24 de junio de 2024
DOLAR: $18.24
Search
Close this search box.
24 de junio de 2024 | Dolar:$18.24

OPINIÓN | La diferencia entre las políticas migratorias de Biden y las propuestas de Trump (segunda parte)

En su campaña actual, Trump está de regreso con sus mensajes nacionalistas, racistas y xenófobos, incitando a sus seguidores con mensajes de invasión de personas extranjeras y los fracasos de la administración de Biden para controlar la frontera.

Hace unos días hablamos de cuáles han sido las estrategias y políticas migratorias de Biden que, aunque poco se entienden, están encaminadas a garantizar el derecho de las personas a solicitar asilo, como lo establece la legislación estadounidense, mirando a la población migrante como un factor positivo para la sociedad y la economía. Las personas van a continuar migrando, la región cuenta con países que cometen graves violaciones a derechos, además de encontrarse en situaciones de pobreza extrema e inseguridad, exacerbadas por los efectos del cambio climático.

En contraste, aunque no es difícil imaginar una nueva administración de Trump porque ya vivimos cuatro años de políticas migratorias de terror, incluyendo la construcción de más muros fronterizos, las atrocidades que ocurrieron a las personas esperando sus casos de asilo en México bajo el programa “Quédate en México”, la separación familiar bajo la política cero tolerancia, las presiones a México y Centroamérica para firmar acuerdos de tercer país seguro, y las expulsiones de personas a México bajo Título 42. Igual que Biden, Trump se enfocó en órdenes ejecutivas porque no hubo consenso en el Congreso para pasar la legislación restrictiva que hubiera querido, y tuvo que acatarse a las órdenes judiciales de los litigios en las cortes federales que impedían que hiciera todo lo que hubiera querido (veda musulmana, prolongación de tolerancia cero, etcétera). En términos de números, Trump se benefició de la baja en la movilidad durante la pandemia en 2020.

En su campaña actual, Trump está de regreso con sus mensajes nacionalistas, racistas y xenófobos, incitando a sus seguidores con mensajes de invasión de personas extranjeras y los fracasos de la administración de Biden para controlar la frontera. Trump promete restringir el acceso a Estados Unidos en la frontera, pero también a través de vedas para ciertas nacionalidades. Promete reinstalar “Quédate en México” y promover deportaciones masivas de personas indocumentadas en EUA, amenazando a más de 11 millones de personas que se encuentran en esta situación actualmente. También promete terminar con DACA y restringir los programas de visas familiares y otras maneras de migrar de forma regular a su país. Así como más militarización y más muros. Probablemente apoyaría la intensificación de la participación de los estados en el control migratorio, como el gobernador de Texas ha estado promoviendo, pero eso será un tema de litigio constitucional.

Tal vez te interese:  OPINIÓN | El Entendimiento Bicentenario

En sus mensajes en la frontera, en días pasados, los dos hicieron ver sus diferencias. Biden pidió a Trump que apoyará la propuesta legislativa bipartidista que contiene medidas restrictivas para la frontera, mientras Trump reclamó a Biden por “dejar entrar a migrantes”. La ironía es que la propuesta legislativa es apoyada por muchas congresistas republicanas, y rechazada por varias demócratas porque viola el derecho al asilo, pero Trump ha incidido en contra porque no quiere que Biden tenga un logro en materia migratoria durante la campaña electoral, demostrando que lo que más le importa es la retórica y no la política en sí.

Ambos candidatos tienen en común que ninguno ha podido disuadir la movilidad en la región porque las personas que viven la violencia y en pobreza extrema van a buscar la sobrevivencia a pesar de las políticas migratorias, y los traficantes de personas migrantes siempre están a la orden para esquivar cualquier medida restrictiva.

Aunque como todas las administraciones estadounidenses, hay una falta de reconocimiento de Biden y Trump sobre la contribución de las políticas estadounidenses en la región como causas de la movilidad humana –sanciones a Cuba, Nicaragua y Venezuela, políticas económicas que se han enfocado en la extracción de recursos, y la falta de políticas para mitigar el cambio climático que tienen un impacto desigual en países de la región, especialmente en el Caribe y Centroamérica.

Esperamos que los próximos meses encaucen la discusión a lo realmente importante, el derecho de las personas a solicitar protección y el impacto negativo de las políticas de contención y la externalización de las fronteras. Son vidas, no números, ni cosas, ni monedas de cambio.