Revocar la nacionalidad por nacimiento podría desencadenar una batalla legal .
Revocar la nacionalidad por nacimiento podría desencadenar una batalla legal.

El presidente Donald Trump dijo el martes que quiere ordenar el final del derecho constitucional que permite conceder la ciudadanía a los hijos nacidos en territorio estadounidense de padres no residentes e inmigrantes en situación irregular.

Las declaraciones de Trump, hechas a la serie documental “Axios” de HBO, llegan en medio de su campaña para imponer estrictas políticas migratorias antes de los comicios legislativos de la próxima semana.

El mandatario dijo que lo puede hacer firmando una orden ejecutiva: “Siempre me dijeron que necesitaba una enmienda constitucional. ¿Adivina qué? No hace falta”, dijo a Axios.

El paso parece otra forma de centrarse en la inmigración con vistas a animar su base y ayudar a los republicanos a retener el control del Congreso en las elecciones del 6 de noviembre.

Tal vez te interese:  Irineo Mujica se va a huelga de hambre por violencia contra migrantes

Una persona al tanto del debate interno en la Casa Blanca dijo a The Associated Press que el tema del derecho a la ciudadanía por haber nacido en territorio estadounidense ha sido abordado varias veces en el último año pero que hay algunos dentro del mismo gobierno que se oponen a esa medida.

Funcionarios del gobierno dicen que es poco probable que se tome una decisión sobre el tema antes de las elecciones del 6 de noviembre.

Revocar la nacionalidad por nacimiento podría desencadenar una batalla legal sobre la capacidad unilateral del presidente de cambiar una enmienda a la Constitución.

La 14ta Enmienda permite que “todas las personas nacidas o naturalizadas en Estados Unidos y sometidas a su jurisdicción sean ciudadanos de Estados Unidos y de los Estados en que residen”.

Intentar poner fin a la llamada ciudadanía por derecho de nacimiento recogida en la Enmienda 14ta apuntaría directamente a la Constitución y probablemente generará batallas legales inmediatas y una posible oposición en el Congreso.

Cambiar una enmienda en la Constitución requeriría el apoyo de dos tercios de la Cámara de Representantes de EE.UU. y el Senado y el respaldo de tres cuartas partes de los órganos legislativos estatales en una convención constitucional.

Sin embargo, Trump dijo que había hablado con su asesor legal y que le habían notificado que podía realizar el cambio por su cuenta, en contra de la opinión de muchos expertos constitucionales.

Consultado por la legalidad de una orden ejecutiva de este tipo, Trump dijo: “Están diciendo que puedo hacerlo solo con una orden ejecutiva”.

Sin embargo, expertos en temas legales afirman que Trump no tiene autoridad para negar la ciudadanía mediante un decreto presidencial.

El director del Proyecto sobre los Derechos de los Inmigrantes de la Unión de Libertades Civiles de Nueva York, Omar Jadwat, dijo el martes que la constitución es muy clara al respecto.

“Si uno nace en Estados Unidos, es ciudadano”, afirmó. “Es escandaloso que el presidente crea que puede desconocer las garantías constitucionales mediante una orden ejecutiva”.

Otros analistas sostienen que existe alguna posibilidad de que Trump pueda imponer esa medida.

“Un presidente puede ordenar a sus organismos que acaten su interpretación de los fallos de la Corte Suprema, que se limitan a los hijos de los inmigrantes con domicilio permanente (la corte nunca emitió un fallo sobre los hijos de turistas o inmigrantes sin permiso de residencia)”, dijo Jon Feere, asesor del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas.

Tal vez te interese:  Migrantes de caravana rechazan oferta para quedarse en México

Feere, quien ha advertido que Trump puede limitar la cláusula de la ciudadanía mediante una orden ejecutiva, indicó que este podría “ordenar a sus dependencias que emitan números del Seguro Social y pasaportes solo a los recién nacidos que tienen al menos un padre que es ciudadano o inmigrante con domicilio permanente en EE.UU.”, explicó el experto.

EE.UU. no es el único país en dar ciudadanía a nacidos

Un estudio del Centro de Estudios de la Inmigración del 2010, citado por AP, indicó que 30 países dan la ciudadanía a toda persona nacida en su territorio.

Pero Trump aseguró en el fragmento de entrevista publicado el martes que Estados Unidos es “el único país en el mundo” donde una persona viene, tiene un bebé y el bebé adquiere la ciudadanía y sus beneficios.

“Es ridículo. Ridículo. Y tiene que acabar”, advirtió sobre la enmienda que tiene 85 años de vigencia.

No quedó inmediatamente claro qué tan rápido se procesaría una orden ejecutiva.

Trump, sin embargo, no tuvo en cuenta durante la entrevista con Axios que no solo EE.UU, sino otros países como Canadá, Argentina, Chile, Venezuela, México, Uruguay, Cuba y Brasil también otorgan la nacionalidad por nacimiento.

Europa en cambio tiene políticas más restrictivas en este sentido.

En España, por ejemplo, un niño nacido en el país de padres extranjeros será ciudadano solamente si los progenitores carecen de nacionalidad o si la legislación en el país de origen no considera al nacido en el extranjero.

La posibilidad de que ocurra abre un debate sobre cómo podría esto influenciar hacia eventuales cambios en las políticas migratorias de países de la región.

Texto de Voz de América

Comentarios

comentarios

- Publicidad -