¿Puedo contagiarme de coronavirus durante las relaciones íntimas?

La ginecóloga Ofelia Sánchez nos dice qué precauciones tomar si queremos tener relaciones sexuales durante la pandemia. Foto: Pexels
LA VIDA POST-COVID: Tener una pareja da estabilidad al ser humano, estimula una hormona que reduce el estrés y tiene beneficios sobre la presión arterial, según los científicos. Y el contacto íntimo es, sin duda, una parte fundamental de las relaciones. Pero ¿pueden ser una fuente de contagio de coronavirus?
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Conexión Migrante investigó sobre el tema y entrevistó a la doctora Ofelia Sánchez Pacheco, experta ginecóloga de la Ciudad de México, para conocer los riesgos y precauciones que debemos tomar al tener relaciones íntimas.

A continuación te presentamos algunos consejos para cuatro casos distintos: si vives con tu pareja; si no vives con ella; si alguno de los dos teme estar contagiado, y si alguno ya tuvo Covid-19, pero el otro no.

¿Viven juntos? Extremen la higiene

Lo primero que debes tomar en cuenta, es que todo contacto a menos de 2 metros con una persona infectada de Covid-19 supone un riesgo de contagio para ti, exista o no actividad sexual.

Por ello, durante la pandemia sólo es recomendable mantener relaciones sexuales con tu pareja si ustedes viven juntos y han compartido techo durante el confinamiento.

Si alguno de los dos (o ambos) ya se incorporó al trabajo, los riesgos de contagio de coronavirus aumentan.

Es importante tener en cuenta que cualquiera de los dos puede convertirse en un portador del virus. Puede manifestar claramente la enfermedad, pero también puede ser un portador asintomático (es decir, un enfermo de Covid-19 que no presenta malestar alguno).

De acuerdo con BBC Mundo, estar en un lugar cerrado con un portador de coronavirus es una situación de alto riesgo de contagio. Este riesgo disminuye si ambos usan mascarilla y si mantienen ventilado el lugar.

Sabemos que usar cubrebocas mientras estamos en nuestra propia casa es complicado. Sin embargo, aunque no haya signos de contagio, la ginecóloga Sánchez recomienda seguir por lo menos algunas medidas de precaución al compartir la intimidad.

Además de la ventilación, la especialista recomienda evitar o reducir temporalmente los besos durante las relaciones íntimas.

Antes de un contacto íntimo, lo ideal es que ambos tomen un baño o desinfecten perfectamente sus manos. Esto puede parecer extraño y poco romántico, pero recordemos que las manos son el vehículo transmisor del virus. A través de las caricias se puede llevar el virus a la boca, la nariz o los ojos, que son la puerta de acceso para infectarnos.

Otro consejo es que, al menos durante algún tiempo, reduzcan el contacto directo entre los rostros mientras tienen relaciones íntimas.

Tal vez te interese:  Por primera vez en 4 meses, NY no registró muertes por coronavirus

Cuando el encuentro haya terminado, se recomienda apartar las sábanas y destinarlas inmediatamente al lavado. Si el encuentro ha tenido lugar en un sitio distinto al dormitorio, hay que limpiar el espacio con agua y jabón. Se debe desinfectar el área en donde se sostuvo el encuentro de pareja para eliminar cualquier resto de fluidos corporales.

Si utilizan juguetes sexuales durante la intimidad, éstos también deberán ser lavados y desinfectados antes y después de usarlos.

Usar preservativo también puede ser muy útil. La ginecóloga Ofelia nos cuenta que se ha demostrado que el nuevo coronavirus está presente en el semen, la orina y las heces fecales.

Aún no se ha comprobado que el Covid-19 se contagie por la vía sexual. Aun así, lo más recomendable es evitar entrar en contacto directo con estos fluidos o desechos del cuerpo.

También existen los protectores orales. Tú y tu pareja podrían usarlos en caso de que practiquen sexo oral. Así evitarán que el semen entre en contacto con la mucosa bucal.

Si no viven juntos, eviten tener relaciones íntimas

En caso de que tú y tu pareja vivan separados, el riesgo de contagio de Covid-19 es mayor. En estos casos es mejor evitar las relaciones íntimas durante algún tiempo.

Sabemos que no es una recomendación fácil. Pero los riesgos de contagio crecen de forma importante cuando entramos en contacto cercano con personas con las que no estamos viviendo, quienes, a su vez, conviven con otras personas durante el transporte o en el trabajo.

Tal vez te interese:  ¿Qué significa que el Covid-19 sea una pandemia?

Temo tener Covid-19

Si tú o tu pareja han presentado síntomas de la enfermedad, o si tienen sospecha de contagio, la especialista recomienda que eviten todo tipo de cercanía física, incluyendo, por supuesto, las relaciones sexuales. Deben iniciar unos días de confinamiento, cada uno por separado (en distintas habitaciones si habitan la misma casa).

Recuerden que es importante que mantengan una comunicación abierta respecto al tema. Así sabrán cómo actuar si alguno de los dos presenta molestias.

También ten en mente que lo más recomendable es que, si vas a ver a alguien que no vive contigo, lo hagas fuera de casa, en un lugar al aire libre.

Además, deberán usar mascarillas todo el tiempo, y reducir el contacto físico al mínimo.

Uno de los dos ya tuvo coronavirus

Desafortunadamente, este coronavirus es nuevo y aún falta mucha evidencia científica sobre sus efectos.

Sin embargo, ya se sabe que sí es posible reinfectarse después de haber tenido Covid-19. En estos casos, suelen desarrollar los mismos síntomas o incluso enfermar más gravemente.

Por otra parte, los médicos consideran que un paciente recuperado y sin síntomas puede seguir siendo contagioso por aproximadamente 14 días más (dependiendo de la gravedad de su caso).

Por lo tanto, aunque tu pareja haya tenido Covid-19 y se haya restablecido, es importante esperar al menos tres semanas antes de tener relaciones sexuales. Esto evitará que haya contagio.

Además de estos consejos, la ginecóloga Sánchez enfatiza en la recomendación de reducir al mínimo el número de parejas sexuales durante la pandemia.

También reitera que, si alguno de los miembros de la pareja tiene una enfermedad crónica como hipertensión, diabetes u obesidad, resulta todavía más importante seguir estas medidas sanitarias.