Fallece el historiador, filósofo y humanista Miguel León Portilla a sus 93 años

Fallece el historiador, filósofo y humanista Miguel León Portilla a sus 93 años
Miguel León Portilla, fue “estudioso y defensor comprometido de las culturas originarias de nuestro país, académico insigne, investigador dedicado y persona de bien”
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El historiador, filósofo y humanista, Miguel León Portilla fallece la noche del 1 de octubre de 2019 a sus 93 años , informó la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Miguel León Portilla fue “estudioso y defensor comprometido de las culturas originarias de nuestro país, académico insigne, investigador dedicado y persona de bien”, dijo la UNAM.

A través de Twitter, la UNAM dio a conocer la triste noticia de la muerte del maestro Miguel Portilla.

“La Universidad Nacional Autónoma de México informa del muy lamentable deceso, a los 93 años, del Dr. Miguel León-Portilla, ilustre universitario, humanista, maestro de maestros, investigador emérito y doctor honoris causa de esta casa de estudios”.

El también lingüista Miguel León Portilla siempre luchó en pro de los pueblos indígenas, para darles el valor y reconocimiento que merecen.

Entre las múltiples enseñanzas que Miguel Portilla deja a las siguientes generaciones sobresalen su amor por la cultura y las lenguas de los pueblos originarios de México, así como la responsabilidad de preservarlas y difundirlas.

Opinaba que en el siglo XXI habrá una disyuntiva: o mueren muchas lenguas o se salvan.

“Hay lingüistas que dicen que de las 5 mil lenguas existentes en el mundo no van a quedar ni 100. Digo que pueden quedar muchas más, depende de nosotros, que somos maestros, y de cierta manera lingüistas, los que estamos interesados en la historia de nuestro país y reconocemos que es una riqueza”, sostenía.

“Cuando muere una lengua es una tragedia para la humanidad. Y la poesía es la flor más bella de la expresión humana; tenemos una poesía bellísima en náhuatl, maya, purépecha, etcétera”.

Realizó sus estudios en la Universidad de Loyola, en Los Ángeles, California, donde obtuvo un grado en Artes en 1951. En 1956 recibió el doctorado en filosofía por la UNAM.

Tal vez te interese:  Tiroteo en Colorado: Joe Biden pide prohibir armas de asalto en USA

Entre 1955 y 1963 desempeñó los cargos de subdirector y director del Instituto Nacional Indigenista Interamericano. A partir de 1963 y durante más de una década fue director del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM y entre 1974 y 1975 fue nombrado cronista de la Ciudad de México.

En 1995 ingresó a la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos en el área especial de antropología e historia.

Miguel Portilla fue:

  • Historiador
  • Filósofo
  • Orador
  • Editor
  • Traductor
  • Escritor
  • Lingüista
  • Nahuatlato (quien habla náhuatl)
  • Etnógrafo
  • Antropólogo
  • Arqueólogo
  • Experto en cultura, literatura y pensamientos indígenas
  • Defensor de los derechos de los pueblos originarios y promotor de su riqueza intelectual y espiritual.

Por otro lado, el presidente Andrés Manuel López Obrador mandó condolencias a la familia y dijo que Miguel Portilla fue “un férreo defensor de las culturas originarias”.

“Lo siento mucho. Qué erudición tenía, qué compromiso tan grande con la cultura mexicana y qué alegre era”.

Esteban Moctezuma, secretario de Educación Pública, dijo que Miguel Portilla fue “una de las cumbres intelectuales de nuestro país”, mientras Alejandra Frausto, secretaria de Cultura, sostuvo que el trabajo del académico dio “voz a los vencidos”.

León Portilla es autor de Visión de los vencidos (1959), el catálogo de testimonios y pinturas que describen el impacto que tuvo la Conquista en la cultura náhuatl.

Miguel León Portilla fue integrante de El Colegio Nacional. Electo el 9 de diciembre de 1970, ingresó a la institución el 23 de marzo de 1971 con la conferencia “La historia y los historiadores en el México antiguo”, que fue contestada por Agustín Yáñez.

Disfrutó siempre de la docencia, que es la manera más noble de compartir el conocimiento, al grado de que afirmaba que daría clases hasta el último día de su vida: “No quiero jubilarme nunca y creo que tengo derecho a hacerlo como profesor emérito”. Y en cada oportunidad expresaba su orgullo de pertenecer a la UNAM.

Con información de Agencias