20 de julio de 2024
DOLAR: $17.85
Search
Close this search box.
20 de julio de 2024 | Dolar:$17.85

Javier Salazar Rojas: Dejar de luchar es comenzar a morir en México y Estados Unidos

Javier Salazar Rojas, conocido como DeportedArtist, es un artista plástico que expone los problemas de los migrantes en México y EEUU.

Casi llegando a la costa se encuentra el mural “Humanizar la deportación”, una intervención de pintura de aerosol sobre las vallas que dividen la frontera entre México y Estados Unidos en Tijuana, Baja California.

Conexión Migrante
Fuente: lizbethdelacruzsantana.com

Se trata de una serie de retratos en blanco y negro sobre un fondo color arena y azul cielo que forma parte de una antología de historias de personas migrantes organizada por la Dra. en Culturas y Literaturas Latinoamericanas, Lizbeth de la Cruz Santana.

Javier Salazar, autor del mural, comenta que en un principio el proyecto fue pintado en un albergue migratorio en Tijuana para gente que espera su asilo político. Según él, la mayoría eran personas de Michoacán que huían de la violencia del narcotráfico.

“Todas las historias fueron diferentes, pero todos tenían en común que nadie quería abandonar su hogar. Todos nos fuimos porque tuvimos que hacerlo y no había otra opción.” – Comenta Javier.

Javier, mejor conocido como DeportedArtist, es un artista plástico que se dedica a exponer las problemáticas de la comunidad migrante, en particular, de aquellos que una vez establecidos en Estados Unidos fueron deportados de forma definitiva, como es su caso.

Conexión Migrante
Fuente: Ig @lizbethdsantana

1990. Tijuana, México.

Javier tuvo su primer golpe de realidad el día que su madre le dijo: “Tú no puedes regresar con nosotros”. Recibió la noticia de que nació en México y no tenía los papeles necesarios para regresar a su casa en Oakland, donde vivió toda su vida.

Tenía 11 años y lo que empezó como una reunión familiar concluyó con él cruzando la frontera de manera ilegal junto a su primo.

Al cabo de unas horas de haber iniciado su viaje, las autoridades migratorias lo habían detenido en el desierto que está entre Tijuana y Estados Unidos.

“Me intentaron pasar por el cerro, pero no teníamos un plan, nos dijeron: ‘Vamos a correr al mismo tiempo y así no nos van a cachar a todos.’” – Recuerda Javier.

El cerro era muy empinado y Javier muy chico. En cuestión de minutos perdió al grupo de migrantes que lo acompañaba y también a su primo. Se escondió de la migra hasta que un helicóptero lo encontró oculto entre unas plantas.

Javier fue llevado a una estación migratoria donde se reencontró con su primo que también había sido detenido.

Conexión Migrante
Obra de Javier Salazar Fuente: Ig @deportedartist

2003. Oakland, Estados Unidos

El fallecimiento repentino de su ex pareja lo llevó a tomar una serie de malas decisiones. A sus 24 años fue arrestado y sentenciado a 12 años en prisión por robo en segundo grado a mano armada.

“En ese entonces, el sistema carcelario de California estaba saturado, por lo que fui enviado a Arizona.” -Recuerda Javier.

Es en Arizona donde obtiene su Prueba de Desarrollo Educacional General (GED, por sus siglas en inglés) y tiempo después dedica los últimos tres años de su sentencia a ser bombero en Cal Fire, gracias a un programa que pudo regresarlo a California para esa actividad.

Sin embargo, la decisión final del gobierno americano es deportar a Javier. En un vuelo es llevado a San Diego y posteriormente regresado a México.

Javier tiene casi 8 años fuera de Estados Unidos y, a pesar de que a sus 16 años consiguió la residencia permanente, su deportación es de por vida.

Tal vez te interese:  Suprema Corte niega fianzas a migrantes que luchen para no ser deportados

1990 Tijuana, México.

La estación migratoria donde llevaron a Javier eran un par de celdas donde todos estaban mezclados. Él era el único niño. El proceso entonces era más rápido y al día siguiente iba a ser liberado en México.

“No era como es hoy que te mandan a la cárcel cierto tiempo por cruzar, sólo te procesaban y te mandaban al otro lado.”. -Comenta.

A pesar de que en ese entonces la frontera no se encontraba custodiada por grupos militares como hoy en día, Javier sí recuerda la violencia del sistema de regulación fronteriza que ha caracterizado el muro de Tijuana.

“Recuerdo un señor que escupió en el piso y un guardia le pidió que lo recogiera. Obviamente no lo hizo. Se lo llevaron a una celda vecina y todos escuchamos como lo golpeaban.”

Esa experiencia le hizo emprender una postura de cuidado ante las autoridades americanas.

“Esa misma noche, un agente de seguridad me ofreció un chocolate. Yo tenía 11 años, pero yo comprendía que él era mi enemigo, que él era la razón por la que yo estaba ahí y que no podía cruzar”. -Narra Javier. “No le acepté su chocolate.” –Concluye.

A la mañana siguiente. Sus abuelos pasaron por él y su primo. Sólo pudieron decirles que no se preocuparan, que esa misma noche iban a volver a intentarlo.

Javier saltó una de las bardas que divide a México y Estados Unidos. Esta vez, logró burlar a los policías y descansar en un centro de seguridad donde sus padres pudieron recogerlo la mañana siguiente.

2015. Tijuana

Una vez en México, Javier descubrió los prejuicios, peligros y la desprotección en la que se encuentra la comunidad deportada en México.

“Todas las reformas migratorias en Estados Unidos son para las personas que están allá. Cuando una persona es deportada, ya no hay nada para él.”. -Comenta Javier.

Javier lamenta la falta de programas de reintegración y de apoyos burocráticos que faciliten sacar identificaciones, recibir dinero, remesas o un refugio u hospedaje.

En la experiencia de Javier, la comunidad deportada sufre estigmas ligados a la delincuencia, la cárcel e incluso a pandillas de cholos. Y de igual manera, los deportados son blancos atractivos a la extorsión.

“A veces, la policía nos para y al hablar se enteran de que somos deportados y nos intentan extorsionar porque saben que tenemos familia del otro lado saben y que no nos podemos defender aquí tan fácil”. -Comenta.

Javier piensa que esa es la razón por la comunidad deportada prefiere pasar desapercibida o incluso esconderse: para no ser juzgada y no sufrir extorsiones.

2022. Tijuana

Javier recuerda la depresión y la ansiedad que le generaba estar separado de su familia. Es gracias a la pintura y el arte que ha logrado expresar su situación y las carencias de la comunidad deportada.

“El propósito de estos murales es darnos la posibilidad de estar aquí en Tijuana de darnos visibilidad y que la gente nos vaya a aceptando. Nosotros somos miles y miles de deportados, pero nosotros nos quedamos callados.” -Explica.

DeportedArtist espera que su arte ayude a los muchos mexicanos deportados a coordinarse y buscar las reformas necesarias para generar organismos, protección e incluso planes reunificación familiar dirigidos a su comunidad.

Conexión Migrante

“Espero que cuando la gente vea y escuche mi historia y las otras cosas en este mural se den cuenta de que todos somos humanos y que cometemos errores pero todos merecemos la oportunidad de volver a casa con nuestras familias.”

Notas relacionadas

Notas
Relacionadas

Más Noticias

Preguntas de la semana

¿Qué es y cómo tramito una visa de turista familiar?

Tramita visa de turista familiar

¿Cómo se saca el permiso I-94 para viajar a Estados Unidos?

como saco el permiso I-94

¿Qué son los derechos laborales para migrantes en Estados Unidos?

derechos laborales para migrantes

¿Cómo saco el RFC si soy un migrante en México?

Te decimos como sacar el RFC para migrante en México | Foto: imagen archivo de depositphotos

¿Qué significa tener una Green Card?

¿Qué significa tener una green card? estos son los beneficios de obtener el documento | Foto: imagen archivo de depositphotos