Migrantes no son “desecho humano”, están en el corazón de la iglesia: Papa Francisco

Papa Francisco en encuentro con migrantes en sede de Cáritas en Marruecos. Foto: Captura de video / Vatican Media.
“Hoy quiero darte las gracias desde el fondo de mi corazón, la Iglesia me acogió y me cuidó como madre, con paz y con amor”, dijo Abena Banyomo al Papa Francisco.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

En el último evento del primer día de su viaje apostólico a Marruecos, el Papa Francisco se encontró con cerca de 80 migrantes africanos atendidos por Cáritas Diocesana en Rabat y les aseguró no son un “desecho humano”, sino que están “en el corazón de la Iglesia”.

Al llegar al centro, el Santo Padre escuchó el testimonio de Abena Banyomo Jackson, joven nacido en una pequeña aldea Camerún y que llegó a Marruecos después de cruzar varios países y pasar por distintos espacios para refugiados, con la esperanza de llegar a Europa para alcanzar un mejor futuro y recursos para ayudar a su familia.

Pero su vida cambió al conocer a un sacerdote, que “me acogió en su casa, la Iglesia, y me dio un nuevo aliento”. Con el paso del tiempo, decidió quedarse en Marruecos y, después de regularizar su situación, comenzó a trabar con Cáritas en la ayuda a otros migrantes.

“Hoy quiero darte las gracias desde el fondo de mi corazón, la Iglesia me acogió y me cuidó como madre, con paz y con amor”, le dijo al Papa.

El Santo Padre vio además la presentación de danzas de un pequeño grupo de niños africanos.

Ante los migrantes reunidos, el Papa destacó que este encuentro “es una ocasión que me permite expresaros nuevamente mi cercanía y hacer frente con vosotros a esta herida grande y dolorosa que continúa desgarrando los inicios de este siglo XXI”.

Tal vez te interese:  Papa Francisco no viajará a México en 2021, te decimos por qué

Esta herida, reiteró, “clama al cielo, y por eso no queremos que nuestra palabra sea la indiferencia y el silencio”.

“Mucho más cuando se constata que son muchos millones los refugiados y los demás migrantes forzados que piden la protección internacional, sin contar a las víctimas de la trata y de las nuevas formas de esclavitud en manos de organizaciones criminales. Nadie puede ser indiferente ante este dolor”.

El Papa destacó luego que “se han dado muchos pasos positivos en diferentes ámbitos, especialmente en las sociedades desarrolladas, pero no podemos olvidar que el progreso de nuestros pueblos no puede medirse solo por el desarrollo tecnológico o económico”.

“¡Qué desierta e inhóspita se vuelve una ciudad cuando pierde la capacidad de compasión! Una sociedad sin corazón… una madre estéril”, expresó.

El Santo Padre subrayó que “ustedes no están marginados, están en el centro del corazón de la Iglesia”.

Con información de Aciprensa