Iglesias en Nuevo México pueden reabrir al 25% de su capacidad

Después de un proceso legal, se anunció la reapertura de iglesias en Nuevo México para realizar Misas y otros servicios religiosos.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El gobernador de Nuevo México determinó aplicar a las iglesias los mismos criterios de reapertura de las empresas minoristas: podrán reabrir al 25% de su capacidad durante esta etapa de la pandemia de coronavirus.

Montse Alvarado, vicepresidenta y director ejecutivo de Becket (una firma de abogados que defienden la libertad religiosa), celebró la decisión.

Becket presentó un escrito en el caso de Legacy Church de Albuquerque contra la orden de salud pública del estado. En esta orden, el gobernador incluía a las iglesias como centros de reuniones masivas que debían prohibirse.

La firma de abogados emitió su opinión a fin de colaborar con la corte en la resolución del proceso.

Cierre y reapertura de iglesias

El gobernador de Nuevo México, Lujan Grisham, cerró negocios no esenciales el 24 de marzo y prohibió las “reuniones masivas” de cinco o más personas en el estado.

Las iglesias estaban inicialmente exentas de la prohibición. Sin embargo, las diócesis católicas suspendieron las Misas públicas a fines de marzo para ayudar a frenar la propagación del coronavirus.

El Sábado Santo, 11 de abril, Grisham extendió la prohibición de “reuniones masivas” para incluir lugares de culto.

Cuatro días después, Monseñor Peter Baldacchino anunció que la Diócesis de Las Cruces reanudaría las Misas públicas, siendo la primera diócesis católica de EEUU en reabrir las iglesias durante la pandemia.

Tal vez te interese:  Ebrard presenta resultados sobre política migratoria

El obispo permitió que se ofrecieran Misas al aire libre de manera espaciada, o dentro de las iglesias con menos de cinco personas presentes.

Después de esto, Legacy Church en Albuquerque realizó una demanda por la política estatal del 11 de abril. Argumentó que se requerirían más de cinco personas en la iglesia para sus celebraciones y transmisiones en vivo.

El 13 de mayo, el gobernador permitió que algunas empresas minoristas del estado reabrieran al 25% de su capacidad. Aunque las iglesias tenían un 10% de capacidad para servicios religiosos y reuniones, no se les permitía abrir.

Legacy Church presionó al estado sobre este asunto. Declaró que pequeños grupos como los de estudios bíblicos y de apoyo para adicciones no podían reunirse en la iglesia bajo las restricciones vigentes.

Finalmente, el 16 de mayo, el estado modificó sus restricciones de emergencia de salud pública. Permitió la reapertura de las iglesias para celebrar liturgias y reuniones al 25% de su capacidad.

El caso fue uno de los muchos presentados por las iglesias de todo el país contra las restricciones de salud pública para las reuniones religiosas.

El fiscal general William Barr dijo que los estados tienen la autoridad de restringir las libertades temporalmente durante una emergencia de salud pública.

Sin embargo, las restricciones deben aplicarse de manera imparcial y no pueden “singularizar” a las iglesias por responsabilidades a las que no están sujetos los negocios como “salas de cine, restaurantes, salas de conciertos y otros lugares de reunión”, dijo en un comunicado el 14 de abril.

Texto: ACI Prensa