Muere Vicente Fernández, leyenda de la música ranchera, a los 81 años

Muere Vicente Fernández, leyenda de la música ranchera. | Foto: Facebook oficial de Vicente Fernández.
El cantante de música ranchera mexicana, Vicente Fernández, falleció el domingo 12 de diciembre, el día de la Virgen de Guadalupe.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Vicente Fernández falleció el domingo 15 de diciembre a las 6:15 de la mañana, a los 81 años, luego de complicare su salud tras estar hospitalizado. Así lo confirmó su familia.

“Fue un honor y un gran orgullo compartir con todos una gran trayectoria de música y darlo todo por su público. Gracias por seguir aplaudiendo, gracias por seguir cantando. #ChenteSigueSiendoElRey”’, dijo su familia en la cuenta oficial de Instagram de Fernández.

Durante la mañana del sábado 11 de diciembre, se dio a conocer que Vicente Fernández estaba en “estado crítico” de salud y “con pronóstico muy reservado”.

Vicente Fernández fue uno de los cantantes más populares de México, ya que llegó a ser un referente de la música ranchera.

“Mientras ustedes no dejen de aplaudir, su Chente no deja de cantar”, era la frase típica del cantante durante sus conciertos.

Tal vez te interese:  Estos son los 5 trabajos más peligrosos y mejor pagados en EU
Tal vez te interese:  Vicente Fernández y las 10 cosas que no sabías sobre el rey de la canción ranchera

¿Quién era Vicente Fernández?

Vicente “Chente” Fernández el 17 de febrero de 1940 en el pueblo de Huentitán El Alto, Jalisco en México. Por lo que también era conocido como el “Charro de Huentitán”. Hijo del ranchero Ramón Fernández y de Paula Gómez.

Desde que tenía seis años soñaba con tener una carrera como cantante y pararse en los escenarios como Pedro Infante. A los ocho años le regalaron una guitarra, aprendió a tocarla y a estudiar música folclórica.

A los 14 años participó en un concurso amateur en Guadalajara, Jalisco y ganó el primer lugar. Después en 1954, empezó a cantar en bodas y restaurantes locales para su familia y amigos.

Su carrera empezó a ser exitosa a pesar de todos los obstáculos y situaciones difíciles que vivió. A inicios de 1963, su madre murió de cáncer. Y ese mismo año, pero el 27 de diciembre, “Chente” se casó con María del Refugio “Cuquita” Abarca Villaseñor. Con quien tuvo cuatro hijos: Vicente, Gerardo, Alejandro y Alejandra.

A sus 24 años se unió para cantar con algunos grupos de mariachi reconocidos en México, tales como el Mariachi Amanecer de Pepe Mendoza, y el Mariachi de José Luis Aguilar (Felipe Arriaga). Se presentaban en restaurantes.

Se mudó a la Ciudad de México en busca de más oportunidades

Con el paso del tiempo, se hizo amigo de Felipe Arriaga, quien actuaba en “Amanecer tapatío”, un programa de radio de música mariachi. Además, Arriaga y otros de sus amigos lo motivaron a mudarse a la Ciudad de México.

Vicente Fernández tomó sus maletas y a finales de 1965 empezó a tocar puertas con diferentes disqueras. Al inicio lo rechazaban. Sin embargo, empezó a rondar por los Estudios CBS para obtener una audición.

El “Charro de Huentitlán” no quitó el dedo del renglón y logró entrar en la XEX, la estación número 1 de México. A través de este medio pudo llegar a públicos más grandes y empezó a construir su fama.

Su carrera dio un cambio radical

Poco después, el 19 de abril de 1966, Javier Solís, el cantante de bolero ranchero más popular en México es ese tiempo, falleció por complicaciones de una operación en la vesícula.

Cabe destacar que era la tercera vez durante 13 años que México enfrentaba la pérdida de un héroe nacional. Por lo que ocho días después del fallecimiento de Javier Solís, las cosas cambiaron para Vicente Fernández. Las disqueras que lo habían rechazado anteriormente, lo contactaron por su música ranchera.

En 1966, el cantante firmó su primer contrato con CBS México (hoy SONY MUSIC) y grabó sus primeros éxitos: “Tu camino y el mío”, “Perdóname” y “Cantina del barrio”. Ese fue el inicio de su carrera exitosa. Continuó con una serie de discos importantes con ventas muy altas. Incluyendo Ni en defensa propia (1970) y Palabra de Rey (1991).

De la música al cine; cantó con su hijo Alejandro Fernández

En 1971, tuvo su primera aparición en una producción de cine mexicana: Uno y medio contra el mundo. Tres años después, protagonizó la película La ley del monte. Cabe destacar que el disco de este filme también fue todo un éxito.

Durante la década de los 70, sus discos eran de los más vendidos. Tales como El ídolo de México, El Rey, El hijo del pueblo, La ley del monte y Para recordar, con canciones que se convertirían en el reportorio musical de los mariachis.

En 1975, Vicente Fernández subió al escenario a su hijo Alejandro Fernández, quien tenía cuatro años en ese entonces. Cantaron juntos por primera vez frente al público.

Vicente Fernández se convirtió en el rey de las rancheras

Aunque empezaba a ser popular, mucha gente todavía no lo ubicaba. Sin embargo, en 1976, el compositor Fernando Z. Maldonado compuso una canción con una temática diferente. Hablaba sobre un hombre macho que acepta su parte de culpabilidad en una relación sentimental.

Se trata de la canción “Volver, volver”, la cual se convirtió en un himno de la música ranchera. A finales de 1976, el tema musical rompió récords, ya que se escuchaba en todas las radios y en las rocolas en México, Estados Unidos y Centroamérica.

Esta canción lo convirtió en una estrella internacional y siguió cultivando éxitos. A finales de los 70, era común que ganara premios. En 1977, recibió la distinción de “Mister Amigo” en Brownsville, Texas. Este reconocimiento se entrega año con año a un mexicano prominente.

Asimismo, en 1980, Vicente Fernández debutó como director asistente en la película mexicana El Tahúr. Ese mismo año, sus éxitos fueron “De qué manera te olvido” y “Sentimental y ranchero”.

A Vicente Fernández lo apodaron como “El ídolo de México”

A inicios de los años 80, los medios dedicados a la música lo apodaron como “El ídolo de México”. Continuó con su carrera y haciendo giras por diferentes países recibiendo distinciones; así como las llaves de la ciudad en muchas partes, incluyendo San Antonio, Texas en 1982.

Su álbum titulado Las clásicas de José Alfredo Jiménez fue todo un éxito. Para inicios de los 90, Vicente apareció en más de 20 películas. Con SONY MUSIC grabó más de 100 discos.

Retiro de la música

La lista de sus éxitos es muy larga. Algunos de ellos son: “Acá entre nos”, “Estos celos”, “Para siempre”, “Mujeres divinas”. En 2013, anunció su retiro musical. Un año después, le diagnosticaron cáncer de próstata.

El 16 de abril de 2016 hizo su último concierto de despedida en el estadio Azteca, en la Ciudad de México. Interpretó 45 canciones. Sin embargo, pese a que era su último concierto, no anunció su retiro.

No obstante, en 2019, compartió escenario con su hijo Alejandro y su nieto Alex en la premiación de los Latin Grammy. Juntos interpretaron “Volver, volver”. En 2020, lanzó su álbum A mis 80’s, una producción que rinde homenaje a su trayectoria musical dedicada al mariachi.

A lo largo de su trayectoria recibió varios Premios Grammy por sus discos e interpretaciones. Además, tiene su propia estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.