Gobierno suspende deportación de migrantes refugiados en iglesias de Colorado

Foto: Pixabay
ICE procura evita enviar oficiales a “lugares sensibles”, como lugares de culto, es por eso que estas personas estaban en iglesias | Con información de La Opinión
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El Gobierno de Estados Unidos informó que bloqueará por un año el proceso de deportación que existe contra tres migrantes que se refugian en congregaciones religiosas de Colorado.

De acuerdo con Denver Post, los migrantes Jeanette Vizguerra, Arturo Hernández García y Sandra López hicieron una petición en enero al presidente Joe Biden. Gracias a esta petición, los migrantes podrán permanecer en Estados Unidos durante otro año gracias al proceso conocido como “stay”.

Tal vez te interese:  Reducen a 10 años la sentencia de Rogel Aguilera-Mederos
Tal vez te interese:  Incendios en Colorado arrasan cientos de viviendas

Cabe aclarar que la petición realizada a la casa blanca se realizó a nombre de cinco migrantes, sin embargo, los otros dos (Ingrid Encalada Latorre y Rosa Sabido) recibieron suspensiones de deportación antes.

“Sandra, Jeanette y Arturo han vivido en Colorado durante décadas, enriqueciendo la economía y agregando valor a la comunidad”, decía la carta. “No deberían haber sido prioridades para la deportación, y le pedimos que use su autoridad para concederles a cada uno una suspensión de la deportación”.

La petición se hizo a inicios de año, con la llegada de Joe Biden a la presidencia, aprovechando así el cambio a las prioridades. Con el nuevo gobierno, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) cambió sus prioridades de deportación, enfocándose así en:

  • Amenazas a la seguridad nacional
  • Migrantes que llegaron a la frontera después de 2020
  • Amenazas a la seguridad pública

No los cinco inmigrantes vivían en iglesias en el momento de la solicitud, pero varios se habían refugiado previamente en ellas. ICE procura evita enviar oficiales a “lugares sensibles” o “áreas protegidas”, como lugares de culto, para detener a inmigrantes que viven en el país sin documentación.