A migración le interesan los vivos, no los muertos: Rufino Montes

Rufino Montes Entre Amigos Conexión Migrante
Rufino Montes explica que la migra tiene concimiento de todas las personas que entran y las que salen, sin embargo, sólo les importa detener migrantes
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

La zona que divide a México de Arizona siempre ha sido un área difícil dónde una innumerable cantidad de migrantes pierden la vida todos los años con la esperanza de cumplir el sueño americano, aunque las autoridades estadounidenses podrían hacer más para salvar personas prefieren detenerlas, relata el activista y fundador de la organización Retenes Al Rescate, Rufino Montes.

Durante su participación en el programa Entre Amigos de Conexión Migrante, Rufino Montes habló sobre los peligros del desierto y dio sus recomendaciones para migrantes.


“La verdad que la frontera de Arizona es algo difícil de cruzar, más en estos tiempos” explicó el activista haciendo referencia a las extremas temperaturas.

Agregó que, tan sólo en entre septiembre y agosto, han tenido un reporte de 50 personas perdidas en el área que divide Sonora y Arizona.

Incluso, mientras participaba en Entre Amigos, el activista se encontraba organizando su equipo para ir al desierto en búsqueda de un joven desaparecido.

Tal vez te interese:  ¿Cómo buscar a un migrante que desapareció en el intento de cruzar la frontera?

Los riesgos del desierto

“En el desierto hay que caminar un promedio de 7 días para poder llegar a su destino, no es un camino fácil”, explica Rufino.

Añade que las temperaturas suelen ir de 100 a 120 grados Fahrenheit (de 40 a 50 grados centígrados) aproximadamente.

“Si alguien les dice que van a caminar unas horas o un día nada más, no le crean”

Debido al peligro que representa y la gran cantidad de cadáveres de migrantes, Rufino define al desierto como un cementerio.

“Yo he caminado por tres años y nunca he caminado por la misma área”, dice el activista para poder hacer conciencia del tamaño del desierto.

En este sentido, Rufino recomienda a los migrantes intentar tramitar una visa antes de decidir cruzar el desierto, esto les puede salvar la vida.

El deseo de Rufino Montes por devolver lo recibido

Originario de Jalisco, México, Rufino Montes se describe como un migrante común y corriente, sin embargo, entiende muy bien la importancia de las buenas acciones y cómo estas salvan vidas, el mismo dice seguir vivo gracias a ellas.

Fue hace 27 años cuando cruzó la frontera y gracias a una botella de agua dejada por activistas pudo sobrevivir al desierto.

Desde ese momento se hizo una promesa, tan pronto como tuviera papeles regresaría al desierto para devolver esa agua.

Más de 20 años después de ese día Rufino por fin pudo arreglar su estatus migratorio y afortunadamente jamás olvidó su promesa.

Ahora, ya con papeles relata que el proceso para buscar a un migrante consiste en recopilar la mayor cantidad de información posible.

Saber por dónde ingresó, a dónde iba, cuántos días caminó antes de detenerse, eso permite hacer una estimación de su paradero.

Después, preguntan a los familiares si el migrante se quedó en un valle, en un arroyo o un cerro.

Con esta información, los activistas se organizan para ir en su búsqueda.

Rufino Montes comenta que una vez están en el desierto proceden de dos formas:

  • Si el migrante falleció se acordona el área como en una escena de un crimen y se llama al sheriff.
  • Si el migrante está vivo se llama a las autoridades y proporciona toda la ayuda posible para garantizar que sobreviva.

Desafortunadamente, los activistas no pueden hacer labor de rescate porque podría entenderse como trata de personas y eso es un delito.

La nula cooperación de las autoridades

Cuestionado sobre la falta de cooperación de las autoridades, Rufino comenta que en la mayoría de los casos la CBP sabe cuántas personas entran.

Desafortunadamente, a la Border Patrol (CBP) no le interesa rescatar a los desaparecidos o fallecidos, lo que les importa es detener a los migrantes.

El activista dice que las autoridades monitorean el paso de los migrantes y deciden capturarlos después de varios días, cuando están cerca de sus destinos.

A esto se suma otro caso, Texas no permite que los grupos de búsqueda y rescate viajen al desierto.

Texas ocupa aproximadamente la mitad de la frontera entre ambos países, sin embargo, no hay nadie que realice la búsqueda de los desaparecidos.

¿Qué se necesita para ayudar?

Rufino comenta que todo este trabajo es voluntario y que se realiza gracias a donaciones o al aporte de los mismos voluntarios.

Para participar sólo se necesita tener un estatus regular en EEUU, esto es porque estando en el desierto los agentes de la Border Patrol (CBP) les pueden pedir sus papeles.

“No importa que usted tenga DACA, puede ir, mientras no salga de Estados Unidos puede participar”.

Sin embargo, Rufino Montes recomienda a las personas con visas de turista abstenerse de viajar con ellos, como medida para evitar posibles problemas.

Finalmente, dice que tanto los interesados en participar como los familiares de los desaparecidos pueden llamar al +1 559-579-9733.

Toda ayuda es recibida y en el caso de los desaparecidos la prioridad es salir cuanto antes, ya que estando en el desierto hasta una hora puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte.