Existen alternativas para las personas haitianas en México

| Esta opinión fue escrita por Lorena Cano, coordinadora de la Clínica Jurídica, Instituto para las Mujeres en la Migración, AC
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

En 2019 y 2020, en coordinación con Haitian Bridge Alliance y el Center for Gender and Refugee Studies, realizamos la investigación “Un viaje de esperanza: La migración de mujeres haitianas a Tapachula, México” sobre las barreras que enfrentan las mujeres haitianas en Tapachula y sus vínculos con la discriminación, el racismo y la xenofobia. En el documento se exploran las causas de la migración de la población haitiana, principalmente desde 2010, y se hace un recorrido por su historia de pobreza, invasión, desastres naturales, violencia de género y corrupción, todas ellas han detonado la salida masiva de su población en busca de condiciones de vida digna.

Tal vez te interese:  Estado mexicano, cómplice de expulsiones en cadena desde EUA
Tal vez te interese:  La salud mental de las personas migrantes

De acuerdo con la Organización de Estados Americanos (OEA), entre el 28 y el 70% de las mujeres haitianas han sido víctimas de violencia sexual y de género en su país.

Algunas jóvenes y adolescentes se han visto obligadas a ejercer la prostitución o el sexo transaccional para pagar sus estudios. En general, la violencia y discriminación en razón de género son las principales causas de la migración de las mujeres.

¿Qué originó la movilización de las mujeres haitianas a México?

Luego del terremoto de 2010 que devasto Haití, las mujeres y sus familias comenzaron a migrar hacia Brasil y Chile, dos países que en apariencia tenían las condiciones para establecerse. Una vez ahí encontraron trabajos temporales y documentos de residencia temporal (limitados), aun si enfrentaron cada día a:

  • Discriminación
  • Xenofobia y
  • Racismo

A partir de 2018, ambos países endurecieron sus políticas migratorias y las muestras de rechazo por parte de la comunidad se exacerbaron. Las mujeres haitianas y sus familias comenzaron a salir rumbo a México con la esperanza de llegar a un lugar que les permitiera mejores condiciones de vida.

La mayoría viajó por más de 3 meses atravesando hasta 11 países y zonas como la Brecha del Darién, entre Panamá y Colombia. Una franja selvática peligrosa y sin recursos básicos como agua y comida, además de la presencia de robos, agresiones sexuales y otros actos violentos.

Su suerte no fue (ni es) diferentes al llegar a México, al rechazo y el racismo por parte de las autoridades del Instituto Nacional de Migración (INM) y la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) y de la comunidad, se suma lo complejo que es encontrar un trabajo, una vivienda y acceder a servicios de salud y educación, además del bajo reconocimiento de la condición de refugiados en comparación con otras nacionalidades. Entre enero y agosto de 2021 la Comar recibió 77 mil 559 solicitudes de asilo, 30% corresponden a personas de nacionalidad haitiana; sin embargo apenas el 29% de dichas solicitudes fueron resultas como positivas en comparación con el 97% de Venezuela y el 86% de El Salvador.

Esperar indefinidamente, el destino de los solicitantes de asilo

Muchas personas haitianas, principalmente mujeres y familias, han permanecido en Tapachula por más de 1 año en busca de alternativas de regularización migratoria y oportunidades para construir una vida digna sin una respuesta eficaz por parte de las autoridades. Hace unas semanas, ante la desesperación, varias familias decidieron emprender el camino a otros estados del país en busca de empleo –algunas contaban con el reconocimiento de refugiadas, estancia por razones humanitarias o con constancias de trámites en curso-, la respuesta de los agentes del INM y la Guardia Nacional fue una brutal represión, desembocando en detenciones arbitrarias, deportaciones ilegales y separación familiar. Todas fuimos testigas a través de las imágenes y videos que circularon.

Quienes lograron llegar a la frontera con EE.UU., nuevamente se enfrentaron al desprecio y violencia ahora de los agentes de la patrulla fronteriza estadounidense. Además de las expulsiones bajo Título 42, política vigente desde marzo de 2020. De acuerdo con la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los EE.UU., de marzo de 2020 a julio de 2021 se han registrado un millón 077 mil 174 eventos de expulsión. Se estima que 2 mil personas migrantes están viviendo en tiendas de campaña en campamentos improvisados a lo largo de la frontera entre México y EE.UU.

Ante el cierre de fronteras y la paralización de sus procesos de estancia migratoria regular en México, las personas haitianas se encuentran en un limbo desesperante:

  • Sin documentos
  • Sin trabajo
  • Casa
  • Ni servicios de salud
  • Ni educación

La Comar está rebasada y ha dicho que las personas haitianas que vienen de Chile o Brasil no son solicitantes de protección, pese a que el marco jurídico nacional e internacional establece otra cosa, mientras que el INM ha acordado deportaciones a Puerto Príncipe que han iniciado esta semana.

Activistas piden atender las peticiones de asilo

IMUMI, en coordinación con organizaciones de México, EE.UU. y Centroamérica ha llamado al gobierno mexicano a incrementar la capacidad de la Comar para atender las solicitudes de asilo, y al INM para que agilice la regularización migratoria ya sea por razones humanitarias, formas migratorias múltiples, regularización por vínculo familiar, residencia temporal o interés superior de la niñez, todas estas figuras están contempladas en la Ley de Migración. Además de capacitar a los agentes de migración, de la COMAR y la Guardia Nacional contra el racismo anti-negro y las condiciones de Haití.

El Estado mexicano cuenta con un marco legislativo nacional e internacional amplio para proteger a las personas migrantes y solicitantes de protección internacional. Esto a través de la regularización y relocalización hacia otras ciudades de México. Estas opciones exigen tomar en cuenta los distintos contextos, perfiles y necesidades de las personas, además de colaboración interinstitucional en los tres niveles de gobierno, de agencias Naciones Unidas en México, de la sociedad civil y la academia, además de voluntad política para llevarlas a cabo.