23 de julio de 2024
DOLAR: $17.92
Search
Close this search box.
23 de julio de 2024 | Dolar:$17.92

Perspectivas | Se nubla el horizonte

Las perspectivas para la economía mexicana se están oscureciendo a corto y mediano plazo debido a la inminencia de una guerra comercial con Estados Unidos y a la amenaza que representa la estrategia económica de Andrés Manuel López Obrador, quien puntea la elección presidencial.

Luego de 18 meses de negociación del Tratado de Libre Comercio, Donald Trump se brincó las trancas e impuso aranceles a las importaciones de acero y aluminio mexicanos.

México tendrá que responder imponiendo aranceles a productos gringos, que en la suma compensen los millones de dólares que se pagarán por los impuestos a la importación estadounidense de acero y aluminio.

Por desgracia es altamente probable que, a fin de cuentas, en cualquier momento Trump decida salirse del TLC y no respetar el marco comercial que establece la Organización Mundial de Comercio, OMC, donde hay aranceles de alrededor del 3%, con lo cual se desataría una guerra comercial de yo te pongo aranceles a unos productos y tú me los impones a otros.

Y es probable que las cosas no paren ahí. Si Trump desecha las reglas de la OMC la guerra comercial se puede volver un conflicto mundial que afectaría a todos los países y traería una turbulencia financiera con efectos impredescibles.

El tema es que nadie gana con eso. Ni los empresarios a los que se dice proteger, ni los consumidores que tienen que pagar más con los productos para compensar el arancel. Lo único que pasa es que las inversiones se reducen, el comercio baja y se afecta el crecimiento económico.

Es decir, podríamos quedarnos sin el TLC y metidos en una guerra comercial que no buscamos y en la que no hay ganadores.

Tal vez te interese:  México responde a EU con más aranceles, candidatos critican negativa

Por el otro lado, la posibilidad real de que AMLO gane las elecciones y entremos a una era de populismo en el que se desequilibren las finanzas públicas, se desaliente la inversión privada y el mandato presidencial carezca de equilibrios no es precisamente el mejor panorama.

Fríamente se puede suponer que el raquítico crecimiento de la economía mexicana, 2% anual promedio, desaparecerá; que veremos tasas de inflación más elevadas, que la creación de empleos desaparezca y que, en suma, demos un brinco al pasado, a aquella economía mexicana de los años 70s y principios de los 80 que era productora de migrantes y pobres.

Ya hoy, el tipo de cambio peso dólar está presionado, tanto por el efecto Trump como por el efecto AMLO-

Tal vez te interese:  Las 10 cosas que debes saber de la guerra comercial de Trump contra México, Canadá y Europa

Es posible que siga subiendo y si AMLO gana la elección, no hay techo.

Lo vimos en 1982 cuando el tipo de cambio pasó de 19 pesos por dólar en febrero a 177 en diciembre y luego, a 3,000 en el siguiente sexenio.

Es lógico que todo mundo esté nervioso ahora. La locura de Trump nos tiene el borde de abismo y los planes económicos de López Obrador pueden ser el empujón final al desfiladero.

La realidad es que las perspectivas del país no tienen, por ahora, nada de positivas. Pareciera inevitable que regresemos a las épocas donde el enfrentamiento con EU era la constante y los desequilibrios financieros del gobierno mexicano, la costumbre.

Hasta el próximo lunes y mientras, no deje de seguirme en mi página de FB, Perspectivas de Luis Enrique Mercado.