Cinco platillos de la cocina mexicana que le debemos a las monjas

Estos platillos de la cocina mexicana nacieron en los conventos. Foto: Ricardo Sánchez.
La cocina mexicana le debe estos cinco deliciosos platillos a los conventos. Algunas de las recetas están en un libro de Sor Juana Inés de la Cruz.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Los platillos que tuvieron su origen en las cocinas de los grandes conventos son una herencia invaluable de la tradición de la cocina mexicana. Tanto monjas como frailes crearon los más suculentos platillos, y algunos de ellos aún son el elemento principal de la mesa.

La importancia de estos deliciosos platos y de toda nuestra herencia culinaria se reconoció el 16 de noviembre de 2010.

Ese día, la comida mexicana fue declarada patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

A continuación te presentamos cinco deliciosas recetas que forman parte de esta herencia.

Mole poblano

El mole poblano es la herencia culinaria más famosa de la cocina conventual. Foto: Fonda de Santa Clara.
El mole poblano es la herencia culinaria más famosa de la cocina conventual. Foto: Fonda de Santa Clara.

Es una herencia de la cocina conventual y es uno de los guisos que más variaciones tiene en todo el país, pues cada región le da su toque característico.

La leyenda del mole poblano señala que una monja llamada Sor Andrea de la Asunción, del Convento de Santa Rosa preparó un platillo especial para el Virrey Tomás Antonio de la Serna, quien estaba de visita en la ciudad de Puebla de los Ángeles.

Sor Andrea tostó en una cazuela con manteca varios tipos de chiles con diversas especias, incluido el ajonjolí. Lo puso a la lumbre y después le adicionó varias piezas de guajolote que previamente había cocido.

El Virrey y todas las hermanas del convento quedaron encantadas al probar el platillo, y otra monja, Sor Marta, fue quien lo nombró mole, que en náhuatl significa salsa o guisado, de acuerdo con el escritor Jesús Flores y Escalante en su libro Breve historia de la cocina mexicana.

Tal vez te interese:  Checa la receta tradicional del pozole mexicano

Chiles en nogada

Las hermanas agustinas preparan los chiles en nogada cada temporada. Foto: Ricardo Sánchez
Las hermanas agustinas preparan los chiles en nogada cada temporada. Foto: Ricardo Sánchez.

Los historiadores aún no se ponen de acuerdo en cuanto al origen de este platillo. Lo que sí se sabe es que los chiles en nogada provienen de la cocina conventual.

La leyenda más popular dice que fueron inventados por las monjas agustinas del Convento de Santa Mónica, en Puebla, como una celebración a la firma de Independencia de México con los Tratados de Córdoba entre Agustín de Iturbide y Juan O’Donojú.

Al menos esta es la versión del escritor Sebastián Verti en su libro Esplendor y grandeza de la cocina mexicana.

Buñuelos

La receta más antigua para hacer buñuelos de queso está en el recetario de Sor Juana Inés de la Cruz. Foto: Cocina Vital.
La receta más antigua para hacer buñuelos de queso está en el recetario de Sor Juana Inés de la Cruz. Foto: Cocina Vital.

Se sabe que los romanos consumían un alimento parecido a los actuales buñuelos basado en una masa frita en aceite. Pero en México, en la época de la colonia, la receta original se fue adaptando y se agregó vainilla y/o anís para aromatizar.

La receta más antigua en México para hacer buñuelos de queso está plasmada en el recetario de Sor Juana Inés de la Cruz, que data del siglo XVII.

Camote

Un postre de la cocina mexicana que aún es popular en todo el país.
Un postre de la cocina mexicana que aún es popular en todo el país.

Es un postre clásico de la gastronomía poblana, además forma parte de las leyendas clásicas del estado.

Se dice que, en 1676, una niña de trece años llamada Angelina fue llevada por sus padres con las religiosas de Santa Inés para ser enclaustrada como novicia. Las monjas de este convento destacaban dones en la cocina.

Durante una visita que el Obispo Manuel Fernández de Santa Cruz hizo al lugar, la madre superiora pidió a Angelina que hiciera un postre especial.

La novicia decidió hervir en agua camotes para luego hacer una pasta con ellos a la que agregó piña y azúcar. Luego hizo unas porciones con la pasta en forma de bollo que decoró con pinturas vegetales.

De acuerdo con la leyenda, el obispo quedó encantado. Años más tarde, Angelina se casó y puso una tienda de dulces junto al Convento de Santa Clara. Ella colocaba los dulces en unas cajitas que tenían la leyenda: “Camotes de Santa Clara”.

Flan de vainilla

De acuerdo con los historiadores, el flan se consume desde la época de los romanos. Foto: NES.
De acuerdo con los historiadores, el flan se consume desde la época de los romanos. Foto: NES.

De acuerdo con el Larousse Cocina, el nombre “flan” es una palabra francesa que significa “torta plana”.

Cuando el flan se comenzó a popularizar, comenzaron a nacer nuevas versiones dependiendo del país donde se preparaba. Pero la receta básica para cocinarlo incluye huevos, leche y azúcar. Se cocina a “baño maría” y se le pone caramelo.

El flan típico de vainilla es una receta de la cocina conventual, y hasta la fecha es muy popular en Puebla.

Sabías que: Las recetas de puño y letra de Sor Juana Inés de la Cruz de mediados del siglo XVII, y publicadas como Libro de cocina del Convento de San Jerónimo, constituyen el más antiguo recetario de México.