22 de mayo de 2024
DOLAR: $16.64
Search
Close this search box.
22 de mayo de 2024 | Dolar:$16.64

CON SENTIDO | CDMX xenófoba

Los migrantes que buscan refugio en México tienen que vivir en la calle, por el otro, quienes no necesitan apoyo tienen las puertas abiertas

Para el gobierno de la Ciudad de México hay migrantes de dos clases. Los que vienen y rentan departamentos en las zonas más chic de la ciudad y se les facilitan acuerdos a través de Airbnb y quienes llegan sin nada, con la esperanza de encontrar un lugar para descansar, decidir o vivir.

La capital del país alguna vez se consideró ciudad santuario para los migrantes, pero las cosas han cambiado. 

La complicada situación que viven cientos de personas todos los días afuera de las oficinas de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) no tiene nombre.

Cientos de personas de las más diversas nacionalidades, con niños en brazos han tenido que crear un campamento en la plaza Giordano Bruno, porque los albergues de las organizaciones de la sociedad civil están hasta el tope y el gobierno de la ciudad no tiene UN SOLO albergue para migrantes operando.

Esto significa que los espacios privados son las únicas opciones para esta población, pero todos están rebasados por la cantidad de personas que están llegando, ya sea en tránsito o sin un destino claro.

El argumento de las autoridades ha sido que “los migrantes no quieren usar los albergues”, pero entonces ¿por qué están llenos los únicos que operan?

Apenas el viernes, personal del Instituto Nacional de Migración se presentaron a la zona y entregaron “tarjetas humanitarias”, que les permitirá tener un estatus legal, poder moverse de la ciudad y trabajar.

Tal vez te interese:  AMLO, ¿rey?

Es una tragedia y una tristeza el trato y la situación.

Nómadas digitales, welcome migrantes

La historia cambia cuando uno analiza el acuerdo que firmó el año pasado Claudia Sheinbaum, como jefa del gobierno de la Ciudad, Airbnb y la Unesco México, quesque para impulsar el “turismo creativo”.

Básicamente lo que pasó fue que las rentas de zonas ya de por sí elevadas se fueron a los cielos porque los nómadas digitales ganan en dólares y pagan renta en pesos.

Sin embargo, para cualquier mexicano promedio sería prohibitivo pagar una renta de, bajita la mano, unos 50,000 pesos al mes.

Chequen este dato: entre 2000 y 2020, el número de alojamientos en renta de plataformas digitales pasó de 22 mil 122 a 71 780, lo que significa un crecimiento de 224%.

De acuerdo con esos datos del gobierno capitalino, el aumento se concentró en las alcaldías Cuauhtémoc, Tlalpan y Miguel Hidalgo.

Luego de este fenómeno que expulsa a personas a las periferias, ya se anunció que este año sí se regulará a las plataformas digitales de hospedaje.

La diferencia en el trato es evidente. La inconsciencia, monumental.

*  No se pierdan el programa Entre Amigos de Conexión Migrante, donde hablaremos con las cabezas de algunos de los albergues más grandes en la ciudad de México. Por YouTube, Facebook y Twitter, a las 7 pm.