. Muchas de estas personas necesitan protección internacional por sus circunstancias.

“El grupo de personas que camina por el estado de Chiapas busca condiciones de vida digna, así como respuestas a sus trámites de regularización y refugio”, dice el comunicado firmado por las organizaciones. Además, agrega, es responsabilidad del Estado otorgarles esta respuesta.

Debido a esto, las organizaciones firmantes exigen:

  1. Un alto a las políticas de contención y detención contra los miembros de la caravana migrante, ya que violan los derechos humanos de las personas.
  2. Respeto, garantía y restitución de los derechos de los miembros de la caravana.
  3. Acciones inmediatas para garantizar estos derechos. En estas acciones deben participar instituciones encargadas de velar por la protección de niños y mujeres, así como fiscalías especializadas y otras.
  4. Investigación de los asesinatos de una mujer y de un migrante cubano. También, justicia para las víctimas y acciones para evitar que esto se repita.
  5. Alto a la represión contra los miembros de la caravana migrante.
  6. Alto a la criminalización de la labor de defensores de los migrantes que acompañan la caravana.

Defensa de los migrantes debe continuar, pero sin violencia

Las organizaciones el COMDHSEM llevan meses documentado todo tipo de abusos contra la caravana migrante. Lo único que piden es que el Estado Mexicano garantice condiciones dignas para las personas que sólo buscan una vida mejor a su paso por México.

El día de ayer, tras el enfrentamiento con la GN, la mayoría de los miembros de la caravana llegó a Tonalá. Ahí recibió atención médica y donativos de alimentos.

En los próximos días continuará su camino hacia en centro de México. Es urgente que, en lo que resta de su trayecto, las autoridades dejen de vulnerar sus derechos y el Estado responda a sus peticiones tal como lo marca la ley.