19 de mayo de 2024
DOLAR: $16.67
Search
Close this search box.
19 de mayo de 2024 | Dolar:$16.67

Primer año de Biden deja pocos cambios en migración

Joe Biden deberá afrontar retos difíciles con respecto a la migración

Tras cumplirse un año de Joe Biden como el 46° presidente de los Estados Unidos, su tratamiento en torno a la migración genera más dudas que certezas. Y 2022, al ser un año de elecciones para elegir a nuevos miembros de la Cámara de Representantes y del Senado, no parece que presente cambios positivos al corto plazo de las políticas migratorias estadounidenses.

Tal vez te interese:  Biden pide a la Suprema Corte escuchar el fallo sobre Quédate en México

Repasemos cinco puntos sobre migración que marcan un revés en la presidencia de Biden:

1) Reforma migratoria estancada en el Senado.

Si bien, Joe Biden, trató de cumplir llegando a la Casa Blanca con una de sus promesas de campaña: hacer una reforma general sobre temas migratorios en Estados Unidos; y tuvo éxito con su proyecto en la Cámara de Representantes, el proyecto se estancó en el Senado al no contar con los votos necesarios.

El control del Senado de Estados Unidos actualmente está divido 50 senadores para el Partido Demócrata y 50 senadores para el Partido Republicano. Lo que hace que aprobar cualquier ley en esta instancia requiera de negociaciones complicadas. Y como este año es electoral en Estados Unidos, se ve imposible que la reforma migratoria pueda aprobarse pronto.

2) Aprobación sobre manejo de migración disminuyó

Las comunidades migrantes que hacen vida en Estados Unidos, en especial los latinos, con la llegada de Biden vieron una esperanza para mejorar las políticas sobre migración en el país; pero tras el primer año de presidencia la luna de miel se acabó y según el portal RealClearPolitics, la aprobación del presidente sobre este tema bajó de un 55% a un 35%.

3) Moratoria de deportaciones sólo duró 100 días

Una de las primeras acciones de Biden, como presidente de Estados Unidos, fue pausar las deportaciones de personas que llegaron al país antes del 1 de noviembre de 2020. A través del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) se emitió un comunicado donde sólo los migrantes que cumplieran con el tiempo de entrada establecido, que no fueran investigados por espionaje o terrorismo y “no representaran un peligro a la seguridad nacional“, podían permanecer en Estados Unidos sin miedo a ser deportados. Pero esta medida sólo duró 100 días.

4) “No ciudadanos” en vez de “extranjeros ilegales”.

Bajo la presidencia de Biden el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) cambio parte de su nomenclatura para referirse a los migrantes. Por ejemplo: estas personas dejaron de ser “extranjeros ilegales” (illegal aliens) para convertirse en “no ciudadanos“. Cambiar esta denominación partió como una estrategia del gobierno de Biden para desmontar la retórica anti migración que instaló Donald Trump durante su presidencia.

5) Regresó el programa Quédate en México

Uno de los fracasos más notables de Biden, durante su primer año de presidencia, fue que luego de derogar el programa Quédate en México, su gobierno fue obligado a aplicarlo de nuevo. Quédate en México es un programa creado durante la presidencia de Donald Trump que obliga a todas las personas que tratan de cruzar a Estados Unidos por la frontera sur, para pedir refugio o asilo, a esperar en México mientras se resuelve su petición.

Este programa criticado por la Organización Internacional de Migraciones (OIM), ACNUR, Amnistía Internacional y las Naciones Unidas (ONU) genera un cuello de botella peligroso en la frontera entre Estados Unidos y México que expone a los migrantes a redes criminales de tráfico de personas.

Notas relacionadas