La pandemia deja sin empleo a los migrantes, revela encuesta de la OIM

Según datos de la OIM, la mayoría de los migrantes de México y Centroamérica se ha visto afectada económicamente debido a la pandemia de coronavirus. Foto: Reuters
La mitad de los migrantes de México y Centroamérica se quedó sin empleo debido a la pandemia. Esto los pone en riesgo de caer en redes de trata de personas al buscar nuevos lugares de trabajo.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) publicó un estudio donde da a conocer los efectos que la pandemia ha tenido sobre los migrantes de México y Centroamérica.

Para dicho estudio, la OIM entrevistó a mil 660 personas. Entre ellas tomó en cuenta a migrantes de Centroamérica y México en el extranjero. También se consideró a habitantes de dichas zonas que tienen la intención de migrar, y a migrantes provenientes de Sudamérica que actualmente se encuentran en esta parte del continente americano.

Según las conclusiones del análisis, la mayor parte de la comunidad migrante en EEUU y en otras partes del mundo ha sido afectada por la pandemia, sobre todo, de forma económica.

Además de eso, el coronavirus también a frustrado los planes de quienes deseaban dejar sus países de origen en busca de mejores oportunidades.

Se posponen las migraciones

De acuerdo con el estudio de la OIM, el 57% de las personas entrevistadas canceló o pospuso sus planes de migrar debido a la pandemia.

En su mayoría, las personas tomaron esta decisión preocupadas por las restricciones de viaje impuestas por los países. Los cierres de fronteras y las cuarentenas en varios países han hecho más difícil que una persona pueda moverse de un lugar a otro.

Sin embargo, las personas no quitan el dedo del renglón. Según se lee en el informe, “estas restricciones parecen sólo haber retrasado posibles migraciones”.

Y es que el 84% de las personas que tenían planeado emigrar piensan hacerlo cuando la situación se estabilice.

En parte, esto se debe a la crisis económica y social que tanto México como Centroamérica están experimentando a causa de la pandemia de coronavirus.

Los migrantes que quieren regresar

Mientras tanto, el 21% de los entrevistados que se encuentran en el extranjero ha declarado que desean volver a sus países de origen.

Entre los principales motivos están el cambio de opinión respecto a la migración, la falta de ingresos, el alto costo de vida en el país donde residen y el desempleo.

No obstante, para la mayoría, la falta de dinero es el principal impedimento para volver a casa. Es por ello que los migrantes esperar reunir la cantidad necesaria para pagar su viaje de regreso.

Tal vez te interese:  USCIS planea reabrir sus oficinas el 4 de mayo

Por otra parte, el 79% restante de los mexicanos y centroamericanos no desean regresar a sus países, incluso cuando, en el extranjero, sus condiciones de vida se han complicado. En la mayoría de los casos, esto se debe a la inseguridad de sus países.

Otro motivo es el arraigo y los vínculos establecidos en el país de residencia. Estos lazos afectivos hacen que las personas no quieran volver a sus comunidades.

Otra de las razones para no volver es el estatus migratorio regular. Muchos migrantes con ciudadanía o residencia legal se sienten respaldados por su situación migratoria.

Además de esto, las restricciones migratorias y desconocimiento del proceso para volver también juegan un papel importante a la hora de decidir no volver a México o a Centroamérica.

Son pocos los migrantes que no quieren regresar debido a que tienen un buen trabajo en el extranjero.

La pandemia y la crisis económica

El envío de remesas se ha convertido en una de las grandes preocupaciones para la comunidad migrante durante esta época.

Según los datos de la OIM, el 30% de los migrantes entrevistados envían dinero a sus familias en México o Centroamérica desde el extranjero.

Pero, debido a la pandemia, el 82% de quienes envían remesas se han visto obligados a disminuir el apoyo económico a sus familias. Incluso, 7 de cada 10 personas han dejado de enviar remesas por completo. El principal motivo es el desempleo.

La crisis sanitaria ha desencadenado una crisis económica a nivel global. Por esta crisis, 4 de cada 10 migrantes vieron reducida su jornada laboral y su salario. Incluso, el 5% dijo que no ha recibido un salario desde el inicio de la pandemia.

Además, la mitad de los migrantes perdió su empleo por los cierres de negocios o por las medidas de confinamiento impuestas por los centros de trabajo.

Esto afecta principalmente a las mujeres, quienes, desde antes de la pandemia, trabajaban en empleos no remunerados como servicios doméstico o cuidado de adultos mayores.

Tal vez te interese:  PRI aventaja en el Estado de México; Morena pedirá conteo casilla por casilla

Alternativas frente al desempleo

Ante la crisis y las preocupaciones económicas, algunos migrantes han decidido recurrir al empleo informal.

El 22% de las personas entrevistadas por al OIM emprendieron un negocio o recurrieron a otras formas de autoempleo luego de perder su empleo. Abrieron negocios de comida o comenzaron a trabajar como mecánicos, albañiles, transportistas, entre otros oficios.

No obstante, frente a estas alternativas, otros han recurrido a fuentes de empleo poco seguras.

De acuerdo con la OIM, de los migrantes mexicanos y centroamericanos desempleados, sólo el 3% ha recurrido a reclutadores o empleadores formales para buscar un nuevo trabajo. Los demás buscan empleo por otros medios como conocidos de sus amigos o de sus familiares.

Esto los pone en riesgo de caer en redes de trata de personas o en centros de trabajo donde sus derechos laborales y humanos no sean respetados.

Aunque al 92% de los migrantes les preocupa esto, reconocen que aun así aceptarían una oferta de trabajo de una fuente informal.

Incluso, 8 de cada 10 personas con la intención de migrar aceptarían un trabajo en el extranjero pese a estos riesgos.

Efectos en la salud

La OIM también ofreció información sobre los efectos de la pandemia en la comunidad migrante.

Según sus datos, sólo el 7% de los migrantes de México y Centroamérica que viven en el extranjero sospechan haber tenido Covid-19.

Sin embargo, estas cifras pueden ser mayores. Esto se debe a que gran parte de los migrantes no se acerca a alguna autoridad o centro de ayuda si presenta síntomas de la enfermedad.

En la mayoría de los casos, el motivo es el temor a deportaciones por tener un estatus migratorio irregular. A esto se suman, además, las barreras del idioma.

Por último, según la organización, 6 de cada 10 migrantes han visto afectada su salud mental por la pandemia. Las principales causas son el temor al contagio, la presión económica, la pérdida de trabajo, la incertidumbre y el aislamiento.