No seamos el muro

#NOSeamosElMuro de la vergüenza, la xenofobia y no permitamos la ignominia que está llenando de sangre las fronteras de nuestra nación.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Con horror vimos las escenas de cuerpos de personas migrantes apilados en el asfalto de la carretera de Chiapas de Corzo, en Chiapas, y la caja volteada de un tráiler a los lejos. En ese momento fuimos testigos de las consecuencias de una política migratoria que cada día pierde de vista la humanidad.

Mientras el conteo iba en aumento en los noticieros nacionales e internacionales, nos dimos cuenta, con vergüenza que éramos el muro del que Donald Trump tanto habló durante su mandato. Un muro que provoca la muerte de quien intente sortearlo.

Tal vez te interese:  Los puentes transfronterizos

Al día siguiente, en la mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador, se mencionó esta desgracia. Se dio la cifra oficial de personas muertas y heridas. Esto, a pesar de que el gobierno de Chiapas sacó un día anterior una ficha informativa donde mencionó el deceso de 19 menores de edad. Al ser cuestionado, un integrante de la Guardia Nacional negó esta situación.

En el reporte de hechos, olvidaron mencionar por qué México está implementando duras políticas regionales de tercer país. El “Quédate en México” y el Título 42, están costando cientos de vidas de personas, y han permitido cientos de violaciones a los derechos humanos.

Estas políticas de persecución, castigo y criminalización han convertido a las personas migrantes y refugiadas en uno de los grupos sociales más vulnerables a la violencia. Los migrantes son orillados a caer en manos de organizaciones criminales y obligados a tomar rutas que ponen en peligro sus vidas mientras emprenden el viaje en busca de seguridad y asilo. Por esto más de 150 personas viajaban escondidas en un camión, y por eso 55, entre ellas 19 menores, perdieron la vida cuando se estrelló.

Las políticas que ofrecen los gobiernos para los migrantes son arcaicas

Según un artículo reciente publicado por el New York Times, “desde marzo de 2020, cuando se implementó el Título 42, hasta fines de octubre, la medida se ha utilizado para devolver a los migrantes 1.3 millones de veces”. Actualmente, hay más de 27 mil familias varadas en el lado mexicano de nuestra frontera compartida, esperando su derecho al debido proceso.

Los Gobiernos de México y Estados Unidos han fracasado en proponer soluciones innovadoras y estratégicas al asunto migratorio. Lo único que han ofrecido a las poblaciones en movilidad son fronteras físicas, militares y falsas promesas de regularización en México y de asilo en Estados Unidos. Al final, AMLO y Biden deportarán a más migrantes que Peña Nieto y Donald Trump.

Los líderes de México y Centroamérica deberían estar pensando en la integración regional. Deberían pensar en la construcción de regulaciones regionales que permitan el intercambio económico y la movilidad laboral y humana dentro de un marco de derechos compartido. Tal como sucede en Sudamérica y Europa. Estados Unidos tendría que dejar de imponer sus demandas de controles migratorios y permitir el libre desarrollo de las naciones mexicana y centroamericanas.

Las políticas que hasta ahora nos ofrecen estos gobiernos son arcaicas, nostálgicas de un pasado nacionalista de fronteras duras y violan los derechos humanos de los migrantes y refugiados. Además, ponen a estas poblaciones ya vulnerables en grave riesgo de sufrir más persecución y violencia.

Tal vez te interese:  ¡Bienvenido, Molino Informativo!

#NOSeamosElMuro

Por eso, el pasado 17 y 18 de diciembre, cientos de organizaciones de México, Estados Unidos y Centroamérica realizaron una acción virtual con el objetivo de decirle al gobierno de México #NOSeamosElMuro. Fue un llamado para que no nos convirtamos en lo que Trump tanto anunció y dañó al pueblo mexicano. Constantemente decía que éramos “los malos hombres”, que queríamos dañar a Estados Unidos.

Demostremos que México está lleno de mujeres y hombres que recordando nuestra historia, dignificamos el camino de las personas migrantes por nuestro país.

#NOSeamosElMuro de la vergüenza, la xenofobia y no permitamos la ignominia que está llenando de sangre las fronteras de nuestra nación.