24 de mayo de 2024
DOLAR: $16.72
Search
Close this search box.
24 de mayo de 2024 | Dolar:$16.72

OPINIÓN | Políticas migratorias de contención impuestas a México contribuyen a la violencia institucional contra la población migrante

“Si México se deja presionar por Estados Unidos en temas de migración, tiene que tomar responsabilidad por los resultados.”

Durante este sexenio la presión de parte de Estados Unidos hacia México para contener la migración hacia la frontera norte ha sido brutal. En la administración de Donald Trump, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador acordó participar en el programa “Quédate en México” (Migration Protection Protocols, MPP).

En 2018, y cuando Trump amenazó con imponer aranceles, una delegación de la Secretaría de Relaciones Exteriores fue a Washington, D.C. y firmó un acuerdo comprometiéndose a enviar 20 mil elementos de la Guardia Nacional a la frontera, y así militarizó el control migratorio en México.

Desde marzo de 2020, también Trump, empezó a expulsar personas migrantes de México, Guatemala, Honduras y El Salvador a territorio mexicano, una política inédita que parece ser una práctica definitiva. Con estas políticas empezamos a ver mayores números de personas atoradas en México, sobre todo en la frontera sur y norte, pero también en la Ciudad de México.

OPINIÓN |¿Las políticas migratorias de Biden son iguales a las de la era Trump?

Cuando se inauguró la administración de Joseph Biden, se siguió con las mismas políticas de “Quédate en México” y las expulsiones bajo el Título 42 que había iniciado su predecesor, aún si había promesas e intentos de eliminarlas. También se inició un periodo de exenciones que daban algo de alivio a las personas con situaciones de vulnerabilidad con las que podían entrar a través del apoyo de alguna organización de la sociedad civil.

MPP finalmente terminó a finales de 2022, con más de 84 mil personas regresadas a México a esperar sus procedimientos de asilo estadounidense en vano, ya que únicamente el 1% ganaron sus casos debido a la falta de representación legal, información, y condiciones para preparar sus casos. Pero el gobierno de Estados Unidos inició nuevas negociaciones con México para recibir personas expulsadas de nacionalidad venezolana, nicaragüense, cubana y haitiana a México. Esta es, en parte, la razón por la cual había personas venezolanas en la estación migratoria de Ciudad Juárez como ya son expulsadas o están esperando una cita a través de la aplicación CBP ONE que permite la entrada de aproximadamente mil personas cada día por toda la frontera, las personas se acumulan sin la infraestructura necesaria para el apoyo humanitario. Además, la situación del incendio y muertes en Ciudad Juárez está generando un ambiente de indignación, por un lado, y actitudes de xenofobia, por el otro. 

Tal vez te interese:  OPINIÓN | ¿Qué es un migrante? Una discusión sobre el concepto de migración

CON SENTIDO | Mexicanos retornados, sin derechos

Todo esto está ocurriendo a pocos días de que el gobierno estadounidense, se supone, levantará el Título 42, el 11 de mayo. ¿Qué política van a implementar en su lugar? Todo indica que México ya ha aceptado recibir las mismas nacionalidades devueltas por la frontera norte mexicana si las personas no cumplen con los nuevos requisitos para solicitar asilo en Estados Unidos. Tendrán una entrevista, pero a través del nuevo “veto de asilo” (asylum transit ban), tendrán que comprobar que no podían solicitar asilo en los países que cruzaron para llegar a México, o que solicitaron, pero la solicitud fue negativa. Mientras las organizaciones litigan sobre la nueva regla, las personas van a seguir en condiciones precarias en México. Si México se deja presionar por Estados Unidos en temas de migración, tiene que tomar responsabilidad por los resultados.