Migrantes haitianos renuncian al sueño americano; México los deja sin oportunidades

Más de 26 mil migrantes haitianos han buscado refugio en México este año. Sin embargo, la COMAR no ha respondido a sus solicitudes y ellos se quedan sin opciones.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El 28 de agosto, una caravana migrante salió de Tapachula, Chiapas, hacia la Ciudad de México. Muchos de los que viajaban en ella eran migrantes haitianos que ya iniciaron sus trámites de asilo en México. Sin embargo, en este país, las autoridades correspondientes tienen una demora en los trámites que ha provocado protestas y saturaciones en diversos albergues de la República.

Uno de estos albergues es Casa Tochán, ubicado al poniente de la Ciudad de México (CDMX). Aquí, la coordinadora Gabriela Hernández ha recibido a varios de los migrantes que salieron desde Tapachula para exigir una respuesta a sus solicitudes de refugio.

“Ahora estamos alojando a 40 personas. Todas ellas están en trámites de refugio y algunas son migrantes haitianos que vienen de su país o de Chile o Brasil”, declaró la coordinadora de Tochán a Conexión Migrante.

La Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR) es la encargada de otorgarles refugio. No obstante, desde 2020, muchas personas detenidas en centros migratorios en Tapachula y en otras partes de México denuncian que no ha habido una respuesta a sus peticiones.

Tal vez te interese:  Albergues para migrantes en la CDMX necesitan tu apoyo; ¡dona o sé voluntario!
Tal vez te interese:  Albergues para migrantes en Tamaulipas, Coahuila y Nuevo León necesitan donativos; te decimos cómo ayudarles

Migrantes haitianos abandonan el camino hacia USA

En Casa Tochán, Gabriela Hernández y su equipo han tenido la oportunidad de apoyar a varios migrantes originarios de Haití. Sin embargo, las barreras del lenguaje, la pandemia y la saturación en el lugar han hecho la tarea algo complicada.

Tan sólo durante los primeros días de octubre, Casa Tochán dio refugio a unas 73 personas. El lugar únicamente cuenta con 30 camas, por lo que se ha tenido que hacer uso de sus espacios al aire libre para acomodar a los migrantes en colchonetas. Además, el albergue ha hecho campañas para pedir donaciones económicas y en especie que le ayuden a solventar sus gastos y las necesidades básicas de los huéspedes.

Las áreas de Casa Tochán destinadas a actividades físicas como basquetbol y boxeo han tenido que ser ocupadas como "dormitorios" temporales. Aquí no hay espacio para la privacidad. | Foto: Emilio Almaraz / Conexión Migrante.
Las áreas de Casa Tochán destinadas a actividades físicas como basquetbol y boxeo han tenido que ser ocupadas como “dormitorios” temporales. Aquí no hay espacio para la privacidad. | Foto: Emilio Almaraz / Conexión Migrante.

Pese a estas interrupciones en su “normalidad”, el albergue sigue apoyando a las personas migrantes a conseguir trabajo. Gabriela Hernández cuenta, por ejemplo, que recientemente ayudaron a una persona de Haití a entrar a un empleo.

“Este hombre dejó a su esposa en Tapachula. Ahí no hay hoteles y mucho menos albergues con espacio. Por eso, esta persona planea regresar por su pareja después. Muchos están en la misma situación: dejaron a sus familiares en Chiapas para venir a buscar una solución a sus trámites”.

De acuerdo con Gabriela Hernández, la mayoría de los migrantes en el albergue Casa Tochán ya no busca llegar a Estados Unidos. La situación en la frontera sur de este país los ha desalentado. Sin embargo, Hernández declara que aun así los migrantes haitianos no desisten en sus esfuerzos.

“Los haitianos no pretenden quedarse tanto tiempo en los albergues. Están más acostumbrados a vivir de forma independiente. La verdad es que ha sido un choque cultural fuerte. Yo me imagino que algo parecido les pasó en Chile”.

Pese a estos esfuerzos por permanecer en México y conseguir refugio, la realidad es que la COMAR está frenando la mayor parte de las solicitudes de protección de los migrantes haitianos. Esto los deja a ellos y a sus familias sin muchas opciones.

En el albergue hay un pequeño taller de carpintería donde los migrantes pueden elaborar productos para venderlos después. | Foto: Emilio Almaraz / Conexión Migrante.
En el albergue hay un pequeño taller de carpintería donde los migrantes pueden elaborar productos para venderlos después. | Foto: Emilio Almaraz / Conexión Migrante.

Autoridades migratorias en México, rebasadas por la situación

Cuando un migrante inicia su trámite de refugio con la COMAR, esta institución le da un número para obtener su Clave Única de Registro de Población (CURP). Con ese número, la persona puede descargar el formato de la CURP y luego tramitar su RFC para poder trabajar.

No obstante, dice Gabriela Hernández, la COMAR no está realizando este proceso a tiempo. Por lo tanto, los migrantes no pueden obtener su formato oficial de la CURP y muchos de ellos se quedan sin la oportunidad de trabajar.

La COMAR ha argumentado que hay un aumento récord en el número de solicitudes de refugio en México. De acuerdo con uno de sus reportes oficiales, en lo que va de 2021 ya suman 53 mil 915 solicitudes. El año pasado, la cifra fue de 28 mil 705 en total.

Según indica este reporte, 26 mil 007 personas originarias de Haití han presentado una solicitud frente a la COMAR este 2021. De éstas sólo se han resuelto 3 mil 216 casos, pero únicamente 943 obtuvieron una respuesta positiva.

Las cifras son muy bajas si se comparan con datos como los de los migrantes venezolanos. Este año, 4 mil 670 personas de Venezuela han llegado a México buscando refugio. De ellas, 2 mil 630 han obtenido respuesta y, en el 97% de los casos, esa respuesta ha sido positiva.

Migrantes haitianos, hondureños y de otros países se encuentran en la misma situación; algunos, como Daniel (al centro de la imagen) llevan años esperando en Tochán. | Foto: Emilio Almaraz / Conexión Migrante.
Migrantes haitianos, hondureños y de otros países se encuentran en la misma situación; algunos, como Daniel (al centro de la imagen) llevan años esperando en Tochán. | Foto: Emilio Almaraz / Conexión Migrante.

El aumento en la llegada de inmigrantes hacia México es innegable. También lo es el hecho de que el presupuesto otorgado a la COMAR no es suficiente para atender las solicitudes de refugio de todas estas personas.

“Depende del gobierno federal que se les dé la documentación a los migrantes para que ellos puedan seguir sus pasos y estar bien en México”, dice Gabriela Hernández.

Este 2021, dicho gobierno otorgó un presupuesto de $44 millones 427 mil 552 pesos a la COMAR. De acuerdo con declaraciones de Andrés Ramírez Silva (director de la institución) al diario La Jornada en enero de este año, COMAR opera con dificultades por falta de presupuesto.

Mientras tanto, miles de personas continúan saliendo de Haití y otras regiones del Caribe y Centroamérica. Los albergues de México los están recibiendo, pero poco pueden hacer para apoyarlos si la COMAR no responde a sus peticiones.