12 de junio de 2024
DOLAR: $18.45
Search
Close this search box.
12 de junio de 2024 | Dolar:$18.45

Migrantes detenidas por INM denuncian violencia obstetrica

El IDHIE recomendó al Instituto Nacional de Mujeres realizar visitas constantes a las estaciones migratorias del INM para proteger a las mujeres migrantes embarazadas.
Resultan alarmantes los testimonios de mujeres embarazadas en la estación migratoria de Tlaxcala, dice el IDHIE

A su paso por México, las mujeres en condición de migración irregular, además de maltratos físicos y psicológicos, viven una de las modalidades de violencia obstétrica dentro de las estaciones migratorias del Instituto Nacional de Migración (INM).

Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, define a la violencia obstétrica como un tipo de violencia contra la mujer, implica cualquier acto u omisión por parte del personal de salud médico o administrativo de los servicios de salud públicos o privados del Sistema Nacional de Salud que violen los principios rectores de la ley o que dañe física o psicológica, lastime, discrimine o denigre a la mujer durante el embarazo, parto o puerperio; así como la negación del servicio médico y la vulneración o limitación de los derechos humanos sexuales y reproductivos de la mujer.

El Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuría, S.J., (IDHIE) y el Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana de Puebla, en su informe Vidas en contención: privación de la libertad y violaciones a derechos humanos en estaciones migratorias de Puebla y Tlaxcala, 2020-2021, documento que las mujeres migrantes son víctimas de violencia obstétrica durante el embarazo, por la negación o limitación de servicios de salud, pese a su estado gestante.

Esto, tras hacer un monitoreo en las estaciones migratorias de ambas entidades, de 202o hasta agosto de 2021, para documentar las violaciones a los derechos humanos de los migrantes, sobre todo de aquellos que integran grupos en mayor vulnerabilidad, como las mujeres embarazadas que migran hacia Estados Unidos y otros países.

“Resultan alarmantes los testimonios de mujeres embarazadas en la estación migratoria de Tlaxcala en donde únicamente en una visita se permitió al equipo hablar con ellas. Se tuvo oportunidad de hacer 3 entrevistas con mujeres embarazadas y una más no se pudo completar, pero la mujer tenía 5 meses de embarazo”, cita el informe.

Tal vez te interese:  La migra ya no podrá detener a las mujeres embarazadas o lactantes

Según los testimonios colectados, las mujeres embarazadas tuvieron acceso a una consulta médica, pero esta fue únicamente para checar signos vitales básicos, no para verificar la evolución del bebé en etapa de desarrollo.

El IDHIE, a través de sus investigadores, atestiguó que ninguna de esas mujeres migrantes embarazadas tenía consideración especial, a pesar de su estado.

Dentro de la estación migratoria, todas permanecen en el mismo espacio, con familias y menores no acompañados y en condiciones de hacinamiento. Las mujeres embarazadas migrantes comparten “la misma colchoneta con sábanas y cobijas sucias”.

A pesar de que su estado de gestación les requiere condiciones de higiene más estricta, no tuvieron acceso inmediato a los sanitarios, y en caso de que este les fuera concedido, debían solicitarlo con anticipación. Este servicio solo está disponible de día, de noche no podían ingresar.

“Sin duda esto es grave y más aún para una mujer con embarazo avanzado”, puntualizó la organización dedicada a investigar las condiciones de tránsito y estancia de los migrantes irregulares en México.

“Una de ellas compartió que tomaba poca agua para evitar ir al sanitario. El tomar poca agua o el contener la necesidad de orinar puede ser riesgoso para la salud y más aún durante el embarazo”.

Para las mujeres con un embarazo más avanzado, de hasta 7 meses; es decir, que estaban a punto de dar a luz, su angustia dentro de las estaciones migratorias del INM era más evidente por la incertidumbre de no saber cuándo las liberarían porque querían llegar lo antes posible a los Estados Unidos para reunirse con sus familiares allá.

Estas incidencias registradas por el IDHIE, en agravio de las mujeres migrantes embarazadas viola los estándares desarrollados por el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de la ONU, sobre la privación de libertad de las personas migrantes porque la detención de personas migrantes en otras situaciones de vulnerabilidad o de riesgo, como mujeres embarazadas, madres en lactancia, personas adultas mayores, personas con discapacidad, personas lesbianas, homosexuales, bisexuales, transgénero e intersexuales, o sobrevivientes de trata de personas, tortura y otros crímenes serios, no debe ocurrir.

Como consecuencia, el IDHIE recomendó al Instituto Nacional de Mujeres realizar visitas constantes a las estaciones migratorias o entablar comunicaciones y vinculaciones más cercanas con el DIF y autoridades de salud para atender a familias migrantes con mujeres, niñas y, sobre todo, a mujeres embarazadas que son detenidas en oficinas u otros espacios del INM.

Esto, debido a que su condición requiere atención especial al necesitar alimentación y cuidados especiales, en particular cuando se les prohíbe ir al baño durante al menos 12 horas en las noches.

Notas relacionadas