Dreamers demandan al gobierno de Biden; exigen aprobación de Advance Parole

Armando Vázquez Ramos, director del CMSC, junto con los jóvenes dreamers que demandaron al gobierno de Joe Biden. | Foto: Especial.
Estos dreamers llevan 8 meses esperando su permiso para salir de USA. En total, han gastado cerca de $50 mil dólares en solicitudes de USCIS.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Este lunes, un grupo de 84 beneficiarios de DACA presentaron una demanda contra el gobierno de Joe Biden. En ella, exigen que USCIS apruebe sus solicitudes de Advance Parole para poder viajar a México a estudiar y conocer a sus familias. Estos dreamers presentaron sus solicitudes desde hace 8 meses.

Los beneficiarios de DACA presentaron su demanda frente a una corte en Los Ángeles. Al día siguiente, el martes 27 de abril, realizaron una conferencia de prensa frente a las oficinas de USCIS en dicha ciudad.

Durante esta conferencia estuvo presente Jorge González, el abogado de los 84 dreamers involucrados en la demanda. De acuerdo con González, los jóvenes aplicaron para el Advance Parole desde agosto de 2020.

Ellos iniciaron esta solicitud con USCIS para viajar a México como parte del Dreamers Study Abroad Program. Dicho programa está a cargo del Centro de Estudios California-México (CMSC, por sus siglas en inglés). Es por eso que el CMSC también ha decidido tomar parte activa de la demanda.

Armando Vázquez Ramos, profesor y presidente de CMSC y director del Dreamer Sduty Abroad, también estuvo presente durante la conferencia de prensa el martes.

Vázquez contó que este programa académico está activo desde hace 7 años. Gracias a este programa de estudio, dijo, los dreamers no sólo tienen la oportunidad de ampliar sus conocimientos. También pueden viajar a ver a sus familias, muchas de las cuales no han tenido contacto con ellos por más de 20 años.

Tal vez te interese:  Los Warriors, campeones de la NBA, rechazan visitar a Trump en la Casa Blanca

Desde el 2014, agregó, cerca de 200 dreamers se han beneficiado con el programa. Sin embargo, el CMSC se vio seriamente afectado cuando Donald Trump decidió suspender DACA.

Cuando Joe Biden asumió la presidencia el programa ya se había reactivado. Por eso, Armando Vázquez y miles de dreamers esperaban que Biden siguiera trabajando para mejorar las condiciones de DACA. Sin embargo, Vázquez y los 84 dreamers demandantes no han visto que esto suceda.

Exigen que USCIS atienda las solicitudes de dreamers

Lidieth Arévalo, una de las dreamers demandantes, cuenta que algunos de sus compañeros han gastado cerca de $48 mil 300 dólares desde agosto. Todo porque USCIS les ha pedido documentos extra y muchos requisitos más para procesar sus solicitudes desde hace 8 meses.

Sin embargo, agrega, cuando ellos llaman para preguntar por el proceso “les cuelgan” o les dan largas. Al final, agrega, no obtienen la respuesta por la que tanto esperan.

“Estas instituciones son racistas, nos miran como números, y nosotros somos personas que tenemos historias y familias”, declara Arévalo.

Otra beneficiaria de DACA, Mayra Garibo, agrega que los jóvenes que esperan su Advance Parole enfrentan grandes dificultades y un gran estrés emocional.

“Es algo que los recipientes de DACA sufrimos. Tenemos que probar a USCIS que estamos pasando por algo muy difícil para que nos den el permiso”, declara.

A una de sus compañeras, Viridiana García, le rechazaron la solicitud el día de ayer. Otra de ellas, Alondra Itzel Aguilar, sigue esperando pero no ve la luz al final del túnel.

“Hemos mandados muchos documentos a USCIS explicándoles por qué debemos ir. Este grupo ha tratado de mandar todo lo que se necesita pero no es suficiente. Nadie nos ha mandado una luz de esperanza de que podremos ir”.

Alondra forma parte del grupo de dreamers que planea viajar a México el mes de junio. Pero, si USCIS no acepta su solicitud pronto, su visita podría retrasarse o perderse de manera definitiva.

Tal vez te interese:  FBI encuentra jersey robado a Tom Brady durante Super Bowl en México

“Estamos en el limbo”, dice Erik Ramos, otro de los demandantes. “Desde que entró la administración Biden no hemos tenido respuesta. Están jugando con los sentimientos de cada uno de nosotros”.