José Luis Cortez y su familia le dan de comer a migrantes en Tijuana

José Luis Cortez y su familia le dan de comer a migrantes en Tijuana. | Foto: Cortesía de José Luis Cortez.
José Luis Cortez y su familia saben las necesidades de los migrantes en Tijuana. Por lo cual, les dan de comer todos los fines de semana.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

José Luis Cortez y su familia viven en Tijuana. Cada fin de semana van a un lugar llamado El Canal y apoyan a los migrantes dándoles de comer.

Tal vez te interese:  “Agarré la maleta para buscar nuevas oportunidades”: José Riaza
Tal vez te interese:  “Cumplí el sueño americano, ahora quiero aportar en mi país”: Mr. Tempo

Esta iniciativa nació luego de que José Luis Cortez y su familia se congregaran en la Iglesia Pentecostal Alfa y Omega, donde aprendieron a ayudar al prójimo. Por lo que decidieron apoyar a los migrantes.

“Empezamos llevándoles alimentos porque aquí, en Tijuana, los migrantes son rescatados por algunas personas de la sociedad. Si se acercan a un centro comercial o gasolinera, pero los corren por su aspecto. Quisimos ir a apoyarlos y ayudarlos”, dijo José Luis Cortez, en entrevista con Conexión Migrante.

De lunes a viernes, José Luis Cortez trabaja como taxista en una base de taxis que está en la Catedral de Tijuana. Por lo que se dio cuenta de todas las necesidades que tienen las personas migrantes.

“Hacemos esta labor para que estén bien. Hay gente de diferentes partes del mundo. Uno mira cómo llegan a batallar aquí en Tijuana. Ellos buscan la manera de permanecer y de que nadie los moleste. Entre ellos se ayudan”, aseguró.

La gente y las autoridades reconocen la labor de José Luis Cortez y su familia

Asimismo, José Luis Cortez asegura que la gente y las autoridades ven bien labor que hacen de llevarles comida a los migrantes. Incluso, cuando llegan al Canal hay policías alrededor que están vigilando y les reconocen el apoyo hacia los migrantes.

“Muchos intentan cruzar a Estados Unidos, pero se les acaban los recursos y tienen que batallar en Tijuana”, agregó.

De lunes a viernes, los migrantes van al comedor del padre Chava. Sin embargo, durante los fines de semana está cerrado. Por lo que José Luis Cortez y su familia les llevan comida saludable, tales como arroz y guisado con tortillas.

Les dan de comer y luego les regalan tortas para que tengan algo para cenar o comer más tarde mientras el comer está cerrado.

“Queremos incorporarlos a la vida cotidiana. No queremos depender de una organización. Lo que hacemos nosotros, lo hacemos de corazón”, puntualizó José Luis.