23 de abril de 2024
DOLAR: $17.12
Search
Close this search box.
23 de abril de 2024 | Dolar:$17.12

OPINIÓN | Los solicitantes de asilo mexicanos también existen

La exclusión de los solicitantes de asilo mexicanos se refleja en los rechazos que hay a este grupo a comparación con otras nacionalidades.

El problema del crimen organizado en México es uno de los peores en el mundo. El país es considerado igual de peligroso que Siria y Afganistán para los periodistas, las ejecuciones extrajudiciales y las desapariciones forzadas siguen en aumento y continúa la violencia en contra de los defensores de derechos humanos.

En México las personas huyen de sus comunidades de origen buscando escapar de amenazas de muerte, extorsión, secuestro, tortura, feminicidio, despojo de tierras, violencia doméstica, persecución étnica y de género, reclutamiento forzado y violencia de carteles.

A pesar de esto y de la inevitable migración forzada que esto genera, rara vez escuchamos sobre personas mexicanas que solicitan asilo en Estados Unidos. Los medios de comunicación difícilmente comentan sobre este grupo y casi no existen investigaciones académicas sobre esto. Ha sido un grupo históricamente invisibilizado y esto tiene consecuencias reales en las políticas existentes y en la protección que reciben.

Los solicitantes de asilo mexicanos han sido excluidos del sistema de asilo de Estados Unidos de diversas maneras. Primeramente, a pesar de que los mexicanos no son sujetos del Programa “Quédate en México”, se han documentado casos de ciudadanos mexicanos que han sido enviados de regreso a México bajo este programa, en clara violación de la política.

Por otro lado, el gobierno estadounidense ha utilizado en su lugar las políticas de metering (medición) para impedir ilegalmente que los mexicanos solicitaran asilo en EE. UU. La medición era una de las muchas tácticas utilizadas por los oficiales de la Patrulla Fronteriza para rechazar a los solicitantes de asilo en la frontera entre Estados Unidos y México. Bajo esta política la Patrulla Fronteriza limita la cantidad de personas a las que se les permite acceder al proceso de asilo diariamente.

OPINIÓN | ¿Migrantes económicos o personas sujetas de protección internacional?

Esto resultó en la canalización de miles de mexicanos “listas de espera” informales. Listas que no tienen fundamento jurídico y su mantenimiento ha estado plagado de denuncias de corrupción y extorsión —ya que se documentaron casos de personas que pagaban a los administradores de la lista para cambiar su numero en la lista de espera.

Tal vez te interese:  9 padres separados de sus familias vuelven a ver a sus hijos en EU

Además, la exclusión de los solicitantes de asilo mexicanos se refleja en el alto número de rechazos que hay a este grupo a comparación con otras nacionalidades.  Las tasas de aprobación para los solicitantes de asilo mexicanos son de las más bajas en Estados Unidos, a pesar del alto número de solicitudes. Concretamente, la probabilidad de que las solicitudes de asilo de mexicanos sean rechazadas es mayor que la de personas provenientes de Honduras, Haití, Guatemala y El Salvador.

Esta tasa tan alta de rechazos tiene que ver con la creencia de que cuando empiezas a dejar entrar a los ciudadanos mexicanos que han vivido violencia, se abriría la puerta a la mayor parte de los mexicanos debido a que la violencia del narcotráfico es un problema tan dominante y generalizado en México.

De igual manera, otra explicación podría estar relacionada con la cercanía política, militar y económica entre México y Estados Unidos. Históricamente, las solicitudes de asilo de ciudadanos de países aliados de EE. UU. han sido más difíciles de ganar que las solicitudes de aquellos de países enemigos u oponentes ideológicos del gobierno de EE. UU. Asimismo, los solicitantes de asilo de socios comerciales de EE. UU. han tenido tasas de concesión más bajas. Esto se debe a que cuando un país concede el asilo, está admitiendo que el país de origen de esa persona no puede protegerlo y si Estados Unidos admite esto, estaría dañando su relación con México, además de que no podría usarlo como tercer país seguro como lo ha estado haciendo los últimos años.

Por esta razón, es fundamental visibilizar a este grupo, lo que no se nombra no existe y los solicitantes de asilo mexicanos sí existen.