12 de junio de 2024
DOLAR: $18.44
Search
Close this search box.
12 de junio de 2024 | Dolar:$18.44

Infundados los ataques de Trump a las estadísticas de crimen del FBI

ataques de trump
Son fundados los ataques de Trump a la Oficina Federal de Investigación (FBI) por su reporte sobre

El expresidente de EE. UU Donald Trump dijo que los datos publicados por FBI que muestran una tendencia a la baja en homicidios y otros crímenes violentos son “cifras falsas”. No lo son.

Los datos de la Oficina Federal de Investigación (FBI) del 2023 son preliminares, pero diversos expertos en estadísticas de crimen afirman que los informes detrás de la tendencia a la baja son sólidos, y esta tendencia se valida al compararla con los datos de informes policiales locales y estatales.

Los datos del FBI contradicen la narrativa de campaña del ex presidente, que repitió en un mitin el 1 de mayo en el estado Wisconsin, sobre la delincuencia violenta, desenfrenada y en aumento en EE. UU. Diversas encuestas recientes muestran que la mayoría de los estadounidenses creen que la delincuencia está en aumento, pero eso no significa que los datos sean incorrectos o “manipulados”, como lo expresó Donald Trump.

Sin embargo, las estadísticas del FBI están incompletos, pues solo miden los delitos denunciados (y algunos delitos, como la violación, históricamente se denuncian muy poco). Además, no todas las agencias encargadas de hacer cumplir la ley comparten sus estadísticas. Esto ha sido así durante décadas.

El desprecio a la validez de las estadísticas de crimen del FBI por parte de Trump nos recuerda a cuando en su campaña para presidente durante el 2016 falsamente etiquetó las estadísticas de desempleo publicadas por la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) como “cifras falsas”.

En su momento, Donald Trump dijo que la tasa de desempleo era en realidad del 42%. (La tasa oficial de desempleo publicada por el BLS en ese entonces era del 4,9%). Sin embargo, dos meses después de que Trump tomó posesión, felizmente citaba la tasa oficial de desempleo del BLS.  El principal portavoz de Trump en ese momento, Sean Spicer, bromeó en una conferencia de prensa sobre la nueva aceptación de Donald Trump de los datos de desempleo, diciendo; “Sí, hablé con el presidente antes de esto, y él dijo que lo citara muy claramente: ‘Puede que hayan sido falsos en el pasado, pero ahora son muy reales’”.

De acuerdo al informe de crimen de 2023 del FBI, los delitos violentos disminuyeron un 5,7% entre los años 2022 y 2023; y datos de asesinatos se redujo un 13,2%. Esto se basa en datos recopilados del 79% de las agencias de justicia de EE. UU., lo que representa una participación más alta que cualquier año durante la administración de Donald Trump. Los asesinatos y los crímenes violentos aumentaron en el año 2020, el último año de Trump en el cargo, y los asesinatos siguieron aumentando durante el 2021, aunque en menor medida, mientras que los crímenes violentos disminuyeron un poco. Ambos han disminuido desde entonces, según datos del FBI y otros datos de crimen.

En una entrevista realizada por el diario Time, se le cuestionó a Trump sobre la tendencia a la baja de las cifras de crímenes violentos, Trump dijo que no la creía y comento “El FBI dio cifras falsas”.

Nos pusimos en contacto con la oficina de prensa del ex mandatario para pedir una aclaración sobre a qué se refería cuando dijo que  “el FBI dio cifras falsas”. También preguntamos por información que respalde lo dicho de Trump de que el FBI “manipuló las cifras”. No obtuvimos respuesta.

Las estadísticas del FBI se basan en informes voluntarios de agencias a nivel nacional. Las cifras finales e información sobre las tasas de delincuencia a nivel nacional, que se ajustan por población, estarán disponibles hasta que se publique el informe anual de crimen del FBI en octubre.

“Estos datos son preliminares y no auditados, por lo que las agencias tienen tiempo para enviar datos de meses adicionales o corregir errores de datos aparentes (de los cuales hay unos pocos), pero son datos que provienen de las propias agencias”, nos dijo por correo Jeff Asher, analista de crimen y cofundador AH Datalytics. “Me gusta pensar en esas cifras como precisas, pero no exactas”.

En otras palabras, dijo, el descenso en la tasa los homicidios podría terminar siendo del 10% o 11% en 2023 en lugar del 13,2%. Y la caída en los crímenes violentos podría ser por abajo del 5,7% . Sin embargo los datos preliminares “destacan la tendencia de una rápida disminución de los homicidios y una disminución menos rápida de los delitos violentos”.

La tendencia a la baja en los homicidios está respaldada por el análisis de datos sobre homicidios de más de 200 grandes ciudades de Estados Unidos realizado por AH Datalytics, arrojó que los homicidios bajaron un 12% en 2023, dijo Jeff Asher. Las cifras del FBI también coinciden con disminución de decesos por tiroteos en 2023 de los  Archivos de Violencia con Armas.

“Los homicidios, casi seguramente, disminuyeron a una de las tasas más rápidas jamás registradas en 2023”, escribió Asher en su análisis de 2023.

En cuanto a la baja en los delitos violentos, “aparentemente está respaldada por datos públicamente disponibles de 14 estados que ya publicaron sus datos mostrando una disminución del crimen violento en la mayoría de los estados”, dijo Asher.

El informe sobre la delincuencia de 2023 del Consejo de Justicia Criminal (CCJ), publicado a principios de año, encontró que los homicidios en las 32 ciudades que proporcionaron dichos datos fueron un 10% más bajos, es decir 515 homicidios menos que en 2022. El análisis del CCJ también encontró que el reporte de asaltos bajo un 3% y los asaltos con arma de fuego disminuyó un 7% en 11 de las ciudades que reportaron cifras, y las denuncias por robos de autos se redujo en un 5% en 10 ciudades que reportaron cifras. El informe también arrojo que los robos y los incidentes de violencia doméstica subieron un 2% el año pasado.

“Las tasas de criminalidad están volviendo en gran medida a los niveles previos al COVID19 a medida que el país se aleja del pico de la pandemia, pero hay excepciones ”, afirma el informe del CCJ. “Aunque las disminuciones en homicidios en las ciudades del estudio (y muchas otras ciudades) son prometedoras, es desigual y otras fuentes de información sobre crímenes, incluidas encuestas de victimización violenta en hogares, indican tasas altas y cambios más pronunciados que los informes a las fuerzas de seguridad”.

Las últimas cifras de la Asociación de Jefes de Policía de Grandes Ciudades (MCCA) también muestran una disminución en los homicidios y el crimen violento. El número de homicidios disminuyó un 10,4% en 2023 comparado con el 2022 en 69 ciudades grandes de EE. UU. que proporcionaron datos. Desde 2020, los homicidios en esas 69 ciudades disminuyó un 8,6%. El último informe de la MCCA muestra que el crimen violento continuo a la baja durante el primer trimestre de 2024, aunque los homicidios y otros crímenes violentos siguen estando arriba de los niveles previos a la pandemia de 2019.

Encuesta de víctimas por delitos

El Informe de Crímenes del FBI documenta los delitos denunciados a las fuerzas de seguridad. El gobierno de EE. UU mide los delitos a nivel nacional a través de la Encuesta Nacional de Victimas de Delitos, dicha encuesta estima los niveles de varios delitos basándose en grupo muestra de aproximadamente 240.000 personas al año. En la encuesta se les pregunta si han sido víctimas de diversos delitos. Las dos medidas pueden variar y lo han hecho en años recientes.

Mientras que los Informes de Crimen Uniforme del FBI muestran una disminución en crímenes violentos entre 2021 y 2022, la Encuesta Nacional de Victimas de Delitos (NCVS) para 2022 (los datos más recientes) mostró que la tasa de víctimas por crímenes violentos graves (que incluye violación y asalto sexual, robo y asalto agravado) aumentó de 5,6 a 9,8 crímenes violentos por cada mil habitantes de 12 años de edad o más.

Sin embargo, esto no respalda la afirmación de Trump.

“Los hallazgos de la Encuesta Nacional de Víctimas de Delitos muestran que la tasa de victimización violenta no mortal de 2022 aumentó en comparación con 2021, pero fue similar a la tasa en 2018 y se mantuvo mucho más baja que los máximos de principios de los años 90”, dijo Kevin M. Scott, director adjunto principal de la Oficina de Estadísticas de Justicia.

Jeff Asher afirma que hay numerosas razones por las que la NCVS no anula las tendencias reportadas en el Informe de Crimen Uniforme del FBI.

La NCVS “es excelente para delinear los contornos de lo que se denuncia y lo que no, pero no es muy buena para medir tendencias de un año a otro”, nos dijo Asher. EL cofundador AH Datalytics detalló algunas de las razones de la discrepancia entre los informes en 2022, en una publicación del 8 de abril.

“La razón más obvia para evitar comparaciones directas es que el UCR [Informe de Crimen Uniforme del FBI] cuenta los homicidios, mientras que la NCVS no”, escribió Jeff Asher. “No se puede encuestar a las víctimas de homicidio, por lo que es razonable  la ausencia de este crimen en la NCVS, pero también es el crimen que conlleva el mayor costo social y supongo que es usualmente el crimen en el que la gente piensa cuando considera la tasa de crimen violento. El homicidio también es el único delito que probablemente tiene conteos bastante precisos, aunque imperfectos, cada año”.

Tal vez te interese:  Sobrevivir a Trump y al muro

Los homicidios han disminuido indiscutiblemente en los últimos dos años, después de un pico en 2020 y un pequeño aumento en 2021, aunque todavía la cifra es un poco más alta que en el 2019.

Asher también cita un tiempo de retraso en las encuestas que preguntan sobre delitos en los últimos seis meses, el hecho de que las encuestas solo incluyen a mayores 12 años y que las encuestas, por definición, tienen margen de error.

Asher también señala que la encuesta más reciente del NCVS es de 2022, mientras que los datos del FBI son del 2023.

John Lott, economista y presidente del Centro de Investigación para la Prevención del Crimen, en un artículo de opinión para el Wall Street Journal, argumentó que la NCVS ha revelado que los crímenes violentos no han bajado, solo las denuncias de crimen violento. Lott lo atribuye a que las grandes ciudades arrestan a menos personas, dando así menos incentivos a las víctimas para reportar un crimen.

“La aplicación de la ley ha colapsado en EE. UU., particularmente en las grandes ciudades”, escribió John Lott, y “muchos estadounidenses ya no confían en que el sistema legal los protege”.

De hecho, Ernesto López, miembro del  Consejo de Justicia Criminal, dijo que la NCVS indicó que “la falta de denuncias de asaltos agravados aumentó aproximadamente un 29% de 2021 a 2022”, lo cual, dijo, “podría crear un subconteo de asaltos”. Sin embargo, dijo, “generalmente no calificaría los datos del FBI como inexactos”.

John Lott, cuya investigación  sobre crimen y armas es a menudo citada por los republicanos, también atribuye la diferencia entre los datos del FBI y la NCVS de 2022 a la baja participación de los departamentos de policía que alimentan las cifras para informar el reporte del FBI. Sin embargo las tasas de participación en 2023 crecieron sustancialmente.

Cambio en el reporte de datos desde 2021

En 2021, el FBI inició la transición a un nuevo sistema para que las fuerzas de seguridad local enviaran datos, exigiendo que utilizaran el Sistema Nacional de Reporte de Incidentes (NIBRS). Ese primer año, solo el 60%  reportó datos de delincuencia (los dos departamentos más grandes de EE. UU., Nueva York y Los Ángeles no reportaron) y por lo tanto, el FBI y la Oficina de Estadísticas de Justicia proporcionaron estimaciones nacionales. Debido al bajo nivel de participación, diversos expertos en datos de delincuencia advirtieron que no se deberían hacer conclusiones sobre las tendencias delictivas.

Anna Harvey, profesora de política, ciencia de datos y derecho en la Universidad de Nueva York, fue una de quienes advirtieron en su momento que los políticos estaban “lanzando acusaciones y afirmaciones sobre delincuencia que podrían ser precisas o no”.

A través de un correo electrónico, Anna Harvey comentó que las tasas de participación han mejorado desde entonces.

Cuando el FBI hizo la transición al sistema NIBRS para la recolección de datos de crímenes (2021), dijo, solo el 60% de las agencias reportó. En 2022 aumentó al 71%, “lo cual fue mejor, pero aún peor que las tasas previas al NIBRS”, dijo Harvey.

Sin embargo el informe preliminar del FBI de 2023 (que encontró la disminución del 13,2% en asesinatos y la caída del 5,7% en crímenes violentos durante 2023 con respecto al 2022) se basa en el 79,4% de las fuerzas de seguridad que reportaron.

“¡Eso es bastante bueno!”, dijo Harvey. “Es más alto que cualquier tasa de reporte durante la administración de Donald Trump, y cercano a la mejor tasa de reporte observada entre 2000 y 2022 (81%)”.

Existe una ola de “Delincuencia migratoria”

Trump argumenta que las estadísticas de crimen del la Oficina Federal de Investigación (FBI) están “manipuladas” porque no tomaron en cuenta una ola de “delincuencia migratoria”.

“No hay manera de que la delincuencia haya disminuido el último año”, dijo Trump en una entrevista en el Time. “No hay manera porque tienes la “delincuencia migratoria”. ¿Está el FBI añadiendo la delincuencia migratoria? ¿O consideran esto una forma diferente de delincuencia?”

Diversos expertos en seguridad dicen que Donald Trump confunde cómo se recopilan y reportan los datos de crimen del FBI.

“Las estadísticas del UCR del FBI no registran incidentes como entradas ilegales, fallos en aparecer en audiencias, etc.”, dijo López, del Consejo de Justicia Criminal. “Sin embargo, si un migrante comete un crimen, como un robo, y ese robo es reportado a la policía, y ese departamento de policía reporta sus incidentes de crimen al FBI, ese incidente se reflejará en las estadísticas oficiales del FBI”.

Jeff Asher, dice que no hay evidencia que indique una ola de delincuencia por parte de migrantes. Asher dijo que, asumiendo que exista una ola de crímenes cometidos por migrantes era demasiado pequeña para registrarse en las tendencias nacionales de crimen violento reportado. Jeff Asher decidió analizar los datos de delincuencia para ver si al menos se mostraba a lo largo de la frontera sur con México. Asher examinó los datos de crimen de Texas.

“Comparar las tasas de crimen violento en los condados fronterizos del Estado de Texas a lo largo del tiempo con el crimen violento en EE. UU. y a nivel estatal en Texas no hay evidencia de un aumento del crimen violento a lo largo de la frontera de EE. UU.”, escribió Asher. “Los 14 condados a lo largo de la frontera entre Texas-México tienen una tasa de crimen violento estable, incluso por debajo de la media de su estado y la nación en general”.

“Hay, y probablemente siempre habrá, incidentes aislados de crimen trágicos a los que se podrá señalar como evidencia anecdótica de cualquier tendencia más amplia que uno quiera afirmar”, escribió Asher. “Pero las tragedias individuales no constituyen inherentemente una ola de crimen, y la falta de un aumento generalizado en los incidentes no debería restarle importancia a la tragedia de los ejemplos individuales.

Un análisis de febrero del diario New York Times encontró que, aun con la llegada de 70 mil  inmigrantes a la ciudad de Nueva York desde abril de 2022 (cuando el gobernador de Texas, Greg Abbott, comenzó a enviar en autobuses a inmigrantes para llamar la atención sobre el aumento de la migración ilegal en su estado) “la tasa de crimen se ha mantenido dentro del promedio, incluso muchas categorías principales de crimen (incluyendo violación, asesinato y tiroteos) van a la baja.”

El director del Centro de Investigación y Evaluación en el John Jay College of Criminal Justice, Jeffrey Butts, le dijo al New York Times que no hay evidencia de la existencia de una ola de delincuencia provocada por inmigrantes.

“Se Interpretaría una ‘ola’ como algo significativo, relevante y fuera de la norma”, dijo Butts. “Hasta ahora, lo que tenemos son incidentes aislados de crimen”.

Un sistema ‘imperfecto’

Los Informes de Crimen Uniforme de la Oficina Federal de Investigación no son una manera perfecta de medir los índices de crimen en Estados Unidos, dijo Berk. El informe sólo captura los delitos denunciados a las autoridades, y no hay cumplimiento uniforme entre las agencias que reportan

“La delincuencia en general es un compuesto de muchos tipos diferentes de delitos, algunos son bastante comunes y otros son bastante raros”, dijo Berk. “Crímenes como el homicidio, que tienen gran influencia política, son relativamente raros. Las medidas generales pueden ser dominadas por los delitos más comunes. El concepto de delincuencia generalizada es básicamente un sinsentido”

“La manera más simple de proceder es enfocarse en delitos particulares uno por uno y en una jurisdicción a la vez”, dijo Berk. “Pero hay matices aquí también. Por ejemplo, los homicidios pueden disminuir incluso si el número de tiroteos aumenta, en la medida en que la atención médica mejora sustancialmente, como con la política de ‘recoger y correr’ del departamento de policía de Filadelfia. Los centros de trauma realmente ayudan también”. “Sin embargo, después del COVID, los crímenes violentos en general han estado disminuyendo.”, dijo Berk.

En otras palabras, los Informes de Crimen Uniforme del FBI, al igual que muchas estadísticas de delincuencia, están acompañados por numerosas advertencias. Los datos tienen ciertas limitaciones, pero los expertos en análisis de delitos los consideran útiles e informativos. No hay razón para creer que sean “falsos” o “manipulados”, como afirmó Trump..

Para verificar los datos del FBI, Berk afirmó que simplemente hay que observar los informes de delincuencia de varias ciudades, los cuales generalmente coinciden con los datos reportados por el FBI para esas localidades.

“Es difícil argumentar que existe una conspiración para manipular los datos del FBI si los departamentos de policía locales están proporcionando esas mismas estadísticas”, explicó Berk. “Podrías sugerir, por ejemplo, que el departamento de policía de Filadelfia está en complicidad con la administración Biden del FBI, pero eso sería simplemente una teoría de conspiración absurda”.

Notas relacionadas