PERSPECTIVAS | El manejo económico es un rosario de errores

Economía
Parte de los errores en la economía mexicana se deben a la concentración del gasto público solo en los programas sociales del Primer Mandatario
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

No es una exageración decir que prácticamente todas las decisiones sobre economía de este gobierno han sido equivocadas.

El primer paso en falso fue la cancelación del NAIM y el segundo, la insistencia en centrar toda la inversión pública en solo tres proyectos, el aeropuerto de Santa Lucía, la refinería y el tren Maya.

Estos tres proyectos no tienen rentabilidad. Sus presupuestos se hicieron no con estudios técnicos sino con lo que el Primer Mandatario calculó.

También han sido un error los paquetes económicos elaborados sobre bases falsas. Partir del supuesto de que la economía crecería, lo único que hizo es que los ingresos no se cumplieran y que el gobierno tuviera que meter la mano en los “guardaditos” que tenía Hacienda y llegar a la extinción de los fideicomisos en busca de más recursos.

Tal vez te interese:  PERSPECTIVAS | El triunfo de la ineficiencia

No fue el único error en materia presupuestal. También lo ha sido, concentrar el gasto público solo en los programas sociales del Primer Mandatario. No porque no sea importante apoyar a los grupos vulnerables. Sino porque se trata de programas con una cara electoral evidente, sin padrones y vigilancia de que el dinero llegue en verdad a quien tiene que llegar.

Cuando Carlos Ursúa, el primer secretario de Hacienda de este gobierno se dio cuenta de que opiniones técnicas no contaban, simplemente hizo sus maletas y dejó la dependencia en manos de un obediente Arturo Herrera.

Y dentro de los errores económicos también habría que anotar la decisión de prácticamente acabar con la reforma energética realizada el sexenio anterior. Esto ha llevado a cancelar los proyectos de energías alternativas y cerrar la puerta al sector privado en las rondas petroleras.

Otro error grave en materia económica han sido las votaciones a mano alzada para evitar inversiones como la de Constellation Brand y la planta de amoniaco en Sinaloa.

Las consecuencias de ese rosario de errores no se han hecho esperar. La economía mexicana entró en recesión luego de un crecimiento continuo desde la gran crisis financiera mundial en 2009.

Tal vez te interese:  PERSPECTIVAS | Obstaculizar a la inversión privada es, ya, política de Estado

Es verdad que había sido un periodo de crecimiento bajo, 2% promedio anual. Pero ni eso se pudo sostener ya en el primer año de este gobierno. Cuando llegó la pandemia, la economía mexicana ya estaba en una recesión que se profundizó con el problema de salud y con la decisión de no reconocer el problema y no tomar medidas para enfrentarlo.

Llegamos a una economía en la recesión más grave de la historia moderna. Con los inversionistas asustados, con miles de empresas moribundas, con 22 millones de mexicanos buscando empleos y con 11 millones entrando a la pobreza extrema.

Y como los errores han seguido, ya hay consenso entre los organismos financieros internacionales y en el propio Banco de México. La economía mexicana tendría una recuperación muy larga, probablemente hasta 2025.

La visión optimista de este gobierno, plasmada en el paquete económico 2021 de que regresaremos a crecer en ese año, simplemente es una ilusión. Mientras no se corrijan los errores, el crecimiento no se dará.

Hasta el próximo lunes. No deje de seguirme en mi página de FB, Perspectivas de Luis Enrique Mercado y en mi cuenta de twitter, @JEREZANO52