Mujeres Migrantes en Progreso lleva a su primer grupo de reunificación familiar a la toma de huellas

Foto: Abel Domínguez / Conexión Migrante
Gracias al programa de reunificación familiar, Mujeres Migrantes en Progreso, 15 padres y madres comenzaron el proceso para poder reunirse con sus hijos, a quienes no ven desde hace décadas
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Después de dos años de espera debido a la pandemia, un grupo de 15 padres y madres de migrantes dieron un gran paso en su proceso para reunirse con sus hijos en Estados Unidos, al acudir esta mañana al CAS de la embajada para que tomaran sus huellas, todo de mano del programa de reunificación familiar Mujeres Migrantes en Progreso.

Desde las 7:00 de la mañana, todos se reunieron en las inmediaciones del Centro de Atención a Solicitantes (CAS) de la embajada de Estados Unidos en México para ser atendidos.

Este es el primer grupo al que Mujeres Migrantes en Progreso ayuda en su proceso para obtener una visa.

De acuerdo con Dolores Almaraz, fundadora de la organización, originalmente tenían cita en 2020, sin embargo, debido a la pandemia todo se pospuso.

Ángela Rosales fue una de las personas beneficiadas por el programa de Mujeres Migrantes en Progreso | Foto: Abel Domínguez / Conexión Migrante
Ángela Rosales fue una de las personas beneficiadas por el programa Mujeres Migrantes en Progreso y el trabajo de Dolores Almaraz | Foto: Abel Domínguez / Conexión Migrante

Aunque las medidas sanitarias por la pandemia se han relajado en México, el CAS continúa trabajando a un 25% de su aforo máximo,  así que la embajada decidió que la toma de huellas fuera este 9 de marzo y que la entrevista consular sea en agosto.

Tal vez te interese:  Mujeres Migrantes en Progreso, el programa de reunificación familiar para los migrantes en California

Aún faltan cinco meses para que estos papás y mamás sepan si podrán ver a sus hijos en Estados Unidos.

A pesar de los retrasos, ser atendidos es un logro

“Me siento muy contenta, me siento agradecida, porque gracias a Dios hemos sobrepasado lo más difícil de la pandemia”, declaró Dolores Almaraz.

En entrevista para Conexión Migrante, la activista y líder migrante dijo que está contenta de que la embajada le haya dado un lugar.

“Dios me ha dado la oportunidad de poder servir a mi comunidad y poder dar una oportunidad a las mamás que están aquí”, declaró.

Los adultos mayores dijeron que después de haber esperado dos años para poder iniciar el proceso, cinco meses es poco tiempo.

La mayoría de estas personas tiene 20 años sin ver a sus hijos, y aunque algunos ya intentaron tramitar una visa, el nerviosismo siempre está presente.

De las 17 personas que originalmente conformaban el grupo sólo 15 pudieron asistir:

  1. Una porque enfermó y su médico recomendó que no viajara. Se espera poder reagendar su cita pronto.
  2. El segundo caso es de una persona que desafortunadamente falleció durante la pandemia.

A pesar de todos estos obstáculos, la líder de Mujeres Migrantes en Progreso dijo sentirse feliz de lo que han logrado.