Control del Senado de USA queda pendiente hasta enero de 2021

Congreso USA VOA
El Senado cuenta con cien escaños y los republicanos se colocan a la cabeza con la mayoría relativa tras las elecciones presidenciales
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El senador Dan Sullivan, de Alaska, fue reelegido el miércoles, asegurando a los republicanos al menos 50 escaños en el Senado por los próximos dos años, mientras que el control de la Cámara Baja permanece incierto hasta que se celebren dos elecciones de segunda vuelta en Georgia a principios de enero.

La Cámara Alta cuenta con cien escaños, que se van renovando por tercios cada dos años.

En caso de empate, es el vicepresidente del país, que ostenta también el cargo de presidente del Senado, es quien emite un voto decisivo.

Con los republicanos reteniendo la mitad de los escaños en el Senado, la atención ahora se centra en las dos elecciones de segunda.

Estas se realizarán el 5 de enero en el estado sureño de Georgia.

Tal vez te interese:  Mexicanos al Congreso: estos son los migrantes que ganaron las elecciones en USA

Aunque los legisladores republicanos David Perdue y Kelly Loeffler se hicieron con los escaños, fracasaron en ganar la mayoría la semana pasada.

Esto los obliga a pasar a la segunda vuelta.

Perdue se enfrenta al demócrata Jon Ossoff, un periodista de investigación que perdió por un estrecho margen una elección en 2017 por un escaño en la Cámara de Representantes antes de tratar de expulsar a Perdue del escaño del Senado que ocupa desde 2015.

Tal como están las cosas, los demócratas tendrán al menos 48 de los 100 escaños del Senado durante los próximos dos años.

¿Qué pasará con los republicanos tras la segunda vuelta?

Si los republicanos conservan uno de los escaños de Georgia o ambos, tendrán la mayoría en el Senado durante los próximos dos años.

En el caso de que Ossoff y Warnock ganen habría una división al 50% entre republicanos y demócratas.

En el caso de empate en el Senado, el voto decisivo lo emitiría quien se proyecta como futura vicepresidenta, Kamala Harris.

De este modo, los demócratas podrían obtener una mayoría en todos los comités de la cámara que consideran legislación y aprueban los nombramientos del presidente para cargos gubernamentales clave y jueces en los tribunales federales.

Si los demócratas votaran como un bloque, tal mayoría le daría al presidente electo Joe Biden la oportunidad de obtener la aprobación de su agenda.

Pero si los republicanos retienen el control del Senado, junto con el control demócrata continuo de la Cámara de Representantes que ya está asegurado, la posible administración de Biden y los legisladores rebeldes probablemente se verían obligados a entablar amplias negociaciones sobre temas tan polémicos como impuestos, inmigración, atención médica y más.